LA TOMATA

 

ANA CARRILLO MENDOZA, bailaora gitana, más conocida en su mundo artístico por LA TOMATA.  Genial bailaora que nació el día 17 de abril del año de 1942 en Córdoba, y murió el 26 de diciembre de 2007 en su tierra natal de Córdoba. Desde muy joven brillaba su arte por el barrio de la Judería, cuyas tabernas fueron testigo de su excepcional temperamento flamenco. Mujer de casta gitana se le comparó, por su arte y coraje, a la mismísima Lola Flores. Marchó a Madrid con el éxito asegurado después de intervenir en el filme “Los duendes de Andalucía” dirigido por Ana mariscal en 1964. Contratada por el tablao flamenco El Rincón de la Morería, su estancia en Madrid duró sólo seis meses. Renunciando a la fama volvió con los suyos a su Córdoba natal donde vivió a su aire.



El arte más grande de la historia,
lo llevo esta buena gitana ,
dentro del cuerpo y de su alma,

para transmitírselo al mundo,
con mucha fuerza y desgarro,
recorriendo todo su cuerpo,
desde sus pies hasta la cabeza,
como cosa insólita de grandeza
única en el mundo entero.
Que dios la tenga en gloria
.

 

 

 

Ana Carrillo Mendoza "La Tomata" Esta genial bailaora de Córdoba nació el día 17 de abril de 1942. Desde muy pequeña se inició en el baile sólo con su sabiduría. Entraba en las tabernas para exponer su magistral baile, estando muy ligada a la Judería, Los Califas, Casa Pepe, El Zoco, Casa el Pisto en el Alcázar Viejo, eran sus continuas referencias para exponer su talento como bailaora. Años más tarde, tras intervenir en la película Los duendes de Andalucía, (1964) dirigida por Ana Mariscal y rodada en Bodegas Campos, fueron los escenarios de los tablaos de Madrid quienes gozaron de su arte. Fue la única bailaora a la que salía la banda de música de Madrid a recibir en la estación de Atocha. Su amor eterno, el amor de Pepín Moreno, los cuales eran dos almas para el amor, tuvieron muchísimos problemas, pero ellos supieron hacer frente a todos. Tuvieron una preciosa niña a la que pusieron de nombre Tamara. Una truncada noche le arrebataron su fiel amor y su vida. Desde ese mismo momento, Ana Carrillo ya no era la misma, cayó en la desgracia. A Ana Carrillo La Tomata tuvimos muchas ocasiones de verla bailar con esa rabia que sólo Dios da a los genios, y ella era un genio. Pero dios quería hacer una fiesta en el cielo en Navidad y faltaba una bailaora, por tal motivo llamó a La Tomata, ya estaba la fiesta completa. Sus amigos los de siempre estábamos junto a ella: Ángel Barrilero, Paco Conde, Rafael Guerra, Paco Adame, Rafael Romero, Juan Reina, Pepe Toscano y señora, El Séneca, Toni Blanco, Lucas de Écija, José María Albaida, ese amigo el último en verla con vida, nuestro amigo Gerardo. Tamara y su hija quisieron depositar sus cenizas entre los rincones donde ella había impartido su magisterio como bailaora, la Judería, el Mesón de la Luna y las benditas aguas del Guadalquivir. Ana Carrillo La Tomata falleció en Córdoba el 26 de diciembre de 2007. Se fue sin hacer ruido, pero siempre la llevaremos en el corazón los aficionados al buen arte. Descanse en la paz del Señor. Rafael Guerra Expósito.

 


Recuerdos de Córdoba, 

 


Córdoba, torre de la catedral


Ana Carrillo Mendoza, ´La Tomata´
Esta genial bailaora de Córdoba nació el día 17 de abril de 1942. Desde muy pequeña se inició en el baile solo con su sabiduría. Entraba en las tabernas para exponer su magistral baile, estando muy ligada a la Judería, Los Califas, Casa Pepe de la Judería, El Zoco, Casa el Pisto en el Alcázar Viejo, eran sus continuas referencias para poder exponer su talento como bailaora. Años más tarde, fueron los escenarios de los tablaos de Madrid quienes gozaron de su arte. Fue la única bailaora a la que salía la banda de música de Madrid a recibir en la estación de Atocha. Su amor eterno, el amor de Pepín Moreno, los cuales eran dos almas para el amor, tuvieron muchísimos problemas, pero ellos supieron hacer frente a todos. Tuvieron una preciosa niña a la que pusieron de nombre Tamara. Una truncada noche le arrebataron su fiel amor y su vida. Desde ese mismo momento, Ana Carrillo ya no era la misma, cayó en la desgracia. Dicen que el tiempo lo cura todo, yo creo sinceramente que no, porque el ser humano es egoísta, y cuando uno tiene una pena es muy difícil de expresarlo delante de los demás. A Ana La Tomata tuvimos muchas ocasiones de verla bailar con esa rabia que solo Dios le da a los genios, y ella era un genio. Pero Dios quería hacer una fiesta en el cielo en Navidad, y faltaba una bailaora, por tal motivo llamó a la Tomata, ya estaba la fiesta completa. Sus amigos los de siempre estábamos junto a ella: Ángel Barrilero, Paco Conde, Rafael Guerra, Paco Adame, Rafael Romero, Juan Reina, Pepe Toscano y señora, El Séneca, Toni Blanco, el cual nos iba dejando un pasaje con su cámara de los momentos vividos con los restos de las cenizas de La Tomata, Lucas de Ecija, José María Albaida, ese amigo el último en verla con vida, nuestro amigo Gerardo. Tamara y su hija quisieron depositar sus cenizas entre los rincones donde ella había impartido su magisterio como bailaora, La Judería, el Mesón de la Luna y las benditas aguas del Guadalquivir. Se nos fue sin hacer ruido, pero siempre la llevaremos en el corazón de los aficionados al buen arte. Descanse en la paz del Señor.
Rafael Guerra Expósito Córdoba 17/01/2008 

VIDEO

 

Datos tomados de  http://www.ateneodecordoba.com/mediawiki/index.php?title=Ana_Carrillo_Mendoza_%22La_Tomata%22  , poema de José Maria Ruiz Fuentes

 Volver 

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar