FERNANDA DE UTRERA

 

FERNANDA JIMÉNEZ PEÑA, cantaora gitana, conocida mundialmente con el nombre artístico de FERNANDA DE UTRERA, nació en Utrera (Sevilla) en el año 1923, y es también hermana de la cantaora inseparable Bernarda de Utrera. Muchos la consideran junto a Merce la Serneta la mejor solearera de todos los tiempos. Nieta de Fernando Peña Soto Pinini. Desde muy joven destacó en fiestas y reuniones íntimas, actuando esporádicamente en algunos festejos cara al público, hasta que en 1955 actúa, junto a su hermana, como habitualmente lo ha seguido haciendo, en los festivales de Sevilla. En 1957, es contratada para actuar en el elenco del Tablao Zambra de Madrid, de donde pasa a El Corral de la Morería. Ha falleció hoy día 24 de Agosto del 2006, el fallecimiento de la cantaora se produjo entre las 7.20 y las 7.30, a los 83 años de edad, y tras una larga enfermedad, en su casa de la localidad Sevillana..

 



El cante nace en tu cuerpo
para sentirlo y vivirlo
con mucho talento,
lo has llevado tan alto
que ere la reina del flamenco,
ganando el mejor afecto
de todo buen aficionado,
que te adoran y desean
el mejor monumento.

 

 

Obtuvo el premio de soleares y bulerías en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, en 1957. Inauguró el tablao madrileño de Las Brujas, en 1962, permaneciendo en él durante dos años consecutivos. Viaja a Nueva York, para cantar en el Pabellón Español de la Feria Mundial. Seguidamente recorre Europa y otros países de África, con el espectáculo de Manuela Vargas. De nuevo con el cuadro del Tablao Zambra, participa en actos de intercambio cultural, actuando en Túnez. Durante 1967 forma parte del Tablao Villa Rosa, volviendo a Zambra al año siguiente, alternando sus actuaciones en los festivales andaluces, de los que actualmente es una primera figura.

 


Utrera (Sevilla) mercado municipal, José Maria Ruiz Fuentes

 


Utrera (Sevilla)  en la foto José Maria Ruiz Fuentes


Entre sus últimas actuaciones destacan las ofrecidas en la Cumbre Flamenca de Madrid y su intervención en el Teatro Español, en el homenaje a Federico García Lorca. Otros galardones de Fernanda de Utrera son los siguientes: Premio del Concurso de Mairena del Alcor, en 1966, y Premio Nacional de Cante de la Cátedra de Flamencología, en 1967, compartido con su hermana, con quien también compartió un homenaje en su tierra natal, en 1968, donde le fue dedicado el festival XII Potaje Gitano, con la intervención de los artistas locales y grandes figuras del arte flamenco. En 1986, obtuvo un gran éxito en Nueva York, formando parte del espectáculo Flamenco puro, junto a El Farruco, El Chocolate, Manuela Carrasco, Juan y Pepe Habichuela, Adela La Chaqueta y otros destacados intérpretes, siendo felicitada por la reina de España, que asistió a una de las representaciones
 

 

 

Fernanda de Utrera es algo más que una buena cantaora. Fernanda es el cante hecho realidad de pura esencia gitana, de la pasión gitana hecha cante. Es un monumento al duende, con ella se siente el cante y contienen todas las raíces de inspiraron, que logro estar en su pura verdad y en su misterio. El cante por soleares de Fernanda llega muy jondo al todo buen aficionao.  Grabo una intensa discográfica para dejar constancia de su buen arte.

 


plaza ximenez de sandoval, monumento a Fernanda y Bernarda


Fernanda y Bernarda en la foto José Maria Ruiz fuentes,
septiembre 2006

 

 


Fernanda de Utrera


Fernanda de Utrera

 

Verdad del cante y el compás flamenco
Fernanda de Utrera, fallecida en 2006, fue la señora de la soleá, un cante que dominó por completo en una carrera que coronó con numerosos reconocimientos
Fernanda Jiménez Peña nació en Utrera, provincia de Sevilla, el día 9 de febrero del año 1923. Hija de José Jiménez Fernández e Inés Peña Vargas y nieta del enigmático cantaor Fernando Peña Soto 'Pinini', nació en el seno de una familia gitana, flamenca y cantaora; desde muy pequeña empezó a destacar en las fiestas familiares y ya era el comentario de parte de Andalucía la baja hasta tal punto de que, en muchas ocasiones, cantaores amigos de su padre -como Manolo Caracol y Antonio Mairena- acudían a su casa para escucharla cantar porque no se explicaban que siendo tan pequeña cantara de esa forma, con ese sello, con tanta maestría, duende y compás. A veces la levantaba de la cama para que les cantara a esos grandes patriarcas del cante.  En 1946 debutó en el cine con la película Duende y misterio del flamenco, grabada en el Cortijo del torero Juan Belmonte.  En 1955 actuó en los Festivales de Sevilla. Debuta en 1957 en los tablaos madrileños Zambra y El Corral de la Morería. En 1959 Fernanda obtuvo el primer premio de soleares y bulerías en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. En 1962 fue contratada por el tablao madrileño Las Brujas, donde permaneció durante dos años consecutivos. A continuación viaja a Nueva York, donde estuvo actuando durante seis meses en el Pabellón Español de la Feria Mundial. Seguidamente recorre diversos países de Europa y África con el espectáculo de la gran bailaora Manuela Vargas. En 1966 le conceden en su tierra natal, Utrera, la dedicación del XII Potaje Gitano de su hermandad morena, de cuyo Cristo de la Buena Muerte es camarera. En 1967 vuelve otra vez al Tablao madrileño Zambra, actúa en Túnez y, a continuación, forma parte del tablao Villa Rosa, también madrileño. Ese mismo año se le concede el Premio Nacional de Cante de la Cátedra de Flamencología de Jerez. Durante más de 40 años actúa como primera figura en los Festivales de España. Poseedora de una gracia racial, de las que por mis vivencias con ella, podría contar cientos, a cual con más gracia. Su discográfica ofrece una muestra de la alta categoría cantaora y sus ritmos vertiginosos, sobre todo en soleá y bulerías.
Félix Rodríguez Gutiérrez | Actualizado 28.02.2013 -  Fernanda de Utrera, durante una de sus actuaciones en los años 60. continua en el periodico

VIDEO

AUDIO


Homenaje a Fernanda de Utrera
 En un Cante por

FANDANGO POR SOLEA

 Acompañada por Manolo Domínguez
 Duración 3:14

24 de Junio de 2006

Autor: José María Ruiz Fuentes

 Volver 

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003