LA BELLA DORITA
 

MARÍA YAÑEZ GARCÍA, cantante y bailarina de cabaré española, más conocida mundialmente con el nombre artístico de LA BELLA DORITA, nació en Cuevas de Almanzora (Almería) el día  23 de febrero del año  1901, murió en  Barcelona el día  27 de junio de 2001. En 1913, a los doce años, se vio obligada a emigrar a Barcelona junto su familia (su madre, su abuelo, su tío y seis hermanos) debido a la penuria económica provocada por el cierre de las minas de plomo y plata de su pueblo natal. En la Ciudad Condal trabajó en una fábrica de juguetes y un taller de bordados.


Cuevas de Almanzora (Almería)


Cuevas de Almanzora (Almería) principios de siglo


Con apenas dieciséis años, se fugó junto a quien se había convertido en su marido (el primer matrimonio y más breve de los tres que tuvo a lo largo de su vida). Tras una temporada como chica de alterne, se presentó en 1917 a un concurso de belleza organizado por el Royal Cabaret, local en el que se iniciaría en el mundo del espectáculo, debutando en 1923. Fue reina de belleza, tanguista y cupletista en varias salas y teatros, como Pompeya, Rigat, Novelty, Bataclán, Sevilla, Cómico, Español, Arnau, Victoria, Nuevo, o Apolo donde comenzó a consolidarse su carrera. En esos años, tomó clases de canto y voz y representó obras de teatro costumbrista catalán.


La Bella Dorita


La Bella Dorita


Por fin recalaría en otro establecimiento de variedades, El Molino, donde tomaría su nombre artístico definitivo y se convertiría en una estrella. En él haría famosas canciones como La pulga, El tren, La vaselina, Poco a poco o Fumando espero (del compositor Joan Viladomat y que más tarde cantaría Sara Montiel). Fueron las décadas de los años 1940 y 1950 las de su mayor éxito, siendo considerada la estrella más relevante del Paralelo de Barcelona y comparándosela a menudo con la actriz Mae West por su brillante utilización del doble sentido, directo pero nunca vulgar. Fueron conocidas las pasiones que levantaba entre los hombres acomodados, muchos de los cuales sufrieron enormemente por su amor. A su camerino se acercaron admiradores como el general Sanjurjo, Lluís Companys o el futbolista Ricardo Zamora.
 


La Bella Dorita


La Bella Dorita


Su fama se extendió por el país, actuando regularmente en Madrid, Valencia, Bilbao, Zaragoza o Sevilla, donde solía inaugurar la temporada en el Gran Casino, todas las Semanas Santas. Viajó además a París y visitó Montmartre, pero opinó siempre que el Paralelo tenía más vida. Se retiró durante los años 1960 en el Teatro Victoria con el espectáculo Historias del Paralelo. Llegó a regentar su propio local, la célebre Sala Bagdad. Pasó los últimos años de su vida en la Residencia Geriátrica El Pilar de Barcelona. En 1991, coincidiendo con su nonagésimo cumpleaños, recibió la Medalla al Mérito Artístico de la Ciudad de Barcelona. Y con motivo de su centenario, en 2001, se le rindió un homenaje en la localidad barcelonesa de Gavá, en el que estuvieron presentes numerosos artistas, representantes de la Generalidad de Cataluña y del Ayuntamiento de Barcelona. Murió cuatro meses después.

La Bella Dorita, reina del Paral.lel
María Yáñez, la mítica vedette del cabaret barcelonés fallece a los 100 años.
“Fumando espero al hombre que más quiero….tras los cristales…” entonaba una exuberante jovencita con aire inocente sobre los escenarios barceloneses en la década de los años 20. Ella era “La Bella Dorita” y encandilaba con su aire pícaro y atrevido a una legión de fervientes admiradores. La diva se llamaba en realidad María Yáñez.  De origen andaluz, había emigrado al barcelonés barrio de Gràcia a los 12 años, en 1913, junto a su familia. El cierre de las minas de su pueblo natal, Cuevas de Almanzora (Almería) fue la causa de su traslado a la Ciudad Condal. A los dieciséis años, se fugó de casa junto a un joven que había conocido  tan sólo diecinueve días antes en un baile y se casó con él.Tuvieron un hijo. Sería el primero de sus tres matrimonios y el más fugaz. En el taller de bordados donde trabajaba entonces, una compañera la introdujo en el alterne, al que se dedicó durante un breve lapso de tiempo, más tarde le sugirió ofrecerse como tanguista en un cabaret del Paral.lel. En 1917 ganó un concurso de belleza organizado por el Royal Cabaret, que supondría su bautismo artístico. Debutó en 1923, cantando tangos y cuplés  bajo el seudónimo de Dorita, nombre impuesto por su empresario, inspirado por una amiga francesa, Doré. Durante su trayectoria artística, actuó en todos los teatros y cines de Barcelona, para lo que previamente tomó clases de canto y voz, e incluso interpretó teatro costumbrista catalán. Dominaba el arte de la insinuación, y se prodigaba con mesura, lejos de la vulgaridad, con manifiesta elegancia. La caída accidental de su bata durante una de sus actuaciones marcó su carrera y la hizo aún más famosa. A su camerino acudieron relevantes personalidades de la época, como el futbolista Ricardo Zamora o el político Lluís Companys. Pero fue durante las décadas de los años 1940 y 1950 cuando alcanzó la cima de su fulgurante carrera al debutar en 'El Molino'. En esta sala de variedades se forjó el mito de la "vedette del siglo" Cuenta  Vicenta Fernández la que fuera dueña de la sala, que en una ocasión la artista se negó a salir al escenario durante una actuación y la indignación del público condujo a su reclusión en prisión durante dos días por escándalo público. Su interpretación de canciones como La Vaselina, La Pulga, o El tren despertaba grandes pasiones. Sus actuaciones causaban tanto furor que, en una entrevista concedida a nuestro diario el año 2000, alardeaba del suicidio de dos de sus admiradores en pos de sus favores frente al público de El Molino. Su tono directo, su maestría en el dominio del doble sentido, su picardía y su dominio del escenario jaleados por una sugerente voz  y curvas  hicieron de ella la indiscutible reina del cabaret. Su fama cruzó fronteras y no sólo triunfó en el resto de España, sino que llegó a debutar también en París aunque siempre prefirió el Paral.lel. Actuó siempre en la cumbre hasta los años 60, década en que decidió retirarse con el espectáculo “Historias del Paralelo” en el Teatro Victoria. Tras regentar durante unos años la famosa Sala Bagdad de Barcelona, la  que fuera reina del Paral.lel durante cincuenta años se retiró. Fue distinguida con varios galardones entre ellos el Premio de Honor Sebastià Gasch de Music-Hall i Artes Parateatrals  en 1987, que concede anualmente el Foment de les Arts Decoratives. Así mismo en 1991, al cumplir los noventa años se le concedió la Medalla del Mérito Artístico de la Ciudad de Barcelona y se le tributó un homenaje en su amado  El Molino, durante el cual su más afamada “emuladora”, Sara Montiel, entonaría a capela el “Fumando espero” que La Bella Dorita gentilmente le había permitido interpretar durante años . El 23 de febrero del 2001, fecha en la que cumplía 100 años, recibió un emotivo homenaje en Gavá al que asistieron artistas y representantes de la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona. Entre ostras y marisco afirmó que nunca se enamoró. Una de las mayores rompecorazones contemporáneas confesó que el enamoramiento “me duraba ocho días”. El 27 de junio de ese mismo año fallecía esta gran artista, con tiempo para haber sobrepasado todo un intenso siglo de vida, arte y pasión.
Hemeroteca | 27/06/2011 - Teresa M. Amiguet. La Bella Dorita, junto a una de sus fotos de juventud, durante un homenaje recibido en 1991 en Barcelona Kim Manresa/Archivo LV

VIDEO


La Bella Dorita


5 Sep 2009 - Subido por abanicador123
Habla la Bella Dorita-De los hombres solo me interesó el dinero. ... con fotos en blanco y negro,
donde figura La Bella Dorita entre otros ...

 

Enlace    http://es.wikipedia.org/wiki/La_Bella_Dorita     +   recopilación de José María Ruiz Fuentes

Volver  

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003

 

 

 

 

 

 

Cerrar