JUANITO VALDERRAMA

 

 

ENTREVISTA A JUANITO VALDERRAMA 

 

  «Me he reído más que he llorado»

 

El artista concedió a ‘La Verdad’ una de sus últimas entrevistas
 

 

Genio y, por encima de todo, figura. Juanito Valderrama derramó su arte a lo largo de más de sesenta años por todos los rincones de España, hasta el punto de que se ha ganado el estatus de gloria nacional. El mítico cantaor estuvo especialmente vinculado el Festival del Cante de las Minas de La Unión, que le dedicó un homenaje en el año 2000. En noviembre del año pasado, con motivo de su participación en el Festival de Flamenco Ciudad del Sol de Lorca, conversó con el periodista de La Verdad Antonio Arco en una de las últimas entrevistas que se le hicieron. Así, entre el humor y el repaso a una carrera incomparable, discurrió la conversación:
Habla Juanito Valderrama y a su lado está Dolores Abril. Mañana, tarde y noche con Dolores Abril. «Es lo más importante de mi vida, llevo con ella desde 1954 y lo hemos compartido todo», dice orgulloso. Y añade: «Yo era alegrillo en mi juventud, con las mujeres y eso, pero desde que conocí a Dolores se acabaron los festejos» (risas).

¿Usted ha cantado en cientos de plazas de toros, cines de verano, con lluvia, con hambre, con sombrero, no creo que sin sombrero... Ha estado en todos sitios?

Menos en adobo, he estado en todas partes y muy feliz.

 Y, ¿siempre cantando con el mismo entusiasmo? (Le repito lo del hambre, la lluvia, los carreteras de mala muerte...).?

Pues sí, porque yo empecé muy joven y sabiendo ya lo malas que son el hambre y la necesidad. Así es que cada día de mi vida he dado gracias por ser Juanito Valderrama, un tío con suerte.

¿El sábado canta en Lorca. ¿Cómo está de voz?

Ahí estoy, ahí estoy. Canto con toda la ilusión del mundo. Si no tuviera ilusión no seguiría cantando. Con la edad aún sigo dando vueltas de un lado a otro, pero no por necesidad, sino porque cantar me da ganas de vivir.

¿Tiene 87 años. ¿Qué?

Que la cabeza la tengo en su sitio. De mente estoy perfectamente.

¿Habrá tenido algo que ver su inseparable sombrero?

Llevar el sombrero me ha ayudado a que no se me escapen las ideas.

¿Cómo es ahora su vida?

Muy sedentaria. Aquí, con Dolores, mi mujer; con dos nietos pequeños que están con nosotros y alegran la casa, y con mi hija Juana y mi hijo Juan Antonio, que es un artista extraordinario.

¿Echa de menos sus años de juventud?

No hay nostalgia ninguna de la juventud, aunque echo de menos algunas cosas de las antiguas. Yo con 22 o 23 años ya era famoso, se acabaron las fatigas y empecé a ver la vida de color de rosa. Y así me he pasado años, viendo la vida de color de rosa. Ahora, a mi edad, estoy tranquilo y con la ilusión puesta en Juan Antonio, que va a ser un artista muy importante.

Juan Antonio, sí. ¿Sigue usted escribiendo letras?

Perentoriamente. Escribo mis coplas, mis versos, y de vez en cuando hago una galita y así mato la afición. Nada de añoranzas, tan tranquilo.

¿Habrá gente a la que sí eche en falta?

Mucha gente. Qué giras que hacía tan bonitas junto a grandísimos artistas. Ya no existen, me he quedado solo, sin Marchena, sin Pinto, sin toda aquella gente que era como mi familia. Pero ahora hay jóvenes que son muy buenos, y hay que animarlos.

¿Qué le molesta?

La mala educación. Eso sí que abunda, por desgracia, la mala educación y la agresividad. Pero no podemos fijarnos sólo en la mala gente, ni culpar de todo a la juventud, como si ellos fuesen los maleducados y los mayores no. Hay una gente joven maravillosa, que es la que tiene que llevar a España por buen camino.

¿Buen camino de libertades.?

Las libertades, cuando son tantas, dan algunas cosas malas. La libertad es muy buena pero tiene sus inconvenientes, como que la gente no tenga miedo a la autoridad.

¿Es un hombre bueno?

(Dolores, ¿soy un hombre bueno?, le pregunta). Bueno, sí. No recuerdo haberme portado con nadie mal y he ayudado a mucha gente de mi profesión. No presumo de buena persona, pero creo que lo soy. Y honrado, muy honrado.

Y ese hombre honrado que dice ser, ¿ha reído o ha llorado más?

¿Yo? Me he reído más que he llorado, porque a partir de 1941 he tenido mucho éxito discográfico, dentro y fuera de España. Me han dado todas las medallas del mundo y he escuchando a mucha gente cantando mis canciones por las calles. ¿Ah! Y tengo el respeto y el cariño de mis compañeros.

¿Se casa el príncipe Felipe.?

Se nos casa. Yo creo que es preciosa la futura reina y si él es feliz eso es lo importante. En los tiempos que vivimos qué más da que uno sea divorciado o no. Que sea una buena reina, que lo quiera y que sean felices, nada más.

¿Tiene la sensación de que en el terreno artístico le ha quedado algo por hacer?

Siempre piensa uno que ha podido hacer más. Creo que a mí se me podría haber aprovechado más en el cine, porque lo que he hecho no es bueno, la verdad. En lo demás, creo que he conseguido en mi género lo máximo.


INSEPARABLES. El cantaor con su esposa, Dolores Abril,
 su compañera en la vida y los tablaos. / S. CARO


 

ANTE EL ESPEJO. Juanito Valderrama,
fotografiado el año pasado en Lorca, antes de salir
del camerino para cantar. PACO ALONSO / AGM
 


LA VERDAD / Murcia

Volver  |  Ver su biografía

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar