ISRAEL GALVÁN

 

ISRAEL GALVÁN DE LOS REYES, coreógrafo y bailaor gitano, más conocido mundialmente con el nombre artístico  de  ISRAEL GALVÁN,  nació en Sevilla en el año de  1973, hijo de los bailaores sevillanos José Galván y Eugenia de Los Reyes, empezó a bailar desde muy pequeño de la mano de su padre hasta que en 1994 entró a formar parte de la recién creada Compañía Andaluza de Danza dirigida por Mario Maya, comenzando una trayectoria imparable que en poco tiempo se materializa en los tres premios más importantes del baile flamenco: el Premio Vicente Escudero en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba (1995), el Premio El Desplante del Festival Internacional del Cante de las Minas de La Unión (1996), y Premio del I Concurso de Jóvenes Interpretes en la IX Bienal de Flamenco de Sevilla (1996).

 




Un gran bailaor  con arte
desde los pies a la cabeza,
abarcando toda la grandeza
del mejor flamenco del baile,
orgullo de España entera,
considerado por su estilo
de los artistas más grandes,
que en el baile han nacido.

 

También en 1996 es llamado por Vicente Amigo para acompañarle al baile en los conciertos de su disco Vivencias Imaginadas. Israel Galván ha trabajado en espectáculos de otros bailaores-coreógrafos: con Manuel Soler en Por Aquí te Quiero Ver (1996), con Mario Maya en Los Flamencos cantan y bailan a Lorca (1997) y con Manuela Carrasco en La Raíz del Grito (1998). Es con Manuel Soler, al que conoce en los inicios de la Compañía Andaluza de Danza, con quién encuentra una especial afinidad que le llevaría a mantener una intensa relación personal y artística, con colaboraciones mutuas en casi todos sus proyectos, hasta su muerte en junio de 2003. Otro espectáculos en los que ha participado son: Mañana hace Cien Años (1998), homenaje a Lorca dirigido por José Luis Ortiz Nuevo; y Abecedario (1999), homenaje a Jorge Luis Borges dirigido por Juan Antonio Maesso con dirección escénica de Pepa Gamboa, en el que comenzaría una fértil y duradera relación con Pedro G. Romero, guionista de la obra.

 


Sevilla,  plaza de España

 


Sevilla,  puente de San Telmo y vista parcial


En septiembre de 1998 presentó en la X Bienal de Flamenco de Sevilla “¡MIRA! / LOS ZAPATOS ROJOS”, primer espectáculo de su propia compañía, con la dirección artística de Pedro G. Romero y la dirección escénica de Pepa Gamboa. Alabado por toda la crítica especializada como una genialidad, supuso una revolución en la concepción de los espectáculos flamencos y le abrió las puertas de los más importantes festivales y teatros de España y Europa. En 1999 fué invitado por el Ballet Nacional de España para coreografiar una farruca, para la obra "Oripandó".  En la XI edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla, en septiembre de 2000, presentó su segundo trabajo: “LA METAMORFOSIS”, de nuevo con Pedro G. Romero y Pepa Gamboa. Una compleja coreografía elaborada a partir de la obra de Kafka que confirmaba, una vez más, la fuerza innovadora y la valentía de este joven bailaor, dejando claro que con él "hay un antes y un después" en el baile flamenco. Para esta obra contó con la aportación de música original de Enrique Morente, con Lagartija Nick y Estrella Morente, para quién bailaría un fragmento de Omega en la clausura de esta Bienal en el Estadio Olímpico.


Israel Galván

 


Israel Galván


En enero de 2001 recibió el prestigioso Premio Flamenco Hoy al mejor bailaor, concedido por la revista del mismo nombre. En mayo de 2001 se presentó en Sevilla como bailaor del Gerardo Núñez Trio, trabajo que una vez más sorprendió a todos por su carácter innovador y les llevó por los escenarios de los más prestigiosos festivales de jazz y flamenco del mundo. Sería en septiembre de 2002, en la XII Bienal de Flamenco de Sevilla, ya con temas compuestos expresamente, cuando este trabajo se transformaría en su nuevo espectáculo “GALVÁNICAS”, con dirección artística de Pedro G. Romero y dirección de escena de Belén Candil. 2002 y 2003 han terminado de abrirle las puertas del mundo, afianzado su presencia en EE.UU., Japón  e Hispanoamérica; además de “meter los pies” en dos discos de Enrique Morente: Pequeño reloj y Morente. Canto y cante a Picasso (edición limitada editada con motivo de la inauguración del Museo Picasso de Málaga).

En la actualidad se le puede ver en dos espectáculos propios: “LAS PALABRAS Y LAS COSAS”, junto a Miguel Poveda; y “DOS HERMANOS”, junto a su hermana Pastora Galván. O en algunas de sus colaboraciones: en los conciertos que llevan a los escenarios el disco “Territorio Flamenco” (Premio de la Música 2004), junto a otros artistas; y en las representaciones de “Paella Mixta”, el nuevo espectáculo de la Compañía de Danza contemporánea de la bailarina y coreógrafa Sol Picó. A finales de  junio de 2004 participó en el FORUM de Barcelona, con gran éxito, en el espectáculo Cante y Orquesta, junto a Miguel Poveda, Chicuelo y la OBC (Orquestra Sinfónica de Barcelona y Nacional de Catalunya), con la dirección de Joan Albert Amargós. Próximamente participará en la película Morente sueña la Alhambra, donde bailará en solitario y junto a Blanca Lí, coreografiando las músicas de  Pat Metheny y el propio Morente. Pero sobre todo está el estreno el 3 de Octubre de este año, dentro de la XIII Bienal de Flamenco de Sevilla, de su próximo espectáculo: “ARENA”, de nuevo con  la dirección artística de Pedro G. Romero y con la colaboración, entre otros, de Enrique Morente, Miguel Poveda y Diego Amador. Un acercamiento a la fiesta de los toros, un clásico ya de la producción coreográfica flamenca, pero que con sus pies pretende renovar, tanto en la forma como en los contenidos. Una vuelta de tuerca más en la renovación que de la danza flamenca Israel Galván está llevando a cabo.

Israel Galván: «Entiendo que mi baile no guste a los ortodoxos por su orientación cubista»
Solo en el escenario, sin decorados ni música, el sevillano Israel Galván ofrece en el Picasso un espectáculo de flamenco nada convencional
El bailaor sevillano Israel Galván cierra hoy el ciclo 'Flamenco en el Picasso', que se ha venido desarrollando en el museo desde el pasado otoño, con actuaciones de destacadas figuras del género acompañadas de conferencias monográficas. Galván pone en escena en el Auditorio del Museo Picasso su trabajo 'Solo', una arriesgada coreografía en la que juega con los silencios y el vacío para construir una propuesta innovadora. Como el título del espectáculo, Israel Galván aparece en el escenario solo, sin decorado y sin música. Galván reconoce que es una propuesta «muy rompedora», de ahí que algunos críticos no hayan entendido su trabajo, considerando que se aparta de la ortodoxia flamenca. «Desde que comencé a trabajar en este tipo de expresión artística estoy familiarizado con las críticas», asegura.  Hijo de los bailaores sevillanos José Galván y Eugenia de los Reyes, recuerda que en sus comienzos realizó trabajos dentro de un estilo «reconocible por el público. Luego, como es lógico, cada artista toma un camino y, dentro del flamenco, busqué mi propio estilo». Y es que a pesar de considerarse vanguardista, no deja de ser un artista flamenco. «No hay un artista igual que otro, igual que no hay un flamenco parecido a otro; yo quizás me he tomado más libertad en mi arte, y soy consciente de que esto acarrea cierta crítica, pero el flamenco no es una partitura escrita, es algo que cada artista va escribiendo personalmente», señala.
Estreno en París 'Solo', el espectáculo que presenta esta noche (21.00 horas) en el Auditorio del Picasso -en colaboración con la Fundación Heeren de Arte Flamenco- fue estrenado en 2007 en la Cinémathèque de la Danse de París y ha sido representado en diferentes contextos directamente relacionados con las artes plásticas, como DIA Art Foundation de Nueva York (junio de 2008) y en la última edición de la Bienal de Arte Contemporáneo de Sao Paulo (2008).  Estrenarla en Málaga y en el Museo Picasso es para Galván «todo un orgullo», ya que se considera entusiasta del artista malagueño y actuar en su museo «es un privilegio, es como un regalo».  Hay quien ha relacionado a Israel Galván con el cubismo, algo que a él le llena de satisfacción cuando se plantea su actuación de esta noche. «No he pretendido hacer un espectáculo relacionado con Picasso, pero sí es cierto que algunos críticos han visto que determinadas posturas en mi baile se asemejan al cubismo», y explica: «quizás porque es un baile en el que me exijo mucho y trabajo mucho con las líneas y con el concepto de baile alejado de lo que es un clásico guión musical único; rompo con los ritmos y los clímax musicales parar crear un espectáculo cercano a una línea cubista que entiendo no guste a los ortodoxos».  En sus comienzos desarrolló un flamenco «familiar, que pudiera ser reconocido por los aficionados». Hasta que llega 'Los zapatos rojos' (1998) y, sobre todo, 'La metamorfosis' (2000), que suponen una ruptura total con todo su trabajo anterior para abrirse a nuevas formas de expresión. «No hay un juez que pueda decir esto es flamenco y esto otro no; yo soy de la opinión de que desde el momento en que un artista se considera flamenco y se expone a la opinión del público, ya lo es», asegura.
Tablaos y academias Y es que desde joven ha vivido el ambiente de los tablaos, las fiestas y las academias de baile, en los que acompañaba a sus padres. En 1994 entra a formar parte de la Compañía Andaluza de Danza dirigida por Mario Maya, comenzando así una trayectoria que culmina con la concesión del Premio Nacional de Danza en 2005. El artista cuenta con otros importantes reconocimientos, como el Nacional de Arte Flamenco de Córdoba (1995), el Premio del Festival de las Minas de La Unión (1996), el Premio Jóvenes intérpretes en la IX Bienal de Sevilla (1996) y el Premio Giraldillo del Baile en la XIII Bienal de Sevilla (2004). Además, recientemente ha sido nombrado artista asociado del Théâtre de la Ville de París, siendo el único español en conseguir este estatus. Entre el 31 de mayo y el 5 de junio pondrá en escena en este espacio 'El final de este estado de las cosas Redux'. Con este acuerdo, el Théâtre de la Ville entrará en la financiación de la producción de los montajes de Galván. Y, como artista asociado, Israel Galván actuará en París únicamente en este teatro.  Francia ofrece así una vez más un trato muy especial a los artistas flamencos. «Por su historia, los franceses han sabido mezclar muy bien tradición y revolución, y quizás por eso entiendan tan bien un arte como el flamenco. La verdad es que me encuentro muy a gusto trabajando en Francia, donde se entiende muy bien mi pequeña revolución personal, mi intento de ir desde la tradición a la libertad», asegura Galván.  El sevillano opina que el flamenco se encuentra en un muy buen momento y, dentro del mundo del espectáculo, se considera un privilegiado: «Salgo fuera y se llenan los teatros, el flamenco nos da para comer y para disfrutar de la vida con nuestro arte», afirma.
23.04.10 - 02:00 - FRANCISCO GUTIÉRREZ . Israel Galván, en un momento del espectáculo 'Solo'. :: FÉLIX VÁZQUEZ

VIDEO

 

Datos tomados de su propia Web,     http://www.israelgalvan.com/intro.html    , poema de José Maria Ruiz Fuentes

 Volver  | Ver la entrevista 284  |   Ver la entrevista 488

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar