EZEQUIEL BENITEZ
 

EZEQUIEL BENÍTEZ DOMÍNGUEZ, cantaor gitano, conocido artísticamente con el nombre de EZEQUIEL BENITEZ,  nació en Jerez de la Frontera (Cádiz) en el barrio de Santiago en el año de 1979,    es de una gran familia de artistas, por lo que el flamenco ya lo lleva en la sangre. Con catorce años decide subirse por primera vez a un escenario y desde entonces no ha parado de trabajar en solitario por toda la geografía española y por muchos puntos del mundo.



Jerez de la Frontera
vio nace a Ezequiel,
como a tanto grandes
maestros de buena escuela,
que enriquecieron el cante
para orgullo del mundo
y de toda España entera.

 

 

En 1997 ganó el primer premio de jóvenes valores de Jerez y un año más tarde obtuvo el del cante por livianas de Puerto Real. En el 1999 se alzó con el Yunque flamenco de Cataluña y en 2000 fue finalista del concurso de Jóvenes Intérpretes de la Bienal de Sevilla. Su cante es muy ortodoxo, de pura escuela jerezana, aunque eso no limita a Ezequiel a la hora de elegir sus escenarios, pues recientemente ha participado incluso en el cartel del Espárrago Rock que se celebra en su tierra.

 


entrada al barrio de Santiago de Jerez de la Frontera 


vista panorámica de Jerez de la Frontera 

 

 

Luna llena, plaza vacía
Artistas: Ezequiel Benito (voz), Leo de Aurora (guitarra) y Sergio Martínez (percusión). Lugar: Noches de Música del Atrio de San Lorenzo.
NACIDO en una de las escuelas más irrefutables del flamenco (Jerez), donde la ortodoxia siempre ha tenido un papel preponderante, aparece el joven Ezequiel Benítez. Por debajo de la treintena, atesora unas cualidades impresionantes como para ser incluido dentro de la nómina de los artistas noveles con más proyección del panorama nacional. No en vano, lleva cantando y participando en concursos de cante desde los 14 años, y sus condiciones le permiten transitar por cualquiera de los géneros   El joven cantaor fue esculpiendo su concierto con muchas ganas, con arte y con dedicación. Recibió con entrega los momentos más complicados, y salvó con holgura las posibilidades técnicas y acústicas de una ceremonia como la que se desarrolla en la plaza de San Lorenzo.  Inició su recorrido con una pieza instrumental, a la que se acogió en otras ocasiones para tomar un descanso de la dura sesión. Dos buenos instrumentistas permitían el apoyo y la complementación necesaria, de la misma forma que se aupaban al primer plano cuando el artista se apartaba, tomaba aire, y humedecía su garganta.  Y para comenzar a pleno pulmón, Ezequiel Benítez se lanzó sin paracaídas a las primeras de cambio cantando por martinetes. Espectacular resultó el arranque con esta modalidad tan compleja, sentida y profunda, que devuelve la pureza del cante más primitivo. Sin dilación, Benítez fue encargándose de completar su viaje por los diferentes palos, erguido sobre una voz férrea y de muchos matices, se dio en cuerpo y alma ante un género que permite (y exige) una carga dramática sin parangón. Fue uno de los momentos más potentes del concierto, que dejó claro que no escatimaría esfuerzos en la velada segoviana. Dio igual que se vieran la mitad de las sillas sin cubrir, el joven se entregó de la misma manera que si tuviera un auditorio a rebosar y eso es muy de agradecer. El cantaor desmembró la noche con una hermosa entrega en la que fascinó con las bulerías, arrancó sinceros aplausos con unas alegrías y se aferró a otros grandes momentos con fandangos y tanguillos hasta moldear gran noche de flamenco. San Lorenzo, como suele ocurrir en cualquier rincón de Segovia en estas ocasiones, recibió con fervor esta porción de buen flamenco, aunque la plaza presentó -debido a los múltiples acontecimientos de la Noche de Luna Llena- una entrada muy flojita para lo que suele ser habitual. Además el tiempo tampoco acompañaba en exceso.  Las autoridades municipales deberían revisar la acumulación de eventos culturales en fechas tan concretas. No es una cuestión aislada, viene ocurriendo en numerosas ocasiones, en las que la programación de actos de esta índole se superponen unos a otros, negándose una participación mayor en espectáculos muy recomendables como el de San Lorenzo.
 ÁLVARO GÓMEZ/ 


Ezequiel Benítez. / R. B.


Ezequiel Benítez, Almoukri Records

 

Las discográficas Orientarte Records y Almoukri Records presentaron los discos de sus artistas, en un evento muy especial que recogio a varios artistas étnicos: En estos años que van desde sus comienzos hasta los 26 años con que cuenta hoy, Ezequiel no ha dejado de cantar en espectáculos y eventos de todo tipo, alcanzando notables éxitos tanto de la crítica especializada como los conseguidos en los concursos de: 1º Premio de cante jóvenes valores 13-8-1997 en Jerez, 1º Premio Yunque Flamenco 11-12-1999 en Cataluña, 1º Premio por Livianas 11-9-1998, Finalista en la Bienal de Sevilla y el Concurso Nacional de Córdoba.  Próxima producción discográfica con la compañía discográfica Almoukri RECORDS.
 


 escenario flamenco en la alameda vieja, septiembre 2006 


escenario flamenco en la alameda vieja, septiembre 2006 

Ezequiel Benítez será el pregonero del Carnaval de Jerez en 2008
La Coordinadora Procarnaval de Jerez ha designado al artista Ezequiel Benítez como Pregonero del Carnaval jerezano para 2008 y así se lo ha trasladado a la delegada de Cultura y Fiestas del Ayuntamiento, María Dolores Barroso. Ezequiel Benítez Domínguez nació en el barrio de Santiago, en 1979, en el seno de una familia de artistas, por lo que sus contactos con el flamenco fueron muy rápidos y directos, siendo hijo del afamado flamencólogo Alfredo Benítez. Entre muchas distinciones ha obtenido el primer premio de cante de Jóvenes Valores de Jerez, el primer premio por Livianas en Puerto Real y el Yunque Flamenco en Cataluña, además de llegar a finalista en la Bienal de Flamenco de Sevilla.
La Coordinadora Procarnaval de Jerez ha designado al artista Ezequiel Benítez como Pregonero del Carnaval jerezano para 2008 y así se lo ha trasladado a la delegada de Cultura y Fiestas, María Dolores Barroso. Ezequiel Benítez Domínguez nació en el barrio de Santiago de Jerez, en 1979, en el seno de una familia de artistas, por lo que sus contactos con el flamenco fueron muy rápidos y directos, siendo hijo del afamado flamencólogo Alfredo Benítez.  Con catorce años decide subirse por primera vez a un escenario en su ciudad natal, y desde entonces, no ha parado de trabajar por todo el mundo y ganar relevantes premios. En 1997, ganó el primer premio de jóvenes valores de Jerez y, un año más tarde, obtuvo el del cante por livianas de Puerto Real.  En el año 2001 se alzó con el Yunque flamenco de Cataluña y fue finalista del concurso de Jóvenes Intérpretes de la Bienal de Sevilla. Su cante es muy ortodoxo y novedoso a la vez dado que sus letras y su forma de ser le hacen ser un cantaor muy original por sus letras e ideas flamencas que son de propia cosecha. Ha participado incluso en el Espárrago Rock de Jerez. Actualmente, está siendo requerido en producciones discográficas y tiene colaboraciones con artistas de gran talla. Ha sido requerido para una superproducción de una película inglesa donde Ezequiel Benítez compone su banda sonora y la canta a la vez, película que saldrá para doscientos países y que se llamará ‘El Espíritu del Caballo’.  También ha participado en agrupaciones carnavalescas, y es autor de letras de carnaval.

REDACCIÓN. 19-12-2007, diario Bahia de Cadiz

Ezequiel Benítez presenta su primer trabajo 'Sobrellevé'
El artista jerezano ofrecerá mañana un concierto en La Atalaya, a las 21:30 horas
El cantaor jerezano Ezequiel Benítez presentó ayer en los Museos de La Atalaya su primer trabajo discográfico 'Sobrellevé'. Asimimo, el artista ofrecerá un concierto mañana, a las 21:30 horas, en este mismo espacio. Más adelante lo presentará también en Madrid y Barcelona y otros puntos de la geografía española. El disco recoge varios temas y estilos de cante de su cosecha y ha contado con las colaboraciones de David DeMaría, Antonio Pareja Obregón, Dani de Morón, David Cerreduela y Diego del Morao, entre otros. El grupo de artistas que participan en este concierto de presentación está compuesto por los guitarristas José Alcedo y Pedro Pimentel, en contrabajo por Lila Horovitz y en percusión por Carlos Merino y Javi Teruel y donde ejercerán como palmeros Carlos Peña, Davinia y Miriam Jaén. En este acto también se cuenta con la colaboración especial de la Tía Ani, la que aportará al concierto algunas ilustraciones de bailes. "Este es un disco fruto de la fusión entre lo añejo y lo vanguardista", según su autor, que ha crecido dentro de un ambiente puramente flamenco como es el barrio de Santiago y en el seno de una familia de artistas. A pesar de su juventud, el cantaor jerezano Ezequiel Benítez ha desarrollado siempre inquietudes artísticas, las que lo han llevado a campos tan diversos como el cante, la composición, la dirección musical, o la producción, entre otras.
A. Núñez / Jerez | Actualizado 26.09.2008. en la foto Ezequiel Benítez, durante la presentación de su disco, ayer.

Sobrellevé', la cara melódica de un cantaor ortodoxo
Ezequiel Benítez reúne cante antiguo junto a composiciones propias en su primer CD
El cantaor se presenta con las mangas remangadas luciendo en su antebrazo derecho un vistoso tatuaje en el que conjuga un pretérito indefinido en primera persona: Sobrellevé. Es el nombre de su primer disco en el que recoge esta canción que también fue su primera composición. Una hermosa balada que cantó primero India Martínez y, posteriormente, Malú, pero a la hora de componer su primer disco, Ezequiel no la ha querido dejar de lado. Representa mucho musical y personalmente: no oculta que es la historia de un desamor sobrellevado con tanto orgullo como para poderlo cantar como lo hace, con todo el sentimiento del creador. Esta canción es tan sólo una de las que, junto al cante antiguo por el que se le conoce, se integran en su primera grabación. En ella, el cantaor jerezano, nacido accidentalmente en Cádiz en 1979, ha querido reunir su lado más ortodoxo con la vertiente musical que lleva dentro. "Me siento músico", declara. Una afirmación que no sorprende de un artista que se ha creado y educado en el amor y el respeto al flamenco y a la música en general. "En casa somos muy sensibles con la música y mi padre siempre me educó en una línea de trabajo y sacrificio". Él es, Alfredo Benítez, un reconocido aficionado jerezano al que se le respeta tanto por su largo conocimiento como por su modesta actitud. Considerado como uno de los más grandes expertos en flamenco del país, de joven fue buen tocaor de acompañamiento figurando entre los intérpretes de la grabación La nueva frontera del cante de Jerez de 1973. Con él de mentor, Ezequiel dice haber tenido la experiencia real de lo que se da en llamar tradición oral. En la casa paterna pudo, desde pequeño, escuchar a alguno de los grandes y a los representantes de la nueva generación que acudían en busca de consejo. "Yo lo veía enseñar y me quedaba embobao", recuerda. "Tiene algo especial, nunca ha cobrado por nada". Además de amor y respeto hacia el flamenco, Ezequiel también contabiliza como una enseñanza primordial la búsqueda de un sello propio. "Aunque yo sueno a los antiguos, siempre hemos tratado de no sonar a nadie. En casa, cogíamos a un artista y a otro, pero siempre se evitaba copiar". Y ¿qué artistas eran esos? "Los grandes -responde-, Tomás Pavón y La Niña de los Peines, Manuel Torre, Tío Borrico… Carbonerillo nos ha gustado mucho. También hubo una época de Chacón, la malagueña me llevó no se cuánto tiempo, e incluso de Vallejo". "De todos ellos -continúa- tomábamos cosas y lo transformábamos a nuestra forma de ver el flamenco. Y yo creo que se nota, que nunca he hecho copias". La demostración está en los seis cortes plenamente flamencos que contiene la grabación: soleares, seguiriyas, alegrías, cartagenera, fandangos y bulerías. El lado compositor de Ezequiel también tiene que ver de alguna forma con su padre, quien le aconsejó que estudiara guitarra, no para dedicarse a tocar profesionalmente, sino porque le ayudaría en su carrera. Afectivamente, así ha sido, y el cantaor reconoce que es el instrumento del que se sirve para componer. Una curiosidad de ese aspecto creativo suyo es su afición por los estilos del carnaval gaditano: en esa clave ha compuesto algún que otro repertorio siendo, además, el pregonero de la pasada edición de la fiesta en Jerez. "Me encanta y me lo paso muy bien", declara. La grabación de Sobrellevé -editada finalmente por Almoukri Records- se ha hecho esperar más de lo deseado. Comenzada en 2005, la repentina muerte del productor Diego Ibáñez la ha retrasado hasta hace un par de meses. Entretanto, el cantaor ha residido en Madrid y se ha fogueado por escenarios internacionales, con lo que considera que la obra ha ganado en madurez. "Sé que a mucha gente le puede sorprender porque desconocen mi lado musical, pero el disco soy yo", concluye.
Fermín Lobatón | Actualizado 08.12.2008. Foto, Portada del primer disco de Ezequiel Benítez.

VIDEO

 

Homenaje a Ezequiel Benítez
un Cante por

datos recopilados de su propia biografía,  datos de fuentes periodisticas, poema de José Maria Ruiz Fuentes

 Volver 

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar