MENÚ PRINCIPAL

Inicio

Presentación

Cantaores

Guitarristas

Bailaores/as

Estilos del cante

Canción Española

Datos Flamencos

Dedicatorias

Entrevistas

Historias

Homenajes

Poesías

Recitales

Recordando Cantaores

Tertulia Flamenca

Noticias

PROGRAMAS DE RADIO

Arte y Compás

Escuela del Cante Flam.

Programa Cadena SER

Programa de radio

AUDIOVISUALES

El saber del Cante

Fotografías

Galerías

Títulos

Videos

CONTACTOS

Libro de visitas

Notas

Tablero de Anuncios

Contacto

Links

ACCESOS DIRECTOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ARCHIVOS NOTICIAS  0 archivos | A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M |   <<< pagina anterior | pagina siguiente>>>

Listados de cantaores/as

Listados de bailaores/as

Listado de guitarristas

Listado de la canción española

Listado de entrevistas

Archivos

Paginas de archivos noticias diarias

Cultura y Espectáculos

Listado de cantaores por orden alfabético

A  B  C  D  E  F  G  I  J  K  L  M  N  Ñ  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  Y  Z
Paginas de Archivos Noticias | 0 | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 |


Ha muerto el cuplé gitano: Bernarda ya está con Fernanda
Silencio. Que ser pare el compás de los gitanos de Utrera. Que se detenga el tren del cante. Bernarda ha muerto del todo. Su primera mitad se fue con Fernanda. Ahora se va su alma, harta de agonizar en las sábanas de la nostalgia. Bernarda Jiménez Peña, una de las dos Niñas de Utrera, cantaora básica que tuvo la humildad de plegarse a las quejumbres abisales de su hermana, decidió reunirse con ella ayer, después de tres años padeciendo uno de los males más duros de cuantos hay: la falta de su ser más querido. Bernarda de Utrera ha muerto de pena. Llorando hasta el último segundo la ausencia de su guía. Cien años después de que viera la luz uno de sus mentores, aquel a quien le cantó por bulerías en septiembre del 83: «Callarse por un momento / ya se acabó el cante grande, / que ha muerto Antonio Mairena / que cantaba como nadie». Calladse por un momento. Ayer, con 82 años, murió Bernarda la de Utrera, la menor de aquellas hermanas que revolucionaron el cante con dos conceptos tan antagónicos como paradójicamente compatibles. Fernanda fue el grito de la alondra «malhería», como escribió Moreno Galván. Bernarda ha sido el compás. Porque, como ella misma recordaba ufana, «yo soy capaz de meter por bulerías la guía de teléfonos». «Entre lágrimas y penas / el silencio es un crespón, / a los gitanos de Utrera / les han partío el corazón», solía entonar a golpe de nudillos en cuanto se le achuchaba un poco. Pues si su hermana fue la diosa de la soleá, ella era la reina de la bulería. Y aunque ahora sea distinguida como una de las clásicas del cante, Bernarda ha sido grande por haber innovado. Metió a compás todos los grandes éxitos de la radiofórmula de su tiempo hasta conseguir ser condecorada como la mejor intérprete de cuplés por bulerías de la historia. Aunque reducirla a eso es ignorar su obra. Bernarda metió por fiesta cantes que antes apenas habían sonado en la campiña, como tarantas y malagueñas. Pero muchos sólo se percataron de su vasto conocimiento en su etapa final, cuando la enfermedad de su hermana la echó en solitario a los escenarios. Porque Bernarda vivió a la sombra de Fernanda, sin complejos. «Ella ha sido la más grande», repetía llevándose la cruz a los labios. Sin embargo, la niña chica de Utrera tenía otra fijación: Lola Flores. La llevaba en su pecho, colgada de una cadena que se va a la tumba con ella, y la mentaba a diario. Y entre Fernanda y Lola fraguaba su memoria. Recuerdos de aquella casa de Utrera mantenida gracias al matadero, donde su padre, José de la Aurora, las tenía a raya hasta que se las llevaron a Madrid primero y a la Feria Mundial de Nueva York después. La primera vez que salieron de Utrera fue prácticamente para cruzar el Charco. Todo a lo grande. Nostalgia de su madre, la chacha Inés Peña, hija del legendario Pinini, tronco por el que las hermanas enraizaban con las entrañas del cante de Lebrija. Memoria de aquella vez que vino a Utrera el Indio Gitano y después estuvo de fiesta en su casa para que las niñas se estrenaran cantando en el corral. Bernarda es la historia del flamenco del siglo XX. Una gitana que grabó por primera vez gracias a Antonio Mairena y que jamás le soltó la mano a su Fernanda mientras se buscaban la vida por las fiestas de Sevilla a mediados de siglo y por los tablaos de la capital a finales de los cincuenta. Bernarda es un grito despavorido desde un rascacielos de Nueva York después de varias semanas secuestrada en Manhattan: «¡Dios mío, dónde está Utrera!». Es una saeta al Cristo de los Gitanos saliendo de Santiago, catedral calé de su pueblo. Es un potaje del colegio salesiano. Es el duende o el misterio -que se reparta con su hermana la virtud- de la película de Edgar Neville. Es un debú discográfico en solitario con 73 años -grabó «Ahora» en 2000, cuando ya Fernanda no podía subir a las tablas-. Es otro disco, el segundo y último que hizo sin su hermana, dedicado por entero «A Fernanda». Es premio nacional de Córdoba, Medalla de Plata de Andalucía, hija predilecta de Utrera y Medalla al Mérito de las Bellas Artes. Bernarda Jiménez Peña es, sin lugar a dudas, una figura básica del flamenco y de la cultura andaluza. Una gitana que ha sido velada con gitanería, toda la noche en su casa, y que tendrá que ir a su capilla ardiente en el Salón de Plenos del Ayuntamiento porque no le queda más remedio. Allí estará impaciente desde las diez de la mañana, después del Pleno Extraordinario que Utrera celebrará en su honor a las 8:30, esperando con ansiedad la hora lorquiana del llanto. A las cinco de la tarde será sepultada junto a su hermana en el mausoleo que tienen en el cementerio utrerano. Por fin volverá a estar con ella. Con todo el linaje de los cantes de la calle Nueva. De la Serneta a Perrate, de Rosario la del Colorao a Gaspar, de Enrique Montoya a Manuel de Angustias. Del Turronero a Fernanda, su diosa, ésa a la que ahora le canta por soleá: «A quién le voy a contar yo / las fatiguitas que estoy pasando, / se las voy a contar a la tierra / cuando me estén me enterrando». Calladse por un momento. Ya se acabó el cante grande. Bernarda le está entonando a Fernanda los cantes de su pueblo: «Tengo el gusto tan colmao / cuando te tengo a mi vera / que si me dieran la muerte / creo que no la sintiera». Claro que no la siente, Bernarda está hoy de fiesta. El cuplé gitano celebra, por fin, su reencuentro con la soleá.
ALBERTO GARCÍA REYES. SEVILLA  Jueves , 29-10-09. Bernarda de Utrera, en una imagen de archivo.

Bernarda de Utrera, la niña rebelde del flamenco, fallece a los 82 años
La hermana de Fernanda se hizo popular por sus bulerías, pero era también una gran intérprete de seguiriyas · Nieta del Pinini, era depositaria de estilos propios de la zona
La cantaora Bernarda Jiménez Peña, Bernarda de Utrera, falleció ayer a los 82 años, tras padecer una larga enfermedad que durante los últimos años la había tenido prácticamente recluida en su vivienda.   Bernarda de Utrera, hermana de Fernanda, era la más libertaria de las dos, la más rebelde. Es probable que, sin esta rebeldía suya, tampoco Fernanda hubiese llegado a cantar en Duende y misterio del flamenco (1952), la película de Edgar Neville que dio a conocer a las hermanas, las niñas de Utrera, a la afición. Y es que el padre se oponía a la profesionalización de ambas, conocedor de que la vida de artista marca una forma de estar en el mundo, esa "extraña forma de vida" que diría Amalia Rodrigues. Permanecerá su cante, y también su cuerpo y sus opiniones, en el capítulo que le dedicara la serie de TVE Rito y geografía del cante, a principios de los 70. Menuda, dicharachera, nerviosa, con un lenguaje atropellado y vital que no dejaba títere con cabeza, ni siquiera la suya propia: "Aunque a la gente le gusta más mi cante que el de mi hermana, la gente está equivocada. Fernanda es más pura". Eso era en los 60 y 70, cuando Bernarda se hizo enormemente popular con esa forma suya de decir el cuplé y el bolero suramericano, sobre todo el bolero, por bulerías. Esa extraña forma de vida que daba lugar a los amores arrebatados, desgarradores, del bolero gitano. Por eso Almodóvar la eligió para cantar Se nos rompió el amor al ritmo mecido de la fiesta utrerana en uno de sus filmes. Pero, a la larga, la soleá de Fernanda la relegó a un cierto segundo plano en el que no se encontraba nada incómoda. La suya era una extraña forma de vida, como revelaba su bolero. Y ella era una mujer de carácter, de opiniones contundentes. Por eso le vino bien este segundo lugar que lo alejaba de la impudicia. Por eso no cantó la soleá en público hasta que enfermó Fernanda. Los que dicen que era una mera festera no perciben la tremenda tragedia que late en sus cuplés. Por eso, no hace falta escucharla por seguiriyas para desmentirlos. Y sí, hace falta, porque es una de las grandes seguiriyeras de nuestro tiempo. Es así, no les quepa duda. Su forma de decir el cante es heterodoxa, pero su quejío es carne viva de la pena. De la rabia. Hace unos años, a raíz de la enfermedad de su hermana, sintió un repentino deseo de volver a cantar en público. Y, así, volvió de su retiro, con su hermana muy enferma, con dos discos impresionantes en solitario y en mejores condiciones vocales que cuando se había retirado, años antes. Tenían que subirla al escenario y situarla frente al público, pues su enfermedad le había causado una ceguera casi total. Pero seguía emocionando, como siempre. La última vez que la vi fue en el velatorio de su hermana. Estaba risueña, vital, como siempre. Categórica, como siempre. Su actitud era toda una lección vital frente al luto de compromiso que dominaba aquella tarde el Ayuntamiento de su ciudad natal. ¿Quién podía estar más dolorida sino ella, que había sido casi siamesa de Fernanda? En 1964 fueron a la Feria Mundial de Nueva York. Cuentan que asomada a la Estatua de la Libertad, con el ancho mar enfrente, le preguntó a su acompañante, "¿Por dónde queda Utrera, primo?".  Bernarda (Bernarda Jiménez Peña, Utrera, 1927) fue premiada en 1967 en el Concurso Nacional de Córdoba y posee distinciones como la Medalla de Oro de Andalucía o Hija Predilecta de Utrera. En su pueblo tiene una calle con su nombre y el de su hermana. Festera genial, Bernarda era además depositaria de algunos de los estilos característicos del área utrero-lebrijana en su condición de nieta del Pinini. Así las cantiñas atribuidas a su abuelo o los fandangos a ritmo de soleá. Ha muerto Bernarda de Utrera, una de las grandes.
Juan Vergillos / SEVILLA | Actualizado 29.10.2009. En la foto,  Bernarda de Utrera, en una actuación en la Bienal en 2000.

El Niño Josele estrena en Nueva York su disco 'Española' que se pone a la venta en noviembre
El guitarrista almeriense lanza este nuevo trabajo que está producido por Fernando Trueba
El guitarrista almeriense Niño Josele acaba de presentar en Nueva York su nuevo trabajo discográfico Española, producido por Fernando Trueba. El artista almeriense ha adelantado el contenido del disco en el Village Vanguard de la ciudad norteamericana. El título del trabajo lo ha tomado de una composición del pianista McCoy Tyner que versiona como apertura del álbum. El resto, son nuevos temas propios, unos basados en palos flamencos y otros influidos por la música latina o el jazz. Española sale oficialmente a la venta el próximo 3 de noviembre. Tras el lanzamiento de su disco de inéditos Venta del Alma, Niño Josele ha recalado en la sala Village Vanguard de Nueva York, donde ya tocó en 2007. Y lo ha hecho en formato trío, acompañado del bajista John Benítez y del percusionista Horacio el Negro.  El nuevo repertorio parte del flamenco, pero se deja influenciar por el jazz y los sonidos latinos. A lo más jondo se ciñe en piezas como la rondeña Camino de Lucía, Zapateado para Bebo o la seguiriya Balcón de luna. La heterodoxia se enfatiza en el primer corte, una versión de la composición Española del pianista de jazz McCoy Tyner que da título al disco, y en otras piezas como A contratiempo, donde se encuentran la bulería y el tumbao, el homenaje a Bill Evans Waltz for Bill, el tema final La partida o el irónico ¿Es esto una bulería?. En este disco la única voz que suena es la de la guitarra. No hay cantaores invitados, sino tan solo música instrumental. Y, además, según se recalca en el comunicado de la compañía, "las guitarras han sido grabadas en directo, sin edición".  Eso sí, cuenta con el acompañamiento de músicos como el saxofonista Ralph Bowen, el bajista Alain Pérez y el legendario jazzista Phil Woods. Española es el quinto disco en solitario de Niño Josele, un guitarrista que partió de la escuela de Tomatito para, tras colaborar estrechamente con artistas de la talla de Enrique Morente, Diego el Cigala o Paco de Lucía, forjar un nombre propio en el panorama actual de la música española. Niño Josele vive un gran momento artístico y eso lo pone de manifiesto la gran cantidad de conciertos que ofrece al año e incluso las colaboraciones que hace con otros músicos de gran renombre, como ha sido el caso de la gira de Paco de Lucía.
D. Martínez / Almería | Actualizado 28.10.2009. Foto,  Niño Josele.

Cuatro jueves de noviembre para los 'Singulares' del flamenco
Se subirán al Auditorio de la Diputación Estrella Morente y Carrete, entre otros
Noviembre tiene en la calle Pacífico un aire singular. El último ciclo de Málaga en Flamenco'09 reúne en el Auditorio de la Diputación bajo el lema Singulares a parejas de maestros del cante baile y toque durante los cuatro jueves del próximo mes. Estrella Morente y Carrete, La Cañeta y el cuarteto de Daniel Casares, La Repompa y Cancanilla, Luisa Palicio y Fosforito, son algunos de los nombres que comparecen en esta cita pensada para reunir sobre un mismo escenario a artistas "nacidos en Málaga o que llevan años viviendo aquí" y que conjugan "dos generaciones y dos disciplinas diferentes", apuntó ayer durante la presentación del programa, Salvador Pendón, presidente de la Diputación Provincial. En un intento por acallar a quienes califican de menor la programación del nuevo Málaga en Flamenco -tras la desaparecida bienal- Pendón aseguró que "difícilmente otra provincia puede presumir de tener un ciclo de este altura", redundó. Los primeros en subirse a las tablas (el día 5) serán la veterana cantaora La Cañeta y el cuarteto del guitarrista esteponero, Daniel Casares, "dos de las generaciones más genuinamente flamencas", subrayó Pendón. El siguiente jueves le llega el turno al tándem formado por los cantaores La Repompa y Cancanilla de Marbella, la excepción del ciclo, al pertenecer ambos a la misma disciplina y mismo grupo generacional. Le acompaña al toque el guitarrista Chaparro de Málaga. Pero , sin duda, el dúo que más expectación ha generado, agotando las entradas a los pocos días de salir a la venta, es el formado por Estrella Morente y Juan Losada Carrete, "una revolución", como calificó el propio bailaor. Cada uno en su peculiar estilo ofrecerán (el día 19) lo mejor de un arte "anónimo que sale del corazón", añadió Carrete, que a sus cerca de 70 años no piensa en la retirada. "Si no bailo, enfermo", sentenció. Los encargados de cerrar Singulares el 26 serán Antonio Fernández Díaz Fosforito al cante, junto al guitarrista local Antonio Soto y el baile de Luisa Palicio. El presidente de la entidad recordó la valía de los artistas decanos "que soportaron unas condiciones duras en tiemposmuydifíciles".
Rocío Armas / Málaga | Actualizado 28.10.2009.En la foto,  Cercano a los 70 años, José Losada Carrete sigue en activo.

La memoria de la guitarra jonda
Universal publica un doble CD en el que homenajea al gran Juan Habichuela, patriarca del toque de acompañamiento de la segunda mitad del siglo XX
La saga Habichuela de tocaores se remonta al siglo XIX con Habichuela el Viejo, que actuaba en tabernas y locales de su época en compañía de su hija Marina, como tocaor y también cantando. Personaje legendario en la Granada del cambio de siglo XIX al XX, su imagen fue reproducida en las postales tipistas del periodo. Es el padre de Marina y de José Habichuela, tocaor de la zambra. La tercera generación de guitarristas de esta familia representa el cénit del toque granadino: Juan, Pepe, Luis y Carlos, hijos todos ellos de José. El patriarca de la familia, y el que rige estéticamente a la misma, es Juan Habichuela (Juan Carmona Carmona, Granada, 1933). Juan se inició como bailaor en el Sacromonte junto a Mario Maya, pasando luego a la guitarra de la mano de su padre y del mítico Ovejilla, maestro de tocaores en Granada. Pronto se traslada a Madrid para formar parte de los cuadros de dos de los tablaos más importantes de la época, El Duende y Torres Bermejas, acompañando el baile de Gracia del Sacromonte y Mario Maya principalmente. Militó en las compañías de los más importantes cantaores del periodo incluyendo a Caracol, Juan Valderrama, Fosforito y Rafael Farina. Y por supuesto, a partir de los años 70, a Enrique Morente. Una nómina cantaora lo suficientemente explícita de sus cualidades como tocaor al cante basadas en su enorme afición, en su sensibilidad y en la precisión de su toque. En los últimos años incluso se ha revelado como cabeza de compañía en tres curiosas grabaciones para Universal, que son otros tantos homenajes al tocaor. Juan Habichuela es un auténtico maestro, seguro, de rasgueo contundente pero sobrio, firme pulsación y falsetas cortas, muy líricas. La nómina que incluye esta antología de toques de acompañamiento que publica Universal quita el hipo: Manolo Caracol, Luis de Córdoba, Rancapino, Chano, Menese, Alejandro Sanz, Ketama, Paco de Lucía, Potito, Mercé, Marina Heredia, Pitingo, Tomatito... el doble disco incluye también algún toque en solitario, que firma Sabicas, o la tradición, es decir, la modestia de nuestro protagonista. Dos horas de toque Habichuela en estado natural: desde las juveniles falsetas y colchones armónicos a la voz del gran Caracol, por malagueñas y soleá, en algunas de las grabaciones antológicas de este cantaor, hasta sus últimas grabaciones con la última generación de intérpretes flamenco, es decir, Pitingo y Marina Heredia. Pasando por una antología de sus tres discos como cabeza de cartel, que incluyen colaboraciones de tanta enjundia como Paco de Lucía y Tomatito, que no quisieron permanecer ajenos al cálido homenaje que supuso estos discos de vejez del maestro, que se destapa como solista al filo de la tercera edad. Sólo queda por testimoniar su primera época, junto a Jarrito y Rafael Farina, necesariamente fuera de esta recopilación puesto que se registró en otra casa gradabadora. Los toques están fechados aunque, extrañamente, el disco no incluye ninguna justificación teórica de la oportunidad de esta antología. Tampoco una biografía mínima de su protagonista. Su concepto del acompañamiento al cante es ricardista hasta la médula: el cantaor es el torero y el guitarrista su banderillero. Exhibiciones de parte del guitarrista están de más, salvo en los solos del mismo. Aunque con Caracol demuestra Juan el ímpetu propio de la edad, lo cierto es que el toque Habichuela es eminentemente sobrio, natural, pulcro. Su última gira, junto a Matilde Coral y Chano Lobato, fue un auténtico gozo de nostalgia. Con todo, Juan se quiso ocultar, una vez más, tras la guitarra, dejando a la bailaora y al cantaor, como siempre, el brillo de los focos. Pero es mucha verdad la que atesora en sus seis cuerdas para lograr pasar desapercibido. Todo un patriarca. Del toque y del flamenco contemporáneo. Juan es uno de los últimos supervivientes de una época dorada del cante (desde mediados de los cincuenta hasta los setenta, esa es su etapa de máxima actividad e influencia). Por eso se impone la necesidad de registrar esta memoria insustituible. Chano tuvo su biografía, y Matilde la suya. Juan Habichuela es la memoria de la guitarra. Juan Habichuela. Universal, Doble CD, Grabaciones entre los años 1963-2008.
Juan Vergillos / Sevilla | Actualizado 28.10.2009. En la foto,  El patriarca granadino acompañando el cante de Enrique Morente.

Fosforito abordará en una ponencia el diálogo del cante y la guitarra
Las conferencias tendrán lugar en Puente Genil y en Palma del Río.
El cantaor Antonio Fernández Díaz Fosforito abordará el diálogo del cante y la guitarra a partir de una conferencia ilustrada que ofrecerá el próximo viernes, en Puente Genil, y el 5 de noviembre, en Palma del Río. Durante la presentación de esta iniciativa, organizada por el Consorcio Provincial de Desarrollo Económico de Córdoba, Fosforito destacó que la conferencia no se va a limitar a explicar en qué consiste el cante flamenco, sino que también dará a conocer lo que él denomina como testimonios o vivencias del cante. El artista pontanés invitó a los ciudadanos a que asistan a un acto en el que se tratará "uno de los elementos más importantes de la cultura y el arte de Andalucía, como es el flamenco". En este sentido, el responsable de Cultura de la Diputación, José Mariscal, explicó que para fomentar la difusión del flamenco se grabarán las conferencias, que servirán como un elemento didáctico.
28/10/2009 EFE. Foto de fosforito

La reaparición de una voz gaditana, la voz de La Pitu
La cantaora compartirá escenario con la joven Brenda García en Diálogos Flamencos
De ella, bien se podría decir que es el Guadiana del cante de Cádiz. Aparece y desaparece; aunque más lo segundo, desgraciadamente. Nacida beduina, pero con mucha tradición flamenca familiar, Adelina Abraldes Moreno destacó como La Pitu de Cádiz en los primeros años setenta del pasado siglo. Llegó incluso a marchar a Madrid, donde permaneció dos años trabajando en el tablao La Venta del Gato. Era tiempo de voces femeninas surgidas un tanto tras la estela de Camarón. Susi, Remedios Amaya o La Venta fueron modelos inmediatos para una cantaora que había recibido los ecos de Caracol o La Perla por vía familiar. Ella es la undécima de una familia de doce y a todos les gustaba cantar. Cuando La Pitu contrajo matrimonio, prácticamente dejó de cantar profesionalmente. Pero siempre le ha tirado la afición y, de tanto en tanto, regresa a su llamada. Se la ha podido escuchar en peñas y, a principios de esta centuria, participó en el circuito Caminos del Flamenco de Diputación. También en el año 2001 participó en la obra Tierra Cantaora de la Compañía de Manuel Morao. Siempre resulta grato volver a escuchar su cante, cosa que es posible gracias al programa Diálogos Flamencos que el viernes protagonizará en La Merced con la joven Brenda García.
Fermín Lobatón / Cádiz | Actualizado 28.10.2009

Estupendo recital flamenco en El Paso
Con el fín de agradar con su voz y guitarra, Salvadora Galán presentó su cuarto recital en El Paso, Texas logrando juntar a familia taurina, amantes del flamenco y amigos, evento que se está haciendo una tradición en esta ciudad fronteriza del país del norte. La cita fue a las 15:00 horas del día de ayer en el teatro El Chamizal, que se localiza en El Parque Nacional El Chamizal a unos 300 metros del cause del Rio Bravo con México y en donde tuve la oportunidad de saludar a un buen grupo de taurinos, llamándome mucha la atención que la cultura flamenca se encuentra también con los norteamericanos. Salvadora interpretó el Flamenco Puro  también canciones modernas: melodías de Serato, Serrat, Perales, Martín Aute, así como piezas de Cante Flamenco, La Rosa Cautiva, Alegrías, Campanilleros y Granaína, saliendo todos los espectadores muy contentos y felicitándola.
Salvadora Galán, nació en Olvera una población muy cerca a Ronda (tierra muy taurina), en la región de Cadiz, España, con solo 9 años la familia se mudó a Utrera (tierra del flamenco), Sevilla. Creció en un ambiente familiar por el canto flamenco, ganando su primer premio a la edad de 13 años; a los 17 años empezó su carrera profesional, actuando en España y Portugal y presentándose en muchos festivales de flamenco. Al contraer matrimonio se mudó a los Estados Unidos y puso su residencia el El Paso, exportando además también su talento; en sus 29 años en este país su voz y guitarra se ha escuchado en ciudades muy importantes de esta nación como además en poblaciones del norte y del interior de México. Para el año 2010 existe un proyecto de presentarse en la Feria Nacional de San Marcos en Aguascalientes, Zacatecas y San Luis Potosí, gracias a su amiga Teresa, hija del maestro hidrócalido Rafael Rodríguez  "El Volcán de Aguascalientes"
Lunes, 26 de Octubre del 2009. el Paso, Texas, por Manuel Rios / Corresponsal

 

ARCHIVOS NOTICIAS 0   archivos | A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M |  <<< pagina anterior | pagina siguiente>>>
El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar