ANGELITA VARGAS

 

ÁNGELA VARGAS VEGA, cantaora y bailaora gitana, más conocida en el mundo artístico con el nombre de ANGELITA VARGAS, nació en Sevilla en el año de 1946,  Angelita Vargas ha centrado su carrera artística casi exclusivamente en Sevilla, donde Aprendió a bailar casi antes que a andar, por lo que con ocho años ya recorría los Festivales de toda España. También aprendió a cantar. De hecho, al principio de su carrera, grabó un vinilo de cantes festeros bajo el nombre artístico de Angelilla la Gitanilla.


Cantaora y bailaora gitana,
desde los pies a la cabeza,
por la gracia de dios emperaora
del más puro arte Andaluz,
de la geografía española,
lleva el cante y el baile
tan dentro de su corazón
conquistando a toda la afición,
del mundo y de España entera.

 

Se ha curtido durante muchos años en tablaos, festivales y bienales flamencos. Son también muy numerosas sus salidas al extranjero: Gran Bretaña, Estados Unidos, Japón, Holanda, Alemania han visto en sus escenarios el temperamento y las facultades de Angelita Vargas. Ha participado en espectáculos que han difundido el flamenco por todo el mundo como el aclamado montaje Flamenco Puro, que obtuvo un éxito memorable en París y Nueva York o El Flamenco y el Son Cubano, puesto en marcha por la Diputación de Sevilla. Ha recibido varios premios: el Pastora Imperio, en 1980, y el Premio Nacional al baile de la Cátedra de Flamencología de Jerez de la Frontera en 1986. Desde hace un tiempo, se dedica a la enseñanza, actividad en la que, según afirma, puede seguir comunicándose a través del baile.

 


Sevilla, avenida queipo de llano, al fondo avd. José Antonio

 


Sevilla, plaza de Santa Cruz


Angelita comienza su trayectoria como artista con tan sólo tres años. Con ocho ya actuaba en Festivales por toda España y por aquel entonces se la conocía como "La Gitanilla". Trabaja en el tablao madrileño "Las Brujas" e interviene en el aclamado montaje "Flamenco Puro" que causa sensación primero en París durante el Festival d'Automne y más tarde en Nueva York, donde está una temporada en Broadway. Fue presentada, junto a su familia, en el Teatro Lope de Vega durante la VI Bienal de Arte Flamenco de Sevilla. Interviene como solista en el espectáculo "La diosa", representado en Madrid y Sevilla. El Teatro Lope de Vega la presenta con Aurora Vargas en "Azabache y Coral" en abril de 1997, y en 1998 actúa en "Huellas: Antología de un tiempo" en el Teatro de la Maestranza.
 


Angelita Vargas


Tangos y Bulerias con Angelita Vargas

 

Presenta su grupo en la Expo'98 (Lisboa) y realiza una gira como integrante del proyecto "El Flamenco y el Son Cubano", iniciativa de la Excma. Diputación de Sevilla. Aquel otoño lleva a cabo una larga gira por Japón con su compañía después de causar furor en el Queen Elisabeth Hall de Londres, y en el National Concert Hall en Dublín dentro del ciclo "Women in tradition". En la X Bienal de Arte Flamenco, protagoniza con su grupo el espectáculo "Extremo Puro", que pretendía subrayar el particular estilo oriundo de su región natal. En abril de 1999 Angelita vuelve a presentar su grupo en el Teatro Lope de Vega de Sevilla, dentro del Ciclo Noches Flamencas, y a finales de abril actúa en el Vredenburg, Utrech (Holanda) en el espectáculo "Una noche de flamenco puro" dentro de su gira por ese país. Interviene en la última edición del Festival Musiktriennale Koln, evento alemán de máximo prestigio. Más recientemente, ha participado en el espectáculo "Gitanas" de la familia de los Farrucos.

Los 'Jueves Flamencos' echan el telón con 'Festival de clausura'
El ciclo de Cajasol se despide hasta la próxima temporada con un espectáculo en el que participan José Menese, La Macanita, Pansequito y Angelita Vargas
La Fundación Cajasol cierra esta noche la temporada de Jueves Flamencos con Festival de clausura, un espectáculo en el que intervienen José Menese, Pansequito, Angelita Vargas y La Macanita. Para Manuel Herrera, coordinador del ciclo, esta última cita quiere rendir tributo a "esos festivales de verano que han tenido una importancia fundamental en la difusión del flamenco". Ninguno de los participantes quiso precisar el contenido de la velada de hoy, aunque Menese adelantó que "con el material que hay, la cosa puede salir redonda". Más que dar las claves de ese Festival de clausura, el cantaor y sus compañeros en la propuesta prefirieron analizar el estado actual del ámbito en el que se mueven. "Cuando empezamos nosotros, le dimos al flamenco un auge, una cosa nueva, le dimos algo diferente", apunta Pansequito, que observa que ahora "están todos clonados, hoy todos los chavales cantan por Camarón".  Pese a ser más joven, La Macanita apoya esta tesis. Cree que "se han ido muchos cantaores buenos y los que hay deberían estudiar más. Se ha perdido la pureza", lamenta la cantaora. Ella, afirma, ha visto "cantar y bailar muy bien" desde su infancia, "y ahora encuentro a muy poquita gente". Pero, ¿qué es exactamente la pureza? Menese no duda en ilustrar su idea de este concepto, tan escurridizo para algunos. "La pureza estriba en que si a usted le ponen a hacer bolsos de plástico y los hace bien, usted conserva el trabajo. Se trata de hacer las cosas con el mayor rigor, y de acuerdo con el legado que nos dejaron los antecesores", mantiene. Angelita Vargas no entiende, por ejemplo, "por qué se hacen ahora tantas cosas en el baile. Los brazos están para lucirlos, no para pegar puñetazos", asegura la bailaora. La sevillana, que sacará al escenario hoy a dos sobrinos, se atreve también a responder a la gran pregunta. "Pureza es que te duela. Que tú me estés mirando y sientas ese dolor. No hay que ser gitano para esa pureza, aunque los gitanos la tengamos más desarrollada". Los Jueves Flamencos de Cajasol ponen fin a una temporada en la que se han ofrecido 25 espectáculos, "un número muy considerable para una programación anual". Manuel Herrera agradece a "la complicidad de los propios artistas, a su generosidad" el impulso de esta iniciativa.
Braulio Ortiz / SEVILLA | Actualizado 29.05.2008

VIDEO

AUDIO

Homenaje a Angelita Vargas

un Cante por

 datos de buenas fuentes,   poema de José Maria Ruiz Fuentes

Volver 

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar