PANSEQUITO

 

ENTREVISTA A PANSEQUITO

Pansequito: «Lo único que le falta a la Bienal es el flamenco»

Es una de las figuras fundamentales del arte jondo de finales del siglo XX. Tiene una voz personalísima, pero no sólo sabe quejarse cantando. En esta entrevista se queja de la situación del sector

Pocas voces más personales ha dado la historia del flamenco. José Cortés Jiménez que irrumpió en el mundo del arte como Pansequito del Puerto aunque nació en La Línea de la Concepción y se crió en Sevilla es, como su origen verdadero, inclasificable. Por eso también es libre. En esta entrevista lo demuestra. Opina sin pelos en la lengua.

A las primeras figuras del flamenco les ha afectado mucho la crisis del coronavirus o han podido salvar algunos conciertos?

Iba todo muy bien, pero con esto de la pandemia nos hemos tenido que adaptar a lo que hay. A ver lo que Dios quiere porque hay mucha gente que lo está pasando muy mal. Yo no lo entiendo. ¿Fue el flamenco una de las primeras cosas que se nombró Patrimonio de la Humanidad? Digo yo que eso tendrá una compensación, ¿no? ¿No hay subvenciones para eso?

¿Cuántas galas tiene este año?

El día 18 de este mes voy a Almería con José Mercé y el hijo de Tomatito, a la Plaza Vieja. Había una programación más grande pero la han tenido que recortar. A Málaga voy el día 28, al Museo de la Aduana, y ya no hay más, se ha ido todo para atrás. Lo malo es que no te llaman para decirte que se aplaza a otro día. Tenía muchas, pero salvo esas dos, ya no tengo ninguna.

¿Ninguna más?

Cero. Hay compañeros que lo están pasando muy mal.

¿Cómo sale usted adelante con sólo dos galas?

Gracias a Dios, yo puedo tirar, pero no estoy aquí para defenderme yo, estoy aquí para defender el flamenco. Y hay muchos artistas que lo están pasando mal y no tienen ayudas. Hay artistas fenomenales en los tablaos que están al límite.

¿El flamenco está atravesando un mal momento en todos los sentidos?

El flamenco gusta en todo el mundo, ¿por qué en Andalucía, que es mi tierra y la tierra del flamenco, está de esta forma?

Un tío sentado en un váter cantando no tiene categoría y no puede estar en la Bienal. Yo no quiero ver a un tío cagando en el escenario

¿Cree que se está confundiendo a la gente con determinadas programaciones?

El problema es que mucha gente que tiene poder no tiene ni idea. Mire lo que está pasando con la Bienal. El otro día estuve en Málaga en el Museo de la Aduana, donde han puesto un ciclo de músicas intercaladas, no sólo flamenco. Me parece estupendo. Pero la Bienal es de flamenco, no de otras cosas. Hay muchos artistas que se han quedado fuera. A mí me da igual porque yo ya tengo una edad, pero no van Manuela Carrasco, Aurora Vargas, Juanito Villar, José de la Tomasa… Nosotros somos los pilares y este hombre que está programando no entiende. El año pasado vino uno al Lope de Vega que se sentó en un inodoro en el escenario. Este año he visto a tres o cuatro muchachos con dodotis, que habrá que darles pelargón o maicena. ¿Este qué flamenco es, Dios mío? Yo no lo entiendo y lo digo con todo el respeto para esos muchachos, no hablo de ellos, hablo del director que los pone. ¿El director qué sabe de esto? Si viene un muchacho sentado en un inodoro, lo siguiente será uno duchándose en el escenario y chillando. Y cuando esté el agua fría y grite dirá que eso es una soleá o una seguiriya.

¿Hay actualmente una tendencia entre muchos artistas a provocar?

Si tú quieres provocar en algo, provoca, pero provoca con arte, provoca cantando bien, haciendo cosas nuevas, bailando bien y tocando la guitarra bien. El arte se provoca con más arte. Tú eres bueno y yo tengo que intentar ser mejor que tú. Provocar consiste en no casarte con nadie arriba de un escenario, como en los toros, somos muy amigos pero nos estamos jugando la vida los dos. Eso es para mí la provocación, pero una provocación para destruir no vale. En el arte no se destruye. Y Andalucía es una tierra de arte verdadero. Lo mejor del mundo, Europa. Lo mejor de Europa, España. Y lo mejor de España, Andalucía. Habas se cuecen en cualquier lado, pero como aquí no, con todos mis respetos. Lo único que hace falta son buenos programadores.

Le veo muy descontento

Claro que lo estoy. Dicen que es la Bienal mundial del Flamenco, pero han hecho la Bienal mundial de la destrucción del flamenco. Se lo digo al director y al que sea. ¿Qué quiere hacer este hombre con la Bienal, cargársela? La programación son muchos días y me parece bien que trabaje todo el mundo, pero haga usted otra programación de provocación del flamenco y póngale otro nombre. En la Bienal lo que hay que hacer es dar flamenco. Luego si quiere que haga otro festival con otras músicas, pero si es de flamenco, es de flamenco. Eso se lo digo yo a la cara sentado en una mesa: usted no puede traer a un hombre que se sienta en un inodoro.

Los cantaores de ahora nos copian a nosotros, pero a ellos no los va a copiar nadie

Se refiere al Niño de Elche, que este año no está programado

Pero viene un tío con tres dodotis. A lo mejor es que le están haciendo una publicidad a los dodotis de los niños, no lo sé. Lo podían llamar dodotis flamencos, pero yo no he visto un niño con seis meses cantar ni bailar.

A lo mejor todo empieza por enseñar a los niños qué es el flamenco

A los niños, sí, pero a un director no. Nosotros no se lo podemos explicar. Él ha cogido una responsabilidad muy importante y si no ha podido escuchar, por lo menos que haya leído algo. Yo no he leído ningún libro de flamenco de Javier Molina, ni de don Antonio Chacón, ni de Mairena, ni de Caracol en el que se hable que hay que salir sentado en un inodoro. Eso cuando estés en tu casa, te acuerdas de una letra y la cantas, pero no delante del público. Eso es reírse del público. Ya la Bienal anterior fue un medio fracaso y este año se va a juntar con el Covid, pero una cosa es que haya Covid y otra que nos den coba

¿A quién echa en falta?

Están ahí la Macanita, el niño de Moraíto, Jesús Méndez, Carmen Linares, la Argentina, Marina Heredia, la Yerbabuena, Pastora Galván, Vicente Amigo… ¿Estos no vienen? ¿Que los van a dejar de sustitución? Yo no sé quién asesora ahí, pero si el director tiene un asesor, que le explique el flamenco porque él no sabe programar. Con esa programación, o no sabe, o no le gusta el flamenco. El pasado está pasado, pero hay gente buena. Hay que apoyar a los jóvenes. Yo ya no voy a competir con nadie porque sería una aberración por mi parte. Ahí están Rancapino, José de la Tomasa, Calixto Sánchez, Arcángel, José Mercé… Cantaores hay. Yo le digo la verdad, si me llaman no voy con todos los respetos para la Bienal, no para el programador.

Yo quitaba a todos los cantaores que se sientan en la silla con los pantalones rotos. Las rodillas fuera te las dejas para ir a la playa y que se te pongan morenitas o para que te pique una avispa

¿Qué le hace falta a la Bienal para ser el mejor festival del mundo?

Que sea de flamenco. Lo único que le hace falta a la Bienal es el flamenco.

Defiende la personalidad a la vez que la pureza y defiende el flamenco ortodoxo al mismo tiempo que la creatividad.

Lo que hay que defender es la categoría y un tío sentado en un váter cantando no tiene categoría. Eso no puede entrar en la Bienal. Como mucho, se puede poner en otra fecha para la gente que le guste esas cosas. Yo lo respeto así. Pero como flamenco, no. Al muchacho lo contratan y él hace lo que le parece. Le digo ole. Pero no le digo ole al que lo contrata para la Bienal. La vida hay que buscársela como cada uno pueda y por eso a él le digo ole si hace eso y se lo admiten, pero al que lo contrata no. Para hacer eso hay que tener valor, pero van a hablar malamente de ti. Yo no quiero ver a un tío cagando en el escenario.

El flamenco actual tiene muy buenos artistas, ¿pero está bien tratado?

No está bien tratado porque lo venden mal. Los señores de por ahí te tratan bien, pero el que lo vende no. Defienden a sus empresas, no a los artistas. Y el flamenco es nuestro nada más, no lo hay en ningún lado del mundo a nuestro nivel, ¿por qué no lo protegemos? Yo creo que el público es quien mejor les puede enseñar con su respuesta. El público es bueno siempre. El problema es que los programadores no quieren que les enseñe nadie. ¿No fueron al colegio?, ¿por qué no buscan alguien que les enseñe ahora? Yo todos los días sigo aprendiendo. Yo no soy Pansequito por gusto.

¿No será por cuestión económica?

Que no digan que pedimos mucho dinero, que eso es ojana. El flamenco no lo pagan ellos, lo paga el público. Luego hay un dinero en Cultura. ¿Dónde está ese dinero? Por cierto, por cobrar más dinero no se canta mejor. Lo que sí es verdad es que hay artistas baratos que son caros y artistas caros que son baratos. Hay que buscar un equilibrio para que todos seamos iguales. Yo no soy mejor que ninguno ni ninguno es mejor que yo. Unos cantamos peor y otros cantan mejor. Ole. Pero todos podemos vivir. Un torero se viste en un hotel igual que un becerrista. En el flamenco pasa lo mismo.

¿Por qué en el flamenco desaparecen tan pronto de los carteles los veteranos?

Me parece muy bien porque las edades no son las mismas y las facultades son otras, pero un maestro siempre tiene que estar ahí como maestro. Mi generación está considerada en el flamenco como la del 27. Ellos eran intelectuales de la literatura y nosotros somos intelectuales de la garganta. Nosotros leemos lo que ellos escriben y ellos escuchan lo que nosotros cantamos. De los cincuenta para acá en el flamenco ha habido gente muy importante. Yo empecé en los Canasteros con 16 años. En Madrid nos juntamos Camarón, el Lebrijano, Manuela Carrasco, Menese, Rancapino… Y allí estaban ya Terremoto, la Paquera, Chocolate, Fosforito, Fernanda y Bernarda… Todos sonábamos diferente, cada uno tenía su personalidad, pero todos con mucha categoría.

Mi generación está considerada en el flamenco como la del 27. Ellos eran intelectuales de la literatura y nosotros somos intelectuales de la garganta

¿Cree que hoy no hay esa categoría?

Yo, de entrada, quitaba a todos los cantaores que se sientan en la silla con las rodillas fuera, con los pantalones rotos. El flamenco tiene mucha categoría para que tú te sientes con las rodillas fuera. Las rodillas fuera te las dejas para ir a la playa y que se te pongan morenitas o para que te pique una avispa, pero para sentarte en un tablao no.

¿Hay la misma personalidad hoy que antes?

No, no, eso no. Las imitaciones nunca son buenas. Antes había fenómenos para que los copien ahora, pero a los de ahora no los va a copiar nadie. Hay gente que canta muy bien, eso por supuesto. Yo les diría que en vez de aprender de los demás, que se preocupen de tener su personalidad. Tienen que probarse las voces.

Pero, por ejemplo, hay guitarristas con una técnica insuperable

La guitarra ha evolucionado mucho, eso es verdad, pero es otra cosa. También les digo que dejen de subir tantas cosas en youtube, que ahí lo ve todo el mundo. Hay niños que están aprendiendo a cantar y ya están ahí puestos. ¡Grabadlos para ustedes y dejadlos que aprendan! Es que, si no, cuando lleguen a una peña ya no van a sorprender. Ahora ya tienen cien mil visualizaciones en el móvil y no causan impacto.

¿Se parecen todos esos chavales entre ellos?

Están casi clonados. Y cantan muy bien, esa es la verdad, pero deberían escucharse a sí mismos para encontrar algo propio y tener personalidad. Torear, torea todo el que sea torero, pero un muletazo de Curro no es igual que el de otro. Hay gente hoy que es espectacular, pero la pureza es otra cosa.

«Yo a Rosalía le digo ole»

¿Lo que hace Rosalía es flamenco?

Yo a Rosalía la admiro. Viva ella. Están provocando a los flamencos para que hablemos mal de ella, pero yo la admiro. Le digo ole a ella y quienes le hacen los montajes. Ahí hay artista. Ya después podemos hablar del cante, pero es capaz de hacer cosas muy interesantes. Hay quienes dicen que no sabe cantar flamenco, y me parece muy bien, pero yo la respeto. Para cantar por seguiriyas no me la voy a poner, me la voy a poner para verla en un vídeo porque quienes la llevan saben lo que hacen.

¿Al flamenco le vienen bien las polémicas?

Esta chiquilla empezó cantando flamenco porque le gusta el flamenco. Ya como cante es otra cosa, pero por lo menos tiene ese mérito porque el que sabe cantar flamenco canta por todo. Al contrario, no. Sabiendo el compás del flamenco, lo puedes cantar todo. Y todo el mundo no puede ser la Niña de los Peines ni la Paquera, pero ella tiene una intercalación de músicas que a mí me gusta.

 

Alberto García Reyes - SEVILLA Actualizado:13/07/2020 - El maestro José Cortés, Pansequito, durante la entrevista - Juan José Úbeda

https://sevilla.abc.es/cultura/sevi-pansequito-unico-falta-bienal-flamenco-202007120843_noticia.html