LA ARGENTINA

 

ANTONIA MERCÉ Y LUQUE, Bailarina de español y bailaora, más conocida por el nombre artístico de LA ARGENTINA, originado por su país de nacimiento, Buenos Aires (Argentina), en el año de 1890, y murió en  Bayona (Francia), el día 18 de julio de 1936. Hija de padres españoles, profesores y primeros bailarines del Teatro Real de Madrid. Desde los seis años residió en España. Discípula de sus padres, a los catorce años debutó en el Teatro Romea de Madrid, y también en el Apolo. Un grupo de intelectuales le organizó un recital en el Ateneo de Madrid, siendo la primera bailarina que actuó en esta entidad cultural. Del madrileño Teatro Romea pasa al Príncipe Alfonso y después al Salón de Madrid, alternando el baile con el cuplé. Seguidamente alterna en la Sala Imperio con Raquel Meller y Tórtola Valencia.

 



R
ecorrió el mundo entero,
con el mejor arte sin igual,
se gano a toda la afición,
 por su manera  de bailar,
era como un torbellino
con arte gracia y compás,
que se metía en tu cuerpo
sin podértela arrancar.

 

 

Abandona Madrid en 1911 y se instala en París, siendo contratada en el teatro de variedades Le Jardín, donde interpreta una serie de bailes andaluces acompañándose con las castañuelas. Continúa sus actuaciones en la capital francesa, en 1912, en el Trianon Palace, y durante los dos años siguientes recorre Alemania, Bélgica, Gran Bretaña y Rusia, aumentando su repertorio con bailes y coreografías sobre obras musicales de Albéniz y Granados. La guerra mundial le sorprende en Rusia, desde donde regresa a Francia y se une a un conjunto español llamado El Embrujo de Sevilla, en el que figuran Faíco y Antonio el de Bilbao, que debuta en el Teatro Alhambra de Londres. Se traslada a América. Iniciando una gira que comienza en Buenos Aires, en 1915, y termina en Nueva York, donde en 1916 se presenta en el Teatro Máxime Elliot's, con el estreno de Goyescas de Granados, tras haber recorrido Uruguay, Chile, Venezuela, Méjico y Cuba. Regresa a Francia en 1918, y prepara el montaje de El amor brujo, de Falla, durante cuatro años, y aconsejada por el compositor viaja a Granada, para conocer los bailes de los gitanos del Sacromonte, en los que se basa para interpretar La danza del fuego. Mientras realiza estos ensayos, prosigue sus actuaciones en Francia. Estrena la obra en el Trianon Lyrique de París, en 1925, con un éxito que se puede sopesar a través de los comentarios de la crítica, entre ellos los siguientes: Antonio Fernández Cid: «es una versión deslumbrante»; Ángel Zúñiga; "que no toque nadie lo que ella estampó rotundamente, como perfil de una medalla". Y del mismo Falla: «Usted y El amor brujo son una misma cosa». Se presenta, en 1926, en la parisina Sala Gaveau con bailes sobre obras de Granados, Albéniz y Falla. En esta ocasión la elogia el famoso crítico André Levinson. En 1927, baila por vez primera en el Teatro de los Campos Elíseos de París, y a continuación realiza una tournée por todo el mundo: Egipto, India, Filipinas, China, Japón, Estados Unidos, Checoslovaquia, Austria, Suecia, Italia, Gran Bretaña. etc. La aclaman como a la primera bailarina de la época, y una fecha fundamental para su trayectoria v sobre todo para la danza española, es mayo de 1929, al presentar en 1a Opera Comique de París su primera Compañía de Baile Español, es decir, la primera compañía española de ballet que se conocey que supone un nuevo camino para nuestras danzas, en la que entre otros artistas figuraron La Joselíto y Frasquillo.
 


Paris, Palacio de la Opera


Paris

 


Vuelve a realizar una gira por distintos continentes, y en 1933 ofrece su primer recital en la Ópera de París, lo que representa su definitiva consagración, añadiendo a su ya amplísimo repertorio sobre piezas musicales españolas, los estilos flamencos: el zapateado, el tango, las alegrías, etc. El 22 de junio de 1935, hizo un viaje de veinticuatro horas, desde París a Madrid, para tomar parte en el festival que se organizó en el Teatro Español, para contribuir a la edición del libro Arte y artistas flamencos de Fernando el de Triana, que le dedicó su autor. Siempre mantuvo el deseo de perfeccionar El amor brujo, y en 1935 presentó este ballet en el Teatro Español madrileño, interpretando la figura de Candelas y Vicente Escudero la de Carmelo, Miguel Molina hizo de espectro y Pastora Imperio de Lucía. Era su intención. Según se ha escrito, aparecer como la antítesis de Pastora Imperio, que en su versión de 1915 era todo temperamento gitano. La Argentina quiso contrastar, al bailar las dos juntas, la otra forma estilizada de bailar el citado ballet. En 1936 vuelve a estructurarlo, esta vez acompañada de Vicente Escudero, llevando a cabo una versión a base de cuadros con movimientos violentos y fuerte colorido, que estrena en España, y después en París, concretamente en el Teatro de la Ópera. El 18 de Julio de este año, se traslada desde Bayona a San Sebastián, para presenciar un recital de danzas vascas que se celebra en su honor. Cuando vuelve a su casa de Bayona sufre un infarto de miocardio y fallece repentinamente.


Madrid (Puerta de Alcalá) le rinde honores


San Sebastian, vista desde el monte Urgull

 


Estaba en posesión de la primera condecoración concedida por el Gobierno de la Segunda República española, entregada por Manuel Azaña en 1931. También fue distinguida por el Gobierno Francés, que le otorgó la Orden de la Legión de Honor. En la sala Pleyel de París, existe la siguiente inscripción: «En recuerdo de la que aquí bailara y que fue llama viva y pura armonía de España». En Francia se creó la Asociación de Amigos de La Argentina y en el Museo de la Opera dc París figuran trajes y objetos que le pertenecieron, por ser la única bailarina que tuvo por vez primera el inusitado honor de celebrar conciertos en aquel teatro, dedicado por entero a la representación de ópera y ballet. En la capital francesa, se le tributó un homenaje al cumplirse los veinte años de su muerte, participando en él organismos oficiales, entidades culturales, músicos, escritores y artistas de diversos géneros. Otro homenaje se le rinde en Madrid, en 1982, organizado por el Comité Español del Consejo de la UNESCO. Las obras más destacadas que se han escrito sobre su vida son las siguientes: La Argentina, de Andrés Levinson; La víe bréve de La Argentina, de Suzanne F. Cordelier; La Argentina, vista por José Clará, con textos de Néstor Luján y Xavier Montsalvatge. Artículos, comentarios, incluso poemas, proliferan en torno a la mítica bailarina. Algunos. Por ser juicios de expertos en amplios aspectos de la danza, deben mencionarse para un mayor conocimiento de su personalidad artística. Vicente Escudero le dedica un capítulo en su obra Mi baile, alabándola en estos términos: Antonia Mercé que fue la creadora de una escuela de baile, tan propia, tan genuina, que de ella partieron y a ella vienen a parar cuantos pretendieron o intentan dar universalidad a la danza española. Y sigue diciendo al hablar de sus castañuelas: «Su genialidad alcanzo, sin embargo, el grado máximo de expresión con los palillos, lo que le valió el título de "reina de las castañuelas". Fernando de Triana: <Mucho se ha dicho de Antonia Mercé pero falta esto: que no sólo es la primera bailarina en el teatro sino la mejor bailaora en el tablao». A José Clará, escultor que la dibujó en múltiples movimientos y conocía todas sus coreografías, le parecía que «su versión de El amor brujo es la versión más culta de la danza popular andaluza, más domada, la más perfecta que se haya hecho jamás. Ángel Zúñiga, que la conocía desde cuando bailaba en las salas de variedades, opina sobre su técnica así; <conocía por el estudio lo que había que hacer y evitar en cada baile. Fue prodigio de sensualidad en la Serenata de Malats, femenina candonga en Cuba de Albéniz, una luz que estallaba como cohete en las banderillas de fuego de su Corrida de Valverde y sus castañuelas siempre repicando a gloria» Andrés Levinson el mejor crítico de danza de París: «.gracias al esfuerzo de esta europea, el baile ibérico se eleva hasta la dignidad de un gran arte. La Argentina rompe con la voluptuosidad del origen carnal de su baile. Sujetando el ritmo y convirtiendo sus pasos en danza, transforma por ejemplo su famosa Corrida en un juego amable y delicioso el drama sangriento de los ruedos y los ritos de muerte de la Tauromaquia». Sebastián Gasch: «Ritmo y nervio, instinto y regla, ciencia e inspiración. Argentina tenía tantas almas como trajes llevaba. Su talento poliédrico permítale interpretar con auténtica perfección todas las danzas de las regiones españolas, amén de las de la España colonial, dando a cada una de ellas la técnica y el carácter apropiados». Vuillermoz: «Cada una de sus danzas es una creación psicológica, hasta sus entradas y salidas, su manera de saludar, de conceder o rehusar un bis, son igualmente pinceladas de una finura deliciosa». García Lorca: «Una bailarina española o un cantaor, o un torero, inventan, no resucitan, crean. Crean un arte único que desaparece con cada uno y que nadie puede imitar». El estudioso de baile Lessington, llega a la conclusión de que: «La mejor de todas fue Antonia Mercé, La Argentina. Ni Paulova, ni Taglioni, ni Elssler: La Argentina».

VIDEO

 

Datos extraídos del Diccionario Flamenco de José Blas Vega y Manuel Ríos Ruiz Cinterco - 1985.   poema y postales de José Maria Ruiz Fuentes

 Volver

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar