CARMEN DE SANTACRUZ
 

CARMEN ROSA MURUBE,   bailarina de clásico español reconocida a nivel internacional por hacer de la danza española una forma de expresión propia con la que se convirtió en embajadora de España fuera de sus fronteras, con el nombre artístico mundialmente conocido como CARMEN DE SANTACRUZ, nació en Los Palacios y Villafranca (Sevilla), en  el año de 1926. Discípula aventajada del maestro José otero inventor del cuadro flamenco, Inicio su carrera a la corta edad de 9 años en el teatro Calderón de Madrid, durante la guerra civil y con tan sólo 14 años se presentó como bailarina solista en el Alcázar de Sevilla en el Homenaje realizado al Conde Ciano yerno de Mussolini durante su visita a España. Allí inicia la primera parte de su carrera en giras por pueblos y ciudades de España con pequeñas compañías artísticas en las que llegó a compartir tablas con la aún desconocida Lola Flores, con el paso del tiempo se fue consolidando y empezó a realizar presentaciones de mayor relavancia y compartiendo escenario con grandes artistas como Vicente Escudero y Gila, entre otros.

Bailarina de cuerpo entero,
 mucho arte en su cuerpo
 desde sus pies a la cabeza,
 bailando transmite grandeza
para engrandecer el aire
que rodea a toda la afición,
de España y el mundo entero,
  porque así lo quiso dios
por llevar muy dentro el baile
en su alma y en su corazón.

Pero el gran salto de su carrera lo realiza en el año 1947 cuando hace su primera gira internacional, llegando a estar dos años fuera de España repartidos entre Grecia y Turquía, de allí la carrera de la artista va en ascenso hasta el punto de convertirse en una importante figura del music hall europeo, presentándose en locales míticos como el Open Gate romano, el Moulin Rouge Parisino o el teatro Chatelet, donde además es la primera bailarina del musical El Cantor de México protagonizado por Luis Mariano en el año 1951. Carmen de Santacruz también realizó algunos acercamientos al séptimo arte y la televisión, inicialmente como parte del ballet en películas como Goyescas protagonizada por Imperio Argentina (Benito Perojo 1942) y La Patria Chica con Estrellita Castro (Fernando Delgado 1943) para luego participar como bailarina principal en Borrasca de Celos (Ignacio F. Iquino) y el gran éxito italiano Balocchi e Profumi (Natale Montillo 1953) en el cual compartía reparto con grandes estrellas del cine este país mediterráneo como: Diana D'Orsini, Cesare Danova y Patrizia Remiddi entre otros.


Plaza, Los Palacios y Villafranca (Sevilla)

 


Iglesia del Sagrado corazón, Los Palacios y Villafranca (Sevilla)


Además de su indudable aportación al mundo de la danza española, Carmen siempre fue una gran colaboradora en las causas sociales, especialmente en la lucha contra el Cancer, enfermedad que le costo la vida a su madre,y por la que realizó innumerables galas benéficas por los diferentes lugares que llevo su arte, esto queda reflejado en el documental La Nuit Des Cabaret donde Carmen junto a los artistas más destacados de la noche parisina se reunen en el Moulin Rouge para realizar una gala a favor de las pacientes de esta enfermedad. A finales de los años 60, Carmen llega a Estados unidos donde decide retirarse del mundo del espectáculo para poder dedicar más tiempo a su familia, dejando tras de si un legado para el mundo del baile, actualmente reside en Madrid acompañada de su familia y de los baúles con los que recorrió el mundo entero. En la actualidad se puede ver su historia en el documental azuquíbiri, (Las castañuelas de la libertad)
Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Carmen_de_Santacru, que fue puesto el 17 de julio de 2008.


programa de Carmen de Santacruz

 


Mapa de Sevilla


Azuquíbiri (las castañuelas de la libertad) Narra la vida de la Bailarina de clásico español Carmen De Santacruz , reconocida artista a nivel internacional pero olvidada por el público español para quien su nombre pasa desapercibido y que actualmente vive en Madrid, retirada por completo del baile que tanto amó. Carmen Rosa Murube, su vida estuvo marcada por la búsqueda de la libertad. Una libertad casi utópica debido a la época que le tocó vivir y a sus circunstancias: Carmen era mujer, hija natural, madre soltera y artista en una época en la cual era casi pecado dedicarse a este oficio. La historia se inicia con el viaje de Carmen a París para el estreno “El cantor de México”, en el teatro Châtelet de Paris una obra musical que ya se representó en París en 1951 con Luis Mariano como protagonista y Carmen de Santa Cruz como primera bailarina. En aquellos años, artistas de todo el mundo se daban cita en los escenarios de París, dando vida a la época dorada del music-hall, allí la bailarina era una de las estrellas habituales de la bohemia París de mediados del siglo XX. Este viaje nos servirá como excusa para que la propia Carmen, en primera persona, se convierta en un testimonio irrepetible de una época ya pasada y de un mundo que ha cambiado totalmente pero que, paradójicamente, vuelve a levantar el telón para contar la historia de libertad de la bailarina.
Carmen de Santacruz fue una estrella en los circuitos internacionales del teatro musical, y llevó su personal baile por Francia, Italia, Grecia, Estados Unidos, Turquía, Alemania, Finlandia, Suisa, siguiendo los circuitos de la jet set internacional. A pesar de haber actuado en los escenarios más importantes a nivel internacional y de haber conocido a personajes que marcaron la historia y la cultura del siglo pasado, su nombre es prácticamente desconocido en España. Este documental recoge los pasos de la artista desde sus inicios a la corta edad de 14 años cuando era bailarina solista del maestro José otero de quien aprendió en tres meses los que muchas bailarinas tardan años en aprender, hasta llegar a lo más alto del music hall internacional compartiendo escenario con figuras de la talla de Edit Piaf, hasta su retiro en Estados Unidos a finales de los años sesenta.

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Azuqu%C3%ADbiri"

El último viaje de Carmen de Santacruz
Mucho antes de adoptar la rimbombante etiqueta de Carmen de Santacruz, esta anciana de 83 años llegó al mundo con el nombre sonoro y perfumado de Carmen Rosa Murube. Nació en Los Palacios y Villafranca (Sevilla), en el seno de la familia de los Murube, que por entonces quemaba los últimos cartuchos de su celebridad cortijera con el aroma solo de su apellido. En 1926, ser hija natural de una viuda se pagaba caro. Pero Carmen Rosa emprendió rápidamente el vuelo para viajar por los escenarios de todo el mundo. Ahora quiere volver para morir. La próxima edición del festival flamenco de La Mistela que se celebra en su pueblo natal planea rendirle homenaje. El Ayuntamiento intenta traer a la anciana Carmen Rosa, que vive desde hace años en Madrid, para que protagonice una de las veladas flamencas, tal vez la primera, en la que se proyectará el documental sobre su vida elaborado por su propio hijo, de nombre griego y apellido palaciego: Dimitri Murube. El documental narra la vida y hazañas de una mujer que empezó siendo hija natural de una viuda en un pueblecito que orillaba las marismas del Guadalquivir, que partió hacia Sevilla con su madre clandestina, que aprendió el baile clásico en tres meses y que con 14 años debutó como bailarina solista en el Alcázar sevillano en el marco de un homenaje realizado al yerno de Mussolini. A partir de entonces, la niña se convertiría en Carmen de Santa Cruz. “Mi familia no permitió que yo me pusiese mi auténtico apellido, porque entonces tener una artista en la familia era un deshonor”, recuerda ahora esta reina de la danza española que fue embajadora nacional durante la época franquista por más de media Europa, América y hasta Oriente Medio, y cuyo nombre ahora no dice nada en España. “Después de 40 años, he vuelto a abrir mis baúles”, dice, y añade: “Yo había enterrado el baile como si fuera un muerto muy querido, pero muerto”. La apertura del baúl de los recuerdos ha sido filmada por su hijo y en el documental resultante, de título Azuquíbiri. Las castañuelas de la libertad, puede contemplarse a una lozana bailarina que comparte cartel y escenario con una desconocida Lola Flores, que protagoniza el ballet de películas con Imperio Argentina, como en Goyescas (de Benito Perojo en 1942), con Estrellita Castro, como en La Patria Chica (de Fernando Delgado en 1943), o con otras muchas estrellas del panorama cinematográfico italiano, como ocurre en Balocchi e Profumi, de Natale Montillo en 1953, y que a la vuelta de muy pocos años se convierte no sólo en compañera de artistas como Vicente Escudero o Gila, sino en una figura imprescindible del music hall europeo, presentándose en locales míticos como el Open Gate romano, el Moulin Rouge parisino o el teatro Chatelet. En el otoño de la década de los sesenta, Carmen de Santacruz, cada vez más Carmen Rosa de nuevo, llega a Estados Unidos para, retirada del espectáculo, dedicarle más tiempo a su hijo. Ahora recuerda aquel prodigio que la había marcado desde el embarazo de su propia madre, viuda, que para la época era igual de grave que ser soltera y con barriga: “El médico me dijo que estaba embarazada, y yo le contesté que era imposible, que sólo era una bailarina. Entonces él me cortó: ‘Pero también es usted una mujer”. Aquel hijo surgido del vendaval mítico de su trayectoria, Dimitri, es el que ahora también ha contactado con Los Palacios y Villafranca, su primera raíz, para comprar un nicho en el cementerio en que descansará su madre cuando le llegue la hora del viaje definitivo.
Este reportaje, resumido, lo publico también en El Correo de Andalucía (1/12/2008).

La Mistela' rinde homenaje a la bailarina Carmen de Santacruz
El Festival Flamenco de la Mistela 2009, de Los Palacios y Villafranca, rendirá homenaje este año a la bailarina de clásico Carmen de Santacruz, que nació en esta localidad sevillana hace 83 años como Rosa Murube. Para homenajear a esta bailarina ya se ha inaugurado una exposición fotográfica y se proyectará un documental sobre su vida.. Sevilla Actualidad. Carmen de Santacruz nació en la localidad sevillana de Los Palacios y Villafranca hace ya 83 años con el nombre de Rosa Murube. Muy pronto marchó a Sevilla donde comenzó su brillante carrera artística con tan sólo 14 años y llegando a compartir escenario con todas las estrellas de la época, como Imperio Argentina, Estrellita Castro o Lola Flores. Ahora, el Festival Flamenco de su localidad natal, la conocida y reconocida “Mistela”, una de las citas más importantes del calendario flamenco nacional, va a rendirle un justo  homenaje a esta bailarina de clásico, que desde hace años reside en Madrid junto a su hijo, Dimitri Murube  De esta manera, ya puede ser visitada en el Teatro Municipal la exposición “Azuquibiri: Castañuelas de la Libertad”, en la cual se hace un repaso por su trayectoria artística. Pero será el sábado 13 de junio, último día de 'La Mistela' cuando se ponga el broche de oro al mismo, con el homenaje a Carmen de Santacruz, en el que se proyectará el documental sobre su vida, también titulada 'Azuquibiri: Castañuelas de la Libertad', y obra de su propio hijo. A esta proyección le seguirá un espectáculo de la compañía de baile de Úrsula López, con el bailaor palaciego Mariano Bernal de artista invitado.
Jueves, 04 de Junio de 2009 06:00 Provincia - Los Palacio

VIDEO

 

 Datos de varias fuentes informativas,   poema de José Maria Ruiz Fuentes

Volver  

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar