JUANA AMAYA
 

JUANA GARCÍA GÓMEZ, bailaora gitana, más conocida en el mundo artístico del baile flamenco con el nombre de JUANA AMAYA, nació en Morón de la Frontera (Sevilla), en el año de 1968. Nieta de Francisca Amaya Amaya, sobrina de la madre de Paco del Gastor, es discípula de Pepe Ríos e hizo pareja con su primo Ramón Barrull, con quien consiguió el premio por Bulerías de su ciudad natal en 1981. Al año siguiente interviene en la II Bienal de Sevilla, en el programa "El nuevo compás", y dos años después figura como primera bailarina en la compañía de Mario Maya, con quien hizo pareja en "¡Ay jondo!" y "El Amargo" (1984). Hacia 1986 trabaja en el tablao "Los Gallos", y dos años más tarde viaja por Europa con el concertista cordobés Paco Peña, compaginando estas giras con su presencia en los festivales flamencos andaluces.

El arte en toda tu figura
uniendo tanta armonía,
embellece el aire que rodea
esos movimientos tan bellos
que llevas tan adentro,
sombreas todo lo que te rodea,
con solo mover tu cuerpo,
lo que encierra tanta belleza
brota sin tu saberlo,
con ese gran poderío
que vas derramando
al compás del taconeo
cuando estas bailando,
lo hace sentir tanto
que el suelo tiembla
porque quiere abrazadlos,
esa gracia infinita
que siempre perdurara
cuando nace de verdad,
ese arte tan grande
Que dios te dad.

 

Tras su estancia en Madrid, donde entre 1989 y 1994 participa en la Cumbre Flamenca, en el espectáculo "Estrellas de la Bienal" (1991) y en un montaje junto a Joaquín Cortés y Antonio Canales (1993), regresa a Sevilla para impartir clases y montar compañía propia, a la que presentó en 1994 en el Teatro Trianón, de París, en el Festival Mont de Marsán. En 1996 es reclamada por Salvador Távora para protagonizar el papel de Carmen. Trabajó en "Un gitano de ley" de José Heredia Maya (1997) y en "Fuerza Latina", de Antonio Canales (1999). Es una de las bailaoras con más fuerza y carisma del presente del flamenco.

 


Vista panorámica de Morón de la Frontera
e Iglesia de San Miguel


Recuerdo de Sevilla

 


Juana Amaya: «Llevo desde los nueve años queriendo montar mi compañía»
Juana Amaya en uno de sus espectáculos la pasada Bienal. ArchivoSEVILLA. Ayer se presentó en la sede de la Bienal el espectáculo de Juana Amaya «Yo misma», que se estrena hoy a las 21:00 en el Teatro Lope de Vega. A la rueda de prensa asistieron el director de la Bienal, Manuel Herrera, el vicepresidente de la Diputación, Manuel Copete, la bailaora Juana Amaya y algunos artistas que la acompañarán: la cantaora Juana la del Revuelo, los bailaores Rafael Campallo y Andrés Peña, y Paco Fernández, encargado de la dirección musical. La bailaora se mostró «contentísima» de presentar este año su propia compañía, «algo por lo que llevo luchando desde que tenía nueve años»,y «muy satisfecha de llevar como cantaora a Juana la del Revuelo», a la que considera «una de las más puras y flamencas que hay» y a la que confesó admirar profundamente. Tras explicar que el espectáculo se llama «Yo misma» porque «quiero mostrarme como yo soy», Juana Amaya explicó su estructura: una presentación «en la que hemos querido aportar coreografía y un montaje un poco moderno» en contraste con la «pureza» que supone la intervención de Juana la del Revuelo, «en la que hay improvisación, frescura, como si estuviéramos en una juerga». Después vendrán, entre otros palos, martinetes, seguiriyas, soleares con bulerías, alegría y soleá. «Espero que guste, porque de verdad lo hacemos con el alma y que Dios nos ayude, que no falte esa chispa». La producción de «Yo misma» ha corrido a cargo de la Diputación Provincial de Sevilla, que la ha apoyado desde la primera Bienal. «Con la colaboración de otros organismos como la Diputación de Cádiz, la Consejería de Turismo, de Cultura o el propio Ministerio se está demostrando que, si las instituciones unen sus esfuerzos, se puede lograr rentabilizar los recursos del flamenco, en una tierra tan necesitada como la nuestra de tener conciencia clara de lo que es su esencia», manifestó Manuel Herrera. Por su parte, Manuel Copete habló del acuerdo existente entre Ayuntamiento y Diputación para que en los grandes eventos culturales de la ciudad no quede ninguna institución sin involucrarse. Prueba de ese acuerdo es la colaboración municipal en el Festival Internacional de Danza de Itálica y la producción del espectáculo de la bailaora de Morón por parte de la Diputación.
Colaboración Bienal y Diputación
En palabras de su vicepresidente, «no renunciamos en el futuro a que la colaboración con la Bienal sea estructural también, a trabajar económicamente para sostener un acontecimiento como este, no sólo produciendo espectáculos», ya que «sería demasiado triste limitarnos a producir uno de los cientos de espectáculos que hay». Copete destacó la importancia de la continuidad del trabajo en el flamenco, «del trabajo diario de peñas flamencas, de las instituciones y la gente que enciende la velita del flamenco cada día». Entre los motivos del apoyo a este espectáculo, según Manuel Copete, está el intento de impulsar «cosas todavía nuevas, caso de Juana Amaya», además de la coincidencia de «Yo misma» con la línea de flamenco que desde su institución se viene defendiendo, «el flamenco clásico, pero desde el respeto a lo demás». El próposito de la Diputación es que el espectáculo «Yo misma» «no nazca y muera en el Lope de Vega, sino que pueda ser disfrutado en la provincia -dentro del Circuito de Artes Escénicas y Musicales, dependiente de la Diputación, que cuenta con catorce teatros en la provincia-, en un intento por que la Bienal vaya más lejos».
BEATRIZ LIGERO. 29-9-2002 00:33:47

Juana Amaya rinde hoy homenaje a su tío Diego del Gastor en la Fundación Cajasol
SEVILLA. Juana Amaya lleva por sus venas sangre de familias gitanas como Vargas y Amaya, «mi abuela es Amaya Amaya, imagínate». Esta noche a las 21 horas, en la Fundación Cajasol, dentro de ciclo los «Jueves Flamencos» presenta su particular homenaje a uno de los mitos de su familia, el guitarrista «Diego del Gastor», tío abuelo de la bailaora. Llega la bailaora acompañada de su hija Nazareth que también sale en el espectáculo de esta noche. «En Morón lo titulé «Va por tí maestro» porque quería homenajear tanto a Diego del Gastor como a Ramón Barrull, mi maestro. Pero en Sevilla lo he cambiado y se llama «Morón a tiempo y compás»». Juana Amaya fue discípula del mítico maestro Pepe Ríos e hizo pareja con su primo Ramón Barrull, con quien consiguió el premio por Bulerías de su ciudad natal en 1981. «Eran grandísimos maestros que como se quedaron en Morón han pasado desapercibidos, igual que Diego del Gastor, que era un bohemio. Había que ir allí a verlo y, como no lo necesitaba, no le gustaba ni actuar ni grabar. Yo le escuchaba en el patio de mi casa con la guitarra todos los días. Era un caballero y un señor. Lo único que decía era: «niños, a la escuela, hay que aprender». Era un genio», afirmó la bailaora.
Una sevillana de Morón
Aunque se identifica con Morón, Juana Amaya nació en la calle Lope de Rueda del barrio de Santa Cruz de Sevilla, y se inició en el baile con nueve años. «El baile de Morón se identifica con la fuerza sobre todo en los pies. Es un baile salvaje», comenta. Sin perder su estilo, «he trabajado hasta con Plácido Domingo en una ópera y fui quien estrenó «Carmen» de Távora», Juana Amaya afirma que ella no renuncia a ciertas incorporaciones en el flamenco, «siempre es bueno aprender, y ahora los jóvenes pueden hacerlo porque hay vídeos, másters, cursillos. Cuando yo era chica sólo aprendía viendo». Admiradora de Carmen Amaya, opina que hoy el baile, cante y toque flamenco, «está mejor que nunca». No baila en Sevilla desde la Bienal de Flamenco de 2007, «en este montaje voy a bailar por soleá, claro está, por bulerías y seguiriya. Mi hija Nazareth lo hará por cantiñas». En el atrás, una anécdota: la presencia de un percusionista finlandés.

14-2-2008. J. M. SERRANO Juana Amaya ABC

VIDEO

 

Datos tomados de varias y buenas fuentes, poema de Ruiz Fuentes

 Volver  | Ver la entrevista

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar