ISRAEL GALVÁN

 

ENTREVISTA A ISRAEL GALVÁN

 

        "Este espectáculo tiene sus fantasmas" 

 

El artista sevillano inaugura el festival Cádiz en Danza con 'La edad de oro'

Entre la esencia y la vanguardia. La X edición del festival Cádiz en Danza abre las puertas del Gran Teatro Falla con un espectáculo que mira tanto al pasado como al futuro. La edad de oro. Una buena manera de comenzar el certamen que hasta el próximo día 1 de mayo se desarrollará en diferentes espacios de la ciudad con distintas disciplinas. El flamenco de Israel Galván. Una buena forma de echar a andar. A bailar.

Trae usted un espectáculo de vida larga. Nada menos que se estrenó en 2005. ¿Cómo ha evolucionado?

Sí, se estrenó en Madrid por ese año. Y en todo este tiempo, el cambio más grande es, evidentemente, que Fernando Terremoto, que era uno de los puntales del espectáculo, ya no está con nosotros. Ahora tenemos a David Lagos que también está muy bien. Y, bueno, es un espectáculo que por su formato, como somos tres, es más fácil de mover y creo que eso favorece a su larga vida, como dices. También parte de una idea muy neutral que puede encajar perfectamente en festivales de flamenco, de danza, de teatro... Es el sueño de un manager (ríe), pero yo no lo hice con la intención estratégica de moverlo sino porque me apetecía hacerlo así, de esa manera, con las piezas básicas del flamenco.

'La edad de oro' nos habla de un tiempo. ¿Donde se sitúa esta obra?

La edad de oro del flamenco habla en cierta manera de un tiempo pero de individualidades. Habla del cante, del baile y de la guitarra y de la evolución del artista en estas disciplinas. Queríamos hacer un espectáculo con los elementos que había antes, guitarra, baile y cante, y con palos básicos y muy jondos. Creo que se respira eso, no es nada más que tres sillas, tres personas que en sí mismas tienen su propio campo, su propio lugar y su propio tiempo. Intentamos poner lo mejor de antes para recrear esa edad de oro. Aunque cada persona tiene su propia edad de oro.

¿Usted siente que ahora está viviendo la suya?

Bueno, yo llevo desde 2004 trabajando mucho y lo que sí te anima es que los espectáculos que hacemos tienen respuesta y giran porque hoy, como sabemos todos, entre la crisis y lo que no es la crisis, uno monta un espectáculo con mucho esfuerzo y para hacerlo cuatro veces. Yo eso lo he vivido antes pero ahora tengo más facilidad y teatros de fuera, como en Francia, me ayudan mucho y me siento más acompañado y respaldado en mi trabajo.

Antes me hablaba de esos tres espacios en La edad de oro. La muerte de Fernando Terromoto tuvo que ser un mazazo a muchos niveles...

En el personal sobre todo, como te puedes imaginar.

Evidentemente, pero en el trabajo con la obra, ¿cómo se resolvió?

El espectáculo era perfecto y se creó para la voz de Fernando y, bueno, para los tres. Cada uno tiene su personalidad y su estilo, de hecho, esa era y es una base del espectáculo, la interpretación del flamenco de diferentes formas pero que se acoplaran bien. De todas formas, con David tenemos la suerte de que se ha compenetrado muy bien. Es más, este espectáculo no funcionaría si no hubiera buena compenetración entre nosotros porque al ser tres quedaría muy vacío. Si no hay buena química cada noche, se nota. Pero eso sí, aunque Fernando no esté presente físicamente sí está presente en la energía nuestra. Yo me acuerdo siempre de jaleos que me hacía en ciertos puntos del espectáculo... Eso se quedó ahí y la fuerza de él siempre estará con nosotros.

Pedro G. Romero, el director artístico de esta obra, hace una apreciación a los espectadores, "atentos a las sombras", dice en el texto presentación del espectáculo. ¿Por qué? ¿Qué ocurre con las sombras?

No es que haya una técnica de sombras pero es un espectáculo que tiene sus fantasmas. Me baso en bailaores de otra época y se puede decir que dentro de un mismo personaje, cada vez que salgo a bailar, intento ser otro bailaor aunque dentro de mi personalidad. Por ejemplo los fantasmas de Manolo Soler o de Mario Maya están presentes, pero no sólo bailaores, también gente del toreo como Belmonte. Digamos que son fantasmas que pertenecen a todo ese universo que tenemos en nuestro entorno.

¿Cómo se toma que cuando se habla de usted detrás de la palabra 'bailaor' casi siempre le sigue el adjetivo de 'vanguardista'?

Bueno yo, verás tú, no me intento etiquetar yo y entiendo que el crítico o el periodista diga lo que quiera. La experiencia me dice que pongan lo que quieran y que yo me calle. Lo que sí intento es no etiquetarme yo, lo que pasa es que es verdad que cuando alguien te cuelga una etiqueta luego es muy difícil quitártela. A lo mejor no voy más por festivales flamenco porque tengo esa imagen colgada de que soy un bailaor un poquito raro que no se sabe qué va a hacer, pero muchas veces cuando bailo en esos lugares la gente se sorprende y ven mi baile normal. Yo me siento muy cómodo cuando bailo en peñas, por ejemplo, aunque son muy pocas veces.

Además de bailar en el Falla, imparte en Cádiz una clase magistral, ¿cuál es su idea?

Aunque lleve un guión en la cabeza primero me gusta observar porque en los primeros minutos ya te das cuenta más o menos cómo debes actuar. Pero, vamos, mi idea es que se lleven pasos, que se lleven un poco del baile mío y que les sirva a ellos. No es que sea una escuela mía pero la técnica que le doy yo, el espíritu con el que yo bailo, espero que les sirva pero con la personalidad de cada uno, que sean muy libres, que tengan el color que quieran.

¿Me puede hablar de los proyectos en los que está embarcado ahora?

Pues hemos hecho un espectáculo nuevo que se llama La curva, que se va a ver este año en España y para finales de 2012 vamos a hacer otro. Y, bueno, seguir con los demás para adelante. Porque, como te decía, antes hacía un espectáculo para ponerlo en escena cuatro veces y fíjate La edad de oro que lleva casi 200 representaciones.

 

 

Tamara García / Cádiz | Actualizado 27.04.2011 - El bailaor Israel Galván, en un momento de 'La edad de oro'.

 

Enlace  http://www.diariodecadiz.es/article/ocio/960267/este/espectaculo/tiene/sus/fantasmas.html

  Volver  | ver la biografía  |   Ver la entrevista 488

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar