AMALIA RODRIGUES

AMALIA DA PIEDADE REBORDAO RODRIGUES, cantante de fados y actriz portuguesa, más  conocida en el mundo de la historia del arte de la buena música de los fados con el nombre artístico de AMALIA RODRIGUES, nació el día 23 de julio del año de 1920 en Lisboa, (Portugal) y murió el 06 de octubre de 1999 en Lisboa. Amalia Rodrigues ha grabado a lo largo de su carrera 170 discos aproximadamente, además ha sido merecedora de importantes reconocimientos internacionalmente. Durante su trayectoria ha vendido más de 30 millones de copias de discos, además canta en portugués español, inglés, italiano y francés.


La casa de Amália Rodrigues, en Lisboa, hoy Casa-Museo.


Tumba de Amália en el Panteón Nacional de Lisboa.


Su carrera en la música y actuación duró más de 40 años. Su fama se internacionalizó durante las décadas de 1950 y 1970, pero sus vínculos con el régimen del dictador Antonio de Oliveira Salazar -aunque algunas fuentes aseguran que dio dinero al Partido Comunista Portugués en la clandestinidad-,​ la obligaron a retirarse de los escenarios durante la década posterior a la Revolución de los Claveles de 1974.


Amália Rodrigues (1969)


Amália Rodrigues fue hija de Jesús Rodrigues y Lucinda da Piedade Rebordão, su padre era zapatero y su madre ama de casa. Fue la quinta hija de una familia de nueve hermanos, por lo cual le tocó vivir en una familia de bajos recursos. Sus padres emigraron a la capital en busca de trabajo, pero poco tiempo después, cuando Amália solo contaba con catorce meses, volvieron al campo ante la falta de trabajo y la dejaron en Lisboa con sus abuelos maternos.


Cuando tenía tan solo 12 años decide dejar sus estudios para trabajar bordando, pero al poco tiempo, empezó a trabajar en una fábrica de pasteles. Dos años más tarde, cuando tenía 14 años, Amália Rodrigues, decidió irse vivir con sus padres. Su vida cambió completamente, puesto que ahora debía ayudar a su madre con los gastos.

Los inicios de Amália Rodriguez en la música se dan en 1929, cuando canta en una fiesta de su escuela primaria Tapada da Ajuda. Años más tarde, en 1939, empieza a cantar textos del compositor Joaquim José de Lima en las casas de fado de Lisboa, acompañada de Armandinho, Jaime Santos, José Marques, Santos Moreira, Abel Negrão y Alberto Correia e interpretando tres fados, bajo el nombre de Amália Rebordão. En el año 1940 Amália Rodrigues obtiene gran reconocimiento, gracias a un papel en la obra "Ora vai tu" que se realizó en el teatro Maria Vitória. Aunque no tenía grandes ganancias, pues en retiro de la Severa ganaba quinientos escudos al mes, la pasión por la actuación era mayor.

En 1943 Amália Rodriguez viaja a Madrid, España, por invitación del embajador Pedro Teotónio Pereira, país en el que descubre su gusto por la música española y el flamenco. Dos años más tarde, desembarcó junto con su hermana, Celeste, en Río de Janeiro para cantar en el mayor casino de Sudamérica: El Copacabana, acompañada por el maestro guitarrista Fernando Freitas. Su contrato, que era inicialmente de solo un mes, se prorrogó tres meses más gracias a su éxito.

Entre la temporada de 1943 y 1944 Amália Rodriguez logra grabar una serie de discos de 78 RPM, con su discográfica Continental Records. En sus inicios Amália y su hermana Celeste empezaron a cantar juntas, pero a su vuelta de Brasil, tras haber tenido un espectáculo en 1945 en el Casino Copacabana, decidieron siguir caminos diferentes.

En el año 1946 vuelve a Lisboa, donde recibe una invitación de la 20th Century Fox para ir a Hollywood. Aunque, Amália rechaza la oferta y sigue haciendo cine portugués. En ese transcurso de tiempo se traslada a Nueva York, Estados Unidos, donde actuó durante cuatro meses en el club La Vie en Rose. En 1956 realizó su primera actuación en el teatro Olympia de París, por lo que en menos de tres meses, consiguió una gran popularidad en Francia.

En el año 1959 fue nombrada por la revista Variety como la cuarta mejor cantante del mundo. En 1961, antes de abandonar Portugal, anunció que abandonaba su carrera artística para vivir en Brasil tras haberse casado con el ingeniero César Seabra en Río de Janeiro. Sin embargo, un año después volvió a Lisboa.

Años más tarde, en 1962, conoce al compositor francés Alain Oulman, quien le permite cantar poemas inicialmente no adaptados para el fado clásico Ese mismo año participa en el Festival Internacional de Edimburgo, considerándola una de las grandes de la música clásica.

Cinco años más tarde recibe el premio MIDEM que se le otorga al cantante que más discos ha vendido en su país gracias a su disco "Vou dar de beber à dor". En los siguientes dos años, 1968 y 1969, Amália Rodrigues vuelve a ganar el mismo premio.

En el año 1970 Amália Rodriguez obtiene gran reconocimiento gracias a su disco, titulado "Com que voz", escrito por Alian Oulman, logrando conseguir premios como el IX Premio de la Crítica Discográfica Italiana, Premio de la Ciudad de París y el Gran Premio del Disco de París.

En 1980, tras la Revolución de los Claveles, Amália Rodriguez estrena "Gostava de ser quem era", su primer álbum inédito en tres años. Cinco años más tarde, en 1985 dio su primer gran concierto en el Coliseo dos Recreios.

En 1994, durante los festivales por la nominación de Lisboa como Capital europea de la cultura, Amália Rodriguez aprovecha para despedirse de los escenarios tras sesenta años de carrera.

En la década de 1930, por el amor que sentía hacia el guitarrista y tornero Francisco da Cruz, Amália Rodriguez intentó suicidarse por amor. Sin embargo, dos años más tarde se casaron, pero la relación duró solo dos años.

En el año 1961 vuelve a casarse con un ingeniero brasileño, César Seabra, en Río de Janeiro, con quien no tuvo hijos. A pesar de tener una buena relación con Salazar en la década de los 1960, este prohibió la venta de su canción "Abandono dado de peniche", considerada un himno por los presos políticos de la Fortaleza de Peniche. Más adelante, termina su relación debido a motivos personales.

Amalía Rodrigues falleció el 6 de octubre de 1999 en su casa lisboeta, a causa de Infarto de miocardio, fue enterrada en el Cementerio de Prazeres, después de un funeral de estado multitudinario realizado en la Basílica da Estrela. Un año después de su fallecimiento, la Asamblea de la República de Portugal decide honrar su memoria con el traslado de sus restos al Panteón Nacional, situado en la Iglesia de Santa Engrácia.

La ceremonia se lleva a cabo el 9 de julio de 2001, desde entonces reposa en la sala de los escritores ilustres. La casa en la que vivía Amália, en la Rua São Bento número 193, situada junto a la Asamblea de la República Portuguesa, se abrió como Casa Museo de Amália Rodrigues en el mes de agosto de 2001 para preservar su legado artístico y su figura.

 

VIDEO

 

 Recopilación  de José Maria Ruiz Fuentes,

Volver  

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003