ADAM DEL MONTE

 

 

ENTREVISTA A ADAM DEL MONTE

 

"Componiendo me siento feliz"

Adam del Monte, un israelí que aprendió flamenco en Granada, triunfa en Estados Unidos como guitarrista

 

Adam del Monte quizá sea el guitarrista flamenco más importante que reside en Estados Unidos. Nació en Israel, pero se crió en Málaga y estudió flamenco en Granada, en donde conoció a figuras como Pepe Habichuela, su principal mentor, Paco y Miguel Ángel Cortés, o Francisco Manuel Díaz, cuyo taller de guitarra sigue visitando cada vez que viene. Acaba de sacar a la luz su último disco, donde se hace acompañar de grandes artistas de la talla de Guadiana o Carles Benavent.

¿Cómo vive el flamenco residiendo en Estados Unidos?

Me apoyo en la memoria de lo que he vivido y mamado en Granada y Madrid y lo comparto con todo el mundo. Sigo en contacto con España y con muchos flamencos. Y por otra parte no dejo de trabajar con flamencos de aquí, pues así se mantiene el espíritu. Hay buenos artistas en Estados Unidos, por supuesto, pero al faltar el ambiente de verdad, los olores, los colores y los matices del lenguaje andaluz y el acento flamenco, el cerebro no despierta las neuronas adecuadas para fluir en la ola que nos gusta... el soniquete que se refresca y recrea día a día.

¿Es cierto que para ser flamenco de verdad hay que nacer en Andalucía, respirar de la tierra?

Pues, nacer, no creo, pero vivir, sí. O por lo menos en España, en un ambiente flamenco. Como es un arte tan intenso y lleno de sabor de un estilo de vida y una psicología social bastante específica, es imprescindible estar rodeado de este ambiente para desarrollar un vocabulario artístico y expresivo que contenga este sabor.

¿Qué es lo que más destacaría usted como seña de identidad propia y única del mundo flamenco?

La combinación mágica del compás, la armonía y las melodías del cante se reúnen de una manera increíble. Es una explosión genética de tantas influencias culturales que han pasado por España, que a su vez se han cristalizado en un estilo con sentido homogéneo, pero al tener la raíz tan mezclada, se presta a dejarse desarrollar más y más y sigue estando abierto a más y más influencias: siempre se mantiene una evolución continua.

¿Si no fuera guitarrista, preferiría cantar o bailar?

Bailar, porque canto muy desafinado.

Todo el mundo habla de Paco de Lucía, y estamos de acuerdo, pero, a su entender, ¿qué otros guitarristas merecen también una atención especial?

Hablando de la generación después de Sabicas, Pepe y Juan Habichuela, Manolo Sanlúcar y Niño Miguel.

Pregunta eterna, ¿es más difícil el clásico o el flamenco?

Física y técnicamente hablando, el flamenco es mas difícil para la mano derecha y el clásico es más difícil para la mano izquierda. También creo que el flamenco, como es creativo, utiliza más el hemisferio derecho del cerebro, y el clásico, como es mas interpretativo, el hemisferio izquierdo.

¿Qué proyecto ronda en su mente?

Acabo de terminar un gran proyecto que es mi último disco, Así lo siento yo, y ahora es cuestión de sacarle el partido de difusión internacional y giras, y en esto estoy ahora. También he revisado mi Concierto flamenco para guitarra y orquesta que estrene hace varios años y estoy buscando manera de grabarlo también y componer más cosas. Componiendo es cuando me encuentro más feliz.

 

 

Granada Hoy. Actualizado 25.04.2010 – En la foto de encabezamiento, Adam del Monte, con su guitarra.

volver  

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar