MIKAELA

MICAELA RODRÍGUEZ CUESTA, actriz cinematográfica y cantante paya, más conocida mundialmente con el nombre artístico de MIKAELA, nació en Sevilla en el año de 1935. en la calle Castilla en Chapina, del sevillano barrio de Triana, junto a la casa de Belmonte, Gitanillo de Triana, Carmen Florido, Gracia de Triana, Matilde Coral…etc. Alta, misteriosa, enigmática; con unos ojos negros, grandes y profundos; la tez morena y el pelo negro como la misma noche, que contrasta con ese hermoso lunar de la mejilla, que le da un aire sensual y atractivo, que nace de sus encarnados labios. En este ambiente embrujado, alegre y multicolor, crece Mikaela, que, casi sin saber hablar se inicia en el maravilloso mundo del cante y del baile, asistiendo a las academias de Eloisa Albéniz y de Adelita Domingo, debutando en la compañía de El Príncipe Gitano, con el nombre de Rocío del Carmen, recorriendo toda Andalucía.


Sevilla,  puente de San Telmo y vista parcial

 


Sevilla, el puente de Triana en semana Santa


Se inicia primero en la canción andaluza, empezando a trabajar en el cine a las órdenes de Carlos Serrano de Osma, en la película La rosa roja, que realizó en 1960. Ese mismo año haría otra película más, La reina del Tabarín. Caracterizada como una actriz de airosa silueta y voz agradable, fue lanzada como actriz-cantante en varios films musicales y de aventuras, pero no abusó de su facilidad para la canción en el cine, lo que ayudado por su físico hizo que trabajara en películas como Vampiresas 1930 (1961), de Jesús Franco;  Las tres espadas del Zorro (1962) y Gringo (1963), de Ricardo Blasco; París-Estambul sin regreso,  Agente 077, Dall'Oriente con furore (1965), de Terence Hathaway; Mademoiselle Maupin (1965), de Mauro Bolognini; Fin de semana con la muerte (1966), de Julio Coll y Soluna (1967), de Marcos Madanes.

 
Mikaela

 

 
Mikaela


De Sevilla salta a Madrid, actuando, durante treinta y dos semanas ininterrumpidas, en el popular programa radiofónico Cabalgata Fin de Semana, batiendo todos los récords. Iniciada plenamente en la canción andaluza, graba sus primeros discos con una serie de números que la lanzaron al éxito, como: Y la luna me engañó; Sierra de luna y Qué son los celos, de F. del Val, entre otros, afianzándose su fama con su inolvidable éxito del espectáculo musical: El pleito del último cuplé, en el madrileño teatro Goya, descollando como primera figura –ya con el nuevo y extranjerizante nombre artístico de Mikaela-, manteniendo la revista más de tres meses en cartelera.Tras su fama radiofónica y teatral, es contratada en el teatro Afro de Méjico, donde permaneció seis semanas, En la capital azteca le llegó también su primer contrato cinematográfico, protagonizando una película sobre la vida del ilustre compositor Agustín Lara. Prosiguen sus intervenciones en el cine con obras como La llamada de la muerte, La rosa roja, realizada en 1960 a las órdenes de Carlos Serrano de Osma, protagonizando el mismo año una película de gran impacto popular; La reina del Tabarín, donde Mikaela lucía su voz grave y melodiosa, interpretando una serie de canciones como: Doña Mariquita, de L. Fernández Ardavin y J. Guerrero; ¿Ay, Sagunda!, de Álvaro Retama y L. Barta, Háblame de amor, de J. Lenoir y la Canción de los ojos negros, popular rusa, con arreglos de A. de Jaén, Pagán y R. Angel.

 
Mikaela

 


 

Mikaela


Tras el éxito de esta película vemos a Mikaela caracterizada como una actriz-cantante, en diferentes películas musicales y de aventuras, aunque sin abusar en el cine de su fácil habilidad para la canción, realizando, apoyada en su belleza, una serie de películas como: Vampiresas 1930, dirigida por Jesús Franco en 1961; las tres espadas del Zorro, al siguiente año, y Gringo, a las órdenes de Ricardo Blasco, en 1963, y en donde interpretaba algunas canciones, como la Balada a un sueño de amor, de M. Sellés; A las dos, de M. Clavero y C. Céspedes, y singularmente, la balada que da título a la película: Gringo, de Moricone. Y siguen sus interenciones en el cine, con París-Estambul sin regreso; Agente 007; Dall’Oriente con furore, dirigida en 1965 por Terence Hathaway, trabajando este mismo año con el prestigioso director italiano Mauro Bolognini, en Mademoiselle de Maupín
Numeroso e importantes premios avalan el palmarés de Mikaela, como la Medalla de la Popularidad, otorgada por TV de Nueva Cork; Artista mas popular del año, otorgada por el diario Pueblo, Hija Adoptiva de Puerto Rico; Medalla del Monte Sión, de Tel Aviv y Placa de Oro, de Radio España, por su popularísima canción La luna y el toro. De Sarmiento y Castellanos. En 1957 grabó un bellisimo con doce clásicas canciones, con las que se afianzaba en sus raices andaluzas, demostrando su arte de notable cancionista, como el pasodoble de Valverde, León y Quiroga, Te quiero, que popularizara Conchita Piquer, y en donde se ensalza al barrio trianero en la hermosa figura….

NUESTRO AGRADECIMIENTO A DANIEL PINEDA.

VIDEO

 

Datos y fotografias tomados de http://programatemperamento.galeon.com/amigos2025888.html  recopilacion y postales del Arte de Vivir el Flamenco

Volver  

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003

 

 

 

 

 

 

Cerrar