IMPERIO DE TRIANA

MARÍA DIETTA PÉREZ, cantante paya de coplas, más conocida en el mundo artístico con el nombre de IMPERIO DE TRIANA, nació en  Sevilla en el barrio de Triana en el año de 1935 y  murió en su tierra natal el día 1 de Octubre del año de 1992.  Cuando era todavía muy joven se enroló en la compañía Galas Juveniles interpretando canciones de Imperio Argentina y Conchita Piquer. Asistía a las clases de Adelita Domingo cuya academia fue clave en el futuro de muchas estrellas de la canción. Posteriormente estudió en el Conservatorio y allí le dijeron sus profesores que con su hermosa voz de mezzo-soprano podría dedicarse al arte lírico. Pero ella abandonó los estudios atraída por el mundo de las variedades.


Sevilla, el puente de Triana en semana Santa

 


Sevilla, Torre del Oro y la Giralda


A finales de los años 40 y principios de los cincuenta del siglo pasado, recorrió toda España con la compañía de Los Chavalillos de España y estrenó su primer espectáculo Feria de Coplas junto al Niño de Almadén. Cambió su nombre por el que ya utilizaría siempre de Imperio de Triana. Carecía de repertorio propio y cantaba las mismas canciones que Conchita Piquer, Juanita Reina o Imperio Argentina pero no puede considerarse una imitadora porque siempre dió a sus interpretaciones un sello personal que las hacía diferentes aunque no de inferior calidad. Como profesional cantó por toda España y estuvo también en Marruecos y en 1952 realizó una gira por Hispanoamérica.

 


En la década de los 50 participó con asiduidad en el programa radiofónico Cabalgata Fin de Semana presentado por Bobby Deglané. Popularizó temas como La jota de mi balcón y Mesonera de Aragón que después integraría en un espectáculo de Angelillo. Le unía cierta amistad a Rafael de León y al Maestro Quiroga y de ellos estrenó El lirio de los deseos codeándose con las grandes figuras de la copla. No estrenaría más espectáculos propios pero siempre figuró en las mejores compañías al lado de los grandes. Otros éxitos suyos son: Ni se compra ni se vende, Francisco Alegre, Madrina, Capote de grana y oro, La Zarzamora, ¡Ay pena, penita!, Manolo mío, Paloma mensajera o Nardo con bata de cola.  Hacia los años 80 decayó su popularidad aunque siguió apareciendo en algunos programas de televisión.  Imperio de Triana ha sido una de las cantantes de copla española más populares de los años 50 y 60 del pasado siglo. Con su hermosa voz de mezzo-soprano paseó por los escenarios de medio mundo la canción española. En este disco nos ofrece cuatro canciones de Ernesto Lecuona.

 


Mesonera de Aragón


IMPERIO DE TRIANA.- Alhambra EMGE 71583 (1961) Imperio de Triana, voz de giraldilla mora, torre, veleta, canción y río; alcázar en primavera, naranjos en flor de azahar, mayo florido. ¡Ay, ay, ay..! Giralda mora, eres cohete en la noche que a todo el mundo enamora..! Morita o cristiana, es tu voz mimbre, tallo, juncos, plomo y hierro forjados en la fragua de tu Salve a la Giralda. Eres un rayo de luz que alumbra de noche y día el Barrio de Santa Cruz… Con el abolengo y el señorío de tu voz, Sevilla se engalana de pétalos de rosas y claveles rojos para decirte en su cante de flor: ¡Ay, Giralda! Los moritos no te hicieron, te han hecho por arte y gracia los angelitos del cielo. ¡Ay, Sevilla! Custodia de fina plata, la que en la tierra más brilla, es tu ángel de la guarda… Entre metales fundidos en oro y plata, la alianza de tu voz en mis sentidos se engarza, alrededor de los suspiros que a Sevilla se le escapan.

¡Ay, Giralda! Orgullo de Andalucía, eres la estampa que canta al mundo, la España mía. ¡Y cómo dices, y cómo hablas! ¡Y cómo le rezas a tu tierra al compás de pasodoble con nombre de salve a tu Giralda! Del Campo, Posadas y el Maestro Quiroga fueron los artífices de este emblemático pasodoble escrito para Imperio de Triana en el que la maestría, el temple y los redobles de tambor del soberbio acompañamiento dirigido por el Maestro Cisneros, ponen de manifiesto la grandeza de la voz de Alcázar sevillano: Imperio de Triana. Siempre, mi agradecimiento a Pedro Sierra, conocedor de la canción popular de nuestra tierra, gran amigo y gran persona, que es lo que realmente perdura. Serán las vivencias o no, la cercanía de sus letras tal vez.., pero este Salve a la Giralda suena como un eco sonoro en todos mis sentidos, despertando sentimientos y emociones que gracias a ti, revivo en estos infinitos instantes.

VIDEO

 

Datos http://cheno.iespana.es/quien_es_quien/inicial_i/imperiotriana.html  y varias fuentes

Volver  

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003

 

 

 

 

 

 

Cerrar