NIÑO RICARDO

 

MANUEL SERRAPI SÁNCHEZ, guitarrista conocido mundialmente en el arte de la guitarra con el nombre artístico del NIÑO RICARDO, nació en Sevilla en el año de 1904, y murió en Sevilla en 1972, su profesión guitarrista, aprendió lo mejor de los tres guitarristas más destacados de su época que le habían precedido: Ramón Montoya, Javier Molina y Manolo de Huelva. Aprendió de ellos como maestros que eran y como maestro, los superó. Se quedó con lo que podía enriquecerle, y lo imprimió a su sello personal. El Niño Ricardo crear su propio estilo. Tenía por entonces cuarenta años, poseía una base muy sólida y estaba interiormente maduro. De Javier Molina aprendió mucho para el acompañamiento. De Ramón Montoya sus armonías, arpegios y dulzura, pero luego dio más relieve a sus falsetas. De Manolo de Huelva tomó el ritmo, la gracia y ese aire tan especial, sobre todo, por bulerías. Probablemente es la influencia de Montoya la más influyente en el toque del Niño Ricardo.

 


Era tan grande tu afición a la guitarra
que los Ángeles del cielo te adoraban,
llevaba el arte tan dentro de tu alma
que replicaban todas las campanas
al compás de tu guitarra que tanto amabas,
Manolo “niño de Ricardo” dejaste tu sabiduría
a todos aquellos grandes maestros,
 tus alumnos de la mejor enseñanza,
que supiste crear con verdadero talento
la más prefecta escuela de la guitarra.


 

El Niño Ricardo es precisamente la guitarra clásica del flamenco y la guitarra evolutiva de la época moderna. Precisamente el Niño Ricardo es uno de los maestros más copiados por sus seguidores alumnos de la guitarra flamenca actual. A sido el guitarrista más solicitado por todos los grandes cantaores, amoldándose para todos los gustos y formas. Intervino en películas. El tiempo ha pasado y el Niño Ricardo no ha perdido ese enorme prestigio. A fin de cuentas él valoraba su arte, el de la guitarra, más que ninguna otra cosa. En una ocasión dijo,
 


Sevilla,  diversos aspectos


Sevilla, plaza de Santa Cruz
 

 


Manuel Serrapí Sánchez (Niño Ricardo) es una figura de la guitarra flamenca que a medida que pasan los años después de su muerte, se agiganta. Así como él y los de su generación bebieron irremediablemente de aquella fuente que sé llamó Don Ramón Montoya, es difícil señalar uno siquiera incluso entre los más grandes de los guitarristas actuales que no sea subsidiario en mayor o menor grado del arte de este singular creador. El toque flamenco actual no sería, desde luego, lo que es sin las aportaciones de Niño Ricardo.


En la foto Manuel Vega (Carbonerillo) Niño de Ricardo y Pepe Pinto


Niño de Ricardo

 

Aportaciones más de fondo que de forma. De sentimiento, de concepto, de jondura. Niño Ricardo no fue un virtuoso preocupado por añadir dificultades técnicas a la interpretación, aunque la técnica no tuviera secretos para él. Lo que le importaba, sobre todo, era dar al toque la dimensión justa, la intensidad precisa para el logro de ese mágico punto de equilibrio que puede llevar a la perfección. La guitarra y el cante tienen que sostener un dialogo decía. Ni el cante debe acallar la guitarra ni esta salirse al paso al cante.
 

 

Acompañando a los grandes del baile y del cante de este siglos Niño Ricardo ha sido testigo privilegiado del mejor arte flamenco que en él se produjo. La de los Peines y el Pinto, Torre, el Gloria, Escacena. Cuantos pudieron sentarse al lado de Ricardo para cantar con su guitarra, tuvieron la sensación de que difícilmente iban a poder encontrar otro que entendiera mejor cómo ellos querían cantar y qué acompañamiento deseaban, Niño Ricardo tuvo siempre una rara intuición para lograr esa ideal compenetración.
 

 

Magistral fue también Niño Ricardo como concertista. Su guitarra sola, que hoy se nos antoja clásica pero que en su tiempo pareció influida por , es un prodigio de sensibilidad y riqueza expresiva. Esta grabación es una lección permanente, a la que habrá que volver durante mucho tiempo aún. Un modelo ejemplar, un hito en la historia de la guitarra flamenca.
 

 





Yo he llorado viendo torear a Chicuelito
un novillo de Carlos Núñez.
El que no sienta así la guitarra ¡malo!

 

 

 


Estatua del "Niño Ricardo". Plaza del Cristo de Burgos en Sevilla.

VIDEO

 

A.A C. Es una producción de Hispavox, S.A. primer texto y  poema de José Maria Ruiz Fuentes

Volver

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar