GATO PÉREZ

JAVIER PATRICIO PÉREZ ÁLVAREZ, cantante de la Rumba Catalana, más conocido en el mundo del arte en la historia de la buena música de la Rumba con el nombre artístico de GATO PÉREZ, nació el día 11 de abril del año de 1951, en Buenos Aires. Músico argentino establecido en Cataluña a temprana edad y que ha llegado a considerarse como uno de entre los artistas más importantes de la rumba catalana.


Barcelona, carabela Santa María y monumento a Colón
postal enviada por mi hermano Francisco Ruiz Fuentes
cuando se encontraba en esas tierras (1-07-1963)


Recién llegado de su ciudad de nacimiento, durante sus primeros años en Barcelona, contactó con músicos diversos y montó dos grupos, “Gato” y la “Secta Sónica”, ambos de estilo jazz-rock. Son los tiempos en que los músicos de la onda layetana, con su base en la sala "Zeleste", tras años de bucear en las fronteras del jazz-rock, buscan formas musicales con una base más popular y menos fría: la "Orquesta Mirasol" pasa de inspirarse en Miles Davis a descubrir la salsa, surgen la "Rondalla de la Costa", "Sardineta", Toti Soler se va a estudiar flamenco con Diego del Gastor en Morón (Sevilla)... y hasta se forma la "Orquestra Platería", sobre el modelo de las orquestas de baile de fiesta mayor, pero incorporando a parte de la flor y nata de los músicos locales.


Pero el verano de 1977 Gato descubrió una música nueva para él, cuando durante las fiestas del barrio de Gràcia se encuentra con la rumba catalana gracias a los gitanos de ese barrio. Una forma musical autóctona de la ciudad, popular, y que le proporciona una base perfecta para sus poéticas letras. Así pues durante un año el Gato empieza a adentrarse en la música que tocan los gitanos de Gràcia i del Portal, y empieza a acudir asiduamente al lugar de encuentro de estos primeros, donde se empapa de su música.


Pronto sacó su primer disco de rumbas que dejó huella, Carabruta (1978) -aunque en aquel momento no fue bien recibido-. En este primer LP podemos encontrar por ejemplo el tema “Viejos automóviles”. En el 79 le siguió su segundo LP Romesco que fue bien recibido por la crítica y votado como Mejor Disco Español de ese año. En él podemos encontrar uno de sus temas más recordado "El ventilador". A estos les seguirían muchos más largas duración, como Atalaya (1981) con su éxito Gitanitos y morenos, algunos alcanzaron lo que para la época fue un notable éxito comercial, otros pasaron más desapercibidos al acusar la exigencia de la industria de sacar un disco al año, el peso de una sobreproducción.

En 1981 Gato Pérez padece un infarto, empieza a tener graves problemas de salud y la fatiga producida por sus problemas cardíacos lo obliga a dejar el alcohol. Sus siguientes álbumes los saca, según sus propias palabras ‘bajo los efectos del agua mineral’. Gato Pérez ha sido reconocido como el renovador de la rumba catalana, precisamente en unos momentos en que pasaba por sus horas más bajas, debido a la pujanza de la muy dinámica movida madrileña. Destacan especialmente la calidad de sus letras y la fusión que logra entre la rumba y otras músicas populares contemporáneas, como el rock, o incluso el bolero.

Sus problemas de salud no lo abandonarán hasta su muerte el 20 de noviembre de 1990. Posteriormente, su figura ha sido objeto de numerosos homenajes por parte de la profesión musical. Ventura Pons, que ya contó con Gato Pérez para la banda sonora de su película La rubia del bar, ha dirigido un documental acerca de su vida, titulado El gran Gato.

 

 

VIDEO

 

 Recopilación  de José Maria Ruiz Fuentes,

Volver  

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003