MANUEL MORAO

 

MANUEL MORENO JIMÉNEZ, guitarrista gitano, de la más pura esencia del toque Jerezano, conocido mundialmente con el nombre artístico de MANUEL MORAO, nació en Jerez de la Frontera (Cádiz) en el año de1929, dentro de una familia gitana de grandes raíces artísticas. Actualmente es el representante más viejo de la casa de los Morao. Se inició en el mundo de la guitarra a través de Javier Molina. Con doce años ya convive con artistas como la Niña de los Peines la Perla de Cádiz, Pastora Imperio o Antonio Mairena y comienza a viajar en las compañías de Caracol, Lola Flores o Concha Piquer.  En los cincuenta se consolida como la primera guitarra del Ballet Nacional de Antonio, viajando con el Bailarín por todo el mundo. Después de muchos años de trabajo en los escenarios, Manuel Morao decide pasar a un segundo plano para dar oportunidades a los jóvenes valores de su tierra. Crea, a principios de los ochenta, Gitanos de Jerez, una empresa diseñada para ayudar y promocionar a la nueva hornada artística. Gracias a esta iniciativa han surgido cantaores como La Macanita o el Torta y se han grabado discos de multitud de artistas, todos gitanos. Recibió en 2001 el premio Compás del Cante que otorga la Fundación Cruzcampo. Su saga continúa viva a través de su sobrino Manuel Moreno Junquera, Moraíto Chico.

Lamentos de una guitarra,
que el tocaor con sus dedos
le transmite sus penas,
un grito que se desgarra

entre sus cuerdas,
deshojando el llanto
que lleva dentro de su alma.
Sus notas suenan a tristeza y dolor
que el tocaor se lo calla,
para que nadie sepa
el dolor que le atormenta.
Su guitarra le acompaña
para aliviar sus penas,
las manos con sus cuerdas

las dos se abrazan,
en el silencio de la noche
o de la madrugada,
nadie sabe en que momento
se siente esa gran nostalgia.

 

Heredero directo de la escuela jerezana del Toque que fundara Javier Molina, representa uno de los pilares básicos del toque contemporáneo, en el que ha creado su propia escuela: "Yo aprendí con Javier Molina y cogí su escuela, pero luego cada uno cuando se va formando artísticamente, si tienes cualidades para tú hacer de esa base una nueva línea pues la haces, si no sigues aprendiendo de otros o te quedas en el mismo sitio. Yo bebí de la fuente de la escuela de Javier Molina”. En los cincuenta se consolida como la primera guitarra del Ballet Nacional de Antonio, viajando con el Bailarín por todo el mundo, para quien “nunca habrá otra guitarra como la suya para guiar el baile” “A mí me ha interesao siempre el acompañamiento, porque yo empecé en una época en que la guitarra estaba hecha para acompañar el cante y el baile. Entonces yo tenía una idea, una concepción que sigo teniendo, de que la guitarra flamenca estaba hecha para acompañar el cante y el baile.

 

 


Su discografía es amplia, más de 60 grabaciones en todos los formatos, discos de pizarra, vinilo y CD, como solista o acompañando a las grandes figuras del cante de los años 50 y 60. Toma parte en nueve películas y en 35 grabaciones de programas para televisión, como por ejemplo, Rito y Geografía del Cante En 1967, crea un nuevo evento flamenco, “Los jueves Flamencos”, (Viernes Flamencos en 1970) citas que aún perduran con este nombre. Así, desde los años 70, compagina su profesión con el desarrollo de una importante labor pedagógica y de promoción de nuevos valores: José Mercé, La Macanita, Antonio el Pipa, Sara Baras,  entre otros muchos. En los años 85 y 86 realiza giras por USA que culminan en el Carnegie Hall  de New York.


La mujer y el cante (1997)

 


Bulerías


Después de muchos años de trabajo en los escenarios, Manuel Morao decide pasar a un segundo plano para dar oportunidades a los jóvenes valores de su tierra. En 1989 crea la empresa Gitanos de Jerez, en la que participa en calidad de Director Artístico. La empresa crea espectáculos flamencos de gran calidad y proyección internacional. En ellos reúne a artistas consagrados Maria Solea, Tío Juane, Manuel Moneo, Ana Parrilla, El Torta, Moraito, junto a otros nuevos valores que despuntarían posteriormente Sara Baras, Antonio el Pipa. La compañía realiza  giras a nivel nacional e internacional, llegando a ser portada de Playbill, y actuando en teatros de París y  Broadway.


El llanto de un cante

 


Siguiriyas


A partir de cuando yo ya empecé a ser artista, empecé a oír gente con diferentes escuelas, como Manolo de Huelva, como Ramón Montoya, como el Niño Ricardo, como Melchor de Marchena, de todas estas personas, grandes artistas que yo oía, pues entonces yo digo voy a tratar de hacer esto que hacen ellos pero de otra manera distinta... Yo creo que lo que más se ha caracterizado en mí han sido los toques rítmicos, el ritmo que yo lo concebía de otra manera, yo empecé a hacer muchos contratiempos que hoy ya se hacen, que yo creo que hoy se hacen demasiao, pero fui el primero que empezó a poner estos toques que eran totalmente simples, a complicarlos un poco en el sentido del contratiempo... A mí me ha interesao siempre el acompañamiento, porque yo empecé en una época en que la guitarra estaba hecha para acompañar el cante y el baile. Entonces yo tenía una idea, una concepción que sigo teniendo, de que la guitarra flamenca estaba hecha para acompañar el cante y el baile


Evocación a Fernando Terremoto


Nochebuena Flamenca

 


Su hermano Juan Moreno Jiménez, nacio en el 1935 Jerez de la Frontera (Cádiz), es padre de Manuel Moreno Junquera Moraíto Chico, Jerez de la Frontera (Cádiz), año 1956, probablemente su sobrino Moraito hoy el más interesante y  profesional de la escuela jerezana de toque. Singularmente en el acompañamiento del cante logra unos sonidos de enorme belleza, absolutamente geniales en las bulerías. Manuel Morao ha trabajado en la promoción de actividades flamencas en Jerez y los festivales por toda Andalucía. Su toque es muy dinámico, repleto de arranques y silencios, y él es uno de sólo tres o cuatro tocaores que han desarrollado al máximo el estilo antiguo de alzapúa, como Melchor de Marchena. Ha grabado principalmente con Terremoto y La Perla de Cádiz, y también con Talega y Mairena.

Reconocimientos:
A lo largo de su trayectoria ha sido merecedor de una larga lista de premios, de entre los que cabe destacar 1964: Primer premio guitarra “Giralda de Plata”, por la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Sevilla.
1965: Premio Nacional Patiño, en Córdoba, por el Ministerio de Información y Turismo.
1969: Premio Nacional de Guitarra por la Cátedra de flamencología de Jerez.
1970: Zapato de Oro de guitarra por la Peña Flamenca de Elche.
1974: Primer Premio Guitarra en La Cata Flamenca de Montilla.
1986. Ingreso en la Real Academia de Ciencias Artes y Letras de San Dionisio de Jerez Caballero de la Orden Jonda de Jerez.
2001 Premio Nacional Compás del Cante, organizado por la Cruz Campo.
En la actualidad podemos considerar a MANUEL MORAO como uno de los mayores conocedores del Arte Flamenco, aunque él mismo afirme que “acerca de este Arte nadie puede decir que sabe lo suficiente”.

Morao y Gaztelu inauguran el ciclo 'Presencias flamencas' en el campus
El maestro jerezano de la guitarra ofrece una noche muy 'flamenquita' de las que hacen historia a lo largo de una interesante entrevista con anécdotas y curiosidades de su extensa carrera profesional
El maestro de la guitarra flamenca Manuel Morao ofreció el pasado jueves en el campus de Jerez, en La Asunción, una noche muy 'flamenquita' de las que hacen historia, ya que de eso se tratara: de la historia, de la vida y de la obra del popular artista de Santiago, el que a lo largo de su vida ha conseguido grandes logros con el flamenco jerezano. El acto estuvo muy bien dirigido por el escritor y poeta José María Gaztelu, el que entrevistara con cierta maestría al primer invitado de estas agradables noches de 'Presencias Flamencas' que han sido organizadas por el Aula de Flamenco de la UCA y patrocinadas por la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco. Manuel Moreno Jiménez, 'Manuel Morao', nos hacía recordar esos principios activos de su carrera como profesional de la guitarra, aunque nos confesara que desde muy joven le gustaba ejercer la práctica del baile y cante, bajo la inspiración que heredara de su familia y la de los vecinos de su barrio de la calle Nueva como parte integrante de aquellos que se asentaran en los arrabales de Santiago allá por siglos XVI y XVII algunos de esos gitanos de Jerez. Este destacado alumno de Javier Molina que ha recorrido el mundo durante quince años con el Ballet Español de Antonio Soler y ha acompañado a las grandes figuras del cante como Antonio Mairena, Niña de los Peines, Tomás Pavón, Manolo Caracol, Lola Flores, La Paquera de Jerez y otros de bastante solvencia flamenca, se encontraba esa noche muy feliz al estar rodeado de grandes amigos y de profesionales del mundo de la guitarra y del cante. Con destreza hizo un bello recorrido sobre su obra artística, los lugares donde ha desarrollado su arte, los encuentros con los artistas de su tierra donde destacara a Fernando Terremoto, Tío Borrico, Mojama, Tía Anica, La Pompi y otros que él ha acompañado en infinidad de ocasiones dentro y fuera de nuestras fronteras. Morao siente el flamenco y sobre todo la pureza del cante, el que suele distinguir como 'cante gitano'. Salpica su amena charla con simpáticas anécdotas y curiosidades, como la de esa guitarra que posee con la firma de Picazo. Su trabajo siempre ha sido constante y ha organizado grandes eventos en beneficio de nuestra cultura flamenca, y se demostró dolido por esa marginación vivida en su momento por culpa de un alcalde de Jerez durante 25 años, pero muy satisfecho quedaba por el brillante acto y por esa admiración y respeto que siempre le ha profesado su público, ese que una vez le brindara uno de los mejores aplausos de su carrera profesional y artística. ¡Enhorabuena maestro!.
Antonio Núñez / Jerez | Actualizado 26.01.2008

VIDEO

 

 datos recopilados de su propia  biografía,  poema de José Maria Ruiz Fuentes

Volver   |  Ver entrevista 520

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar