ANA MOCHÓN

 

ANA MOCHÓN CIFUENTES, cantaora paya,  se le conoce en este mundo del flamenco con su propio nombre artístico de ANA MOCHÓN, nació en Granada en el año de 1994, desde que estaba en el vientre de su madre, tuvo que convivir  con el flamenco, por nacer en una casa que esto era el pan nuestro de cada día. Las noches de los sábados su cuna era dos sillas juntas en la peña de la Platería, donde la almohada era la parte alta de las piernas de su madre, que no la dejaban quietas ni un instante queriendo ella llevar el compás debajo de la mesa, al fin se quedaba dormida con nanas de soleares y martinetes


Recuerdo de Granada


Granada,  la alhambra

 

 


entrega del premio del cante de las minas
(diputada de cultura de Granada)


Mi Primer Recital


Ana en la union agosto 2009


Ana con Curro Lucena en la peña la platería 2009


La voz que pide paso

A sus 14 años, la granadina Ana Mochón ha deslumbrado con su cante al entendido público del Festival de La Unión
S
us precoces manos palmean al son de seguidillas y tangos y su desgarrada voz entona como si llevara 50 años haciéndolo, a pesar de que Ana Mochón sólo cuente 14 años. Esta granadina vuelve de Murcia orgullosa tras encandilar al jurado de la 49 edición del Festival Internacional del Cante de las Minas de La Unión, donde ha ganado en la modalidad 'granaína y media', aunque confiesa que ha sido un premio inesperado.  Elegida entre 130 aspirantes de toda España, Ana se sentó como público y escuchó a dos grandes del flamenco: Niña Pastori y Vicente Amigo, y cuando el listón estaba bien alto, subió al escenario y emocionó a los allí presentes. «Para mí supuso un gran satisfacción», afirma Ana, «nunca había actuado alguien tan joven en este concurso, me siento una privilegiada».
Cantaora por herencia
No podía ser de otra manera, la niña creció en una familia de entendidos en el cante jondo que lleva 30 años acudiendo al certamen murciano. Su padre le enseña desde los siete años, además recibe clases en dos escuelas diferentes cada tarde, y cuando llega a casa a la hora de irse a la cama Ana se pone a estudiar. Sabe que vivir del flamenco es difícil y por eso quiere asegurarse el futuro, aunque su corta pero intensa carrera como cantaora le augura un hueco en el panorama del cante. Fue finalista en el Concurso de jóvenes talentos de este año, organizado por la Diputación de Granada, y tras el triunfo en La Unión, su nombre ya comienza a sonar en los círculos del cante. Pero la adolescente no se conforma y reclama que se la tome más enserio. «A los profesionales les hace gracia escuchar a alguien tan joven, pero no les impone respeto». Sensata, habla despacio con la misma serenidad con la que canta, aunque sus ojos achispados dejan entrever el genio propio de los que se dedican a este arte. De sus ídolos: Camarón, Enrique Morente o la Niña de los Peines, toma ejemplo, aunque tiene claro que «impregnar de personalidad cada sonido es el primer paso si quieres llegar a ser alguien». Un carácter con el que, según cuenta Ana, hay que nacer. «Todo el que tenga buena voz con unas nociones básicas de flamenco puede aprender, aunque dudo que tenga estilo propio», opina. Un temperamento que la granadina derrocha cuando en la Peña de la Platería, donde la conocen desde pequeña, le piden que cante a capela.
19.08.09 - MARÍA F. NOGUERAS| GRANADA. En la foto Ana Mochón, ayer en la Diputación de Granada. / GONZÁLEZ MOLERO

VIDEO



Ana Mochón - (granaína y media granaína ...

AUDIO

Homenaje a Ana Mochón

Enlace  http://anamochon.com/  recopilación y arreglos de José Maria Ruiz Fuentes

Volver  |  Ver la entrevista 389

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar