SABICAS

 

AGUSTÍN CASTELLÓN CAMPOS, guitarrista gitano, más conocido en la historia del arte de la guitarra flamenca con el nombre artístico de SABICAS, nació en Pamplona en 1912 y murió en Nueva York. en el 1990. Cuando tenía cinco años, un tío suyo, que conocía tan sólo dos cuerdas de la guitarra, se las enseño. A los ocho, su madre pensó que debía tomar clases. "SABICAS" siempre la sonrisa difícil lo recuerda, diciendo: "Me llevó al mejor profesor de Pamplona, quien me pidió que tocase algo. Hice una escala y el profesor se puso hecho una furia, acusó a mi madre de querer tomarle el pelo y nos echó de la casa.. Dos años más tarde Agustín se presentaba en "EL DORADO", de Madrid, como concertista flamenco, alcanzando el más resonante de los éxitos. "Aquel pamplonica de renombre internacional -escribe el cronista, aquel artista rey de la sonanta, que se nos fuera un día a vivir y a triunfar a las Américas, vuelve a España en septiembre de 1967 para asistir, como figura estelar, homenajeado e invitado de ho­nor, a la IV Semana de Estudios Flamencos de Má­laga y en ella el alcalde de la ciudad le impondría la Medalla de Oro que en ediciones anteriores solamente se había otorgado a Pastora Imperio y a Manolo Caracol.




Nació con ese don tan grande
de saber tocar la guitarra,
que hasta en el cielo
lo admiran todos los Ángeles,
perfecto maestro y creador
del toque de su guitarra
que recorrió el mundo entero
como el mejor divo de su arte,
que fue su amante guitarra.


 

 

SABICAS ha creado un estilo propio en la guitarra flamenca y una nueva escuela moderna. El que ofreciera un recital flamenco para el presidente Roosevelt en la Casa Blanca, había ganado a los once años el primer premio del concurso convocado en el Teatro Monumental, de Madrid, y a los veinte era ya considerado en el mundo como uno de los grandes. Desde Estados Unidos nos llega la penúltima semblanza: "SABICAS" tiene esa exquisita cualidad de los grandes artistas y una enorme convincción de que aún no ha hecho exactamente lo que se propo­nía hacer, que sería lo mejor que lleva dentro. Y esto engendra en una persona la verdadera modestia. "SABICAS" vive constantemente entre flamencos, tanto en Nueva York, durante sus viajes o en su casa. Se pasa el día y las veladas tocando y le agrada recibir la visita de otros guitarristas. No muestra en absoluto recelo tradicional con respecto a enseñarle a otros sus originales falsetas, sino que, por el contrario, se pasa las horas enseñándoles. Sabe perfectamente que nadie, más que él, puede tocar sus variaciones...
 

 

Centenario de Sabicas
Se cumplen 100 años del nacimiento en Pamplona de uno de los grandes de la guitarra flamenca que, a causa de la guerra, vivió y murió en Nueva York
Sabicas. Guitarras, composición y producción: Sabicas. Edición original de 1959. Fonotrón Son varias las fechas que nos ofrece la bibliografía flamenca respecto al año de nacimiento de Sabicas. La más cercana en el tiempo es 1919, siendo la más remota, 1907, la que ofrece José Manuel Gamboa en su documentada Una historia del flamenco. Sin embargo, la mayoría de las historias de la guitarra flamenca coinciden en señalar el año de 1912 como el del nacimiento, en Pamplona (aunque Gamboa afirma que en el documento de identidad de Sabicas figuraba Zaragoza como ciudad de origen), de uno de los más importantes tocaores de la historia del flamenco. Sabicas marca una época de la guitarra, la que llena el espacio que va entre dos revoluciones tocaoras, la de Montoya y la de Paco de Lucía. Si el tocaor de Algeciras tiene en el Niño Ricardo a su ídolo jondo, asegura Paco de Lucía que fue de los discos de Sabicas de donde tomó el impulso rítmico que marca su revolución. Este impulso le viene a Sabicas, sin duda, de la relación con Carmen Amaya. Antes de la guerra Sabicas ya era una estrella, como demuestra la inclusión de su toque solista como banda sonora de la segunda versión de Rosario la Cortijera (1935) protagonizada por el Niño de Utrera, en cuya compañía militó. También acompañó el cante de algunas estrellas flamencas de la época: fue el corresponsable, por ejemplo, de los primeros discos de Juan Valderrama. Todo ello se truncó en 1936, con la guerra. Tras registrar varios discos y películas con la compañía de Carmen Amaya, se establece en México, donde sigue grabando discos solistas o a dúo, incluso acompañando al saxofonista Negro Aquilino, instalándose en 1955 en Nueva York, desde donde lleva a cabo una intensa actividad como guitarra solista y a dúo con Mario Escudero. De esta intensa actividad no se tiene noticia en España hasta 1960, cuando llegan sus primeros discos grabados en Estados Unidos, como este que comentamos hoy. A partir de 1967 regresa a España en diversas ocasiones a ofrecer conciertos, recoger galardones o registrar discos. Su última grabación es Morente-Sabicas (1990), con un octogenario guitarrista que murió antes de que la grabación viera la luz.
Actualizado 29.01.2012 -  El tocaor en Madrid en 1987, año de su homenaje en el Teatro Real.

Cuatro festivales flamencos dan el cante
A las citas de Casa Patas, Suma Flamenca y el Cante de las Minas se suma una nueva, Flamenco On Fire, que se celebra en Pamplona a la memoria de Sabicas.
Madrid es la capital del flamenco. En apenas unos días se han presentado cuatro festivales de distinta factura y objetivos complementarios. El primero es el de la fundación Casa Patas, dedicado a la feria Taurina de San Isidro y anunciado en la plaza de toros de Las Ventas con la presencia del cantaor que abre el ciclo, Miguel Flores, más conocido como Capullo de Jerez, que dijo aquello de "yo cada día entiendo menos de flamenco, lo importante es transmitir" y se arrancó a cantar antes de la hora del aperitivo. Así están los flamencos de hoy que se dejan ver por el día. Capullo abre el ciclo el 9 de mayo en la sala García Lorca (Casa Patas), un lugar minúsculo donde se hace música a lo grande. El ciclo no tiene desperdicio y el local satisface al aficionado viejo y al recién llegado. En el Corral de la Morería se presentó Suma Flamenca de la Comunidad de Madrid (más de 400 conciertos en veinte escenarios, lo que requiere la vista de un entomólogo de la web y la precisión de un cirujano). Puestos a destacar, merece la pena el concierto de Carmen Linares con Jorge Pardo, Carles Benevant y Tino Digeraldo (12 de junio). "Las cosas mías" (o sea, su repertorio de flamenco, flamenco) con esos tres monstruos (no lo dijo así, pero casi). ¿Y funciona? "Sííí, lo estrenamos en Roma", lo cuanta Carmen Linares con esa sonrisa suya con la que intuimos que en este momento hay que dar pasos adelante. También en el Corral de la Morería se presentó una nueva edición del Festival del Cante de las Minas de La Unión (del 6 al 12 de agosto). Hay muchos galardones, a los que cantan y a los que cuentan, y eso está bien porque hay mucho que contar. Por la parte jonda cantó Jeromo Segura, el penúltimo descubrimiento del veterano festival. De vuelta a Casa Patas, este martes se presentó el primer festival flamenco de Pamplona, Flamenco On Fire (Del 26 al 31 de agosto), dedicado a la memoria de Sabicas. Mucho entusiasmo entre los organizadores dispuestos a forjar un festival con vocación de gustar a un público amplio. Lo organiza Miguel Morán, co-director hasta 2009 del FIB de Benicassim. "El flamenco era algo que estaba ahí desde hace mucho tiempo. Y que ya en el FIB me planteaba hacer. Así que después de un tiempo de dejar aquel festival, surgió la oportunidad de hacer algo, porque el gusanillo por la música sigue ahí. Después de ver el espacio, nos dimos cuenta de que Pamplona era el sitio perfecto", explicó Morán el día de la presentación. La apuesta de Flamenco On Fire pasa por los grandes nombres, como José Mercé, Niña Pastori, Sara Baras, Estrella Morente, Kiko Veneno, Los Evangelistas... "Y luego está la figura de Sabicas, una referencia para todos los artistas que participan en esta primera edición". El flamenco vive momentos inquietantes. Quizá por eso, el decano de la crítica Alfredo Grimaldos sale de uno de los actos citando al tanguero Anibal Troilo. Ya lo avisó al recibir el premio a la mejor difusión del flamenco, "toca reinventarse", pero no sospechábamos que fuera eso.
JOSÉ MANUEL GÓMEZ Madrid Actualizado: 01/05/2014 
en la foto El maestro Sabicas, protagonista del festival Flamenco On Fire.

The king of flamenco reina otra vez
Un festival recuerda en Pamplona a Sabicas, el guitarrista que internacionalizó el arte gitano
El número siete de la calle Mañueta, en pleno corazón de Pamplona, es una antigua casa de tres pisos a escasos 20 metros del Mercado de Santo Domingo. Allí nació Agustín Castellón Campos y ese es el escenario en el que uno de los más geniales e internacionales de los guitarristas flamencos se ganó su peculiar sobrenombre. Cuentan que el pequeño Agustín era un vicioso de las habas y de camino al mercado metía mano en la cesta de la compra para comérselas crudas, con cascara. Le llamaron el niño de las habas. El niño de las habicas… Corría el año 1917 y ya el Niño Sabicas con cinco años aprendía a tocar la guitarra. “Nunca tuve maestro”, dijo en una entrevista el artista, que estos días recibe un homenaje en su ciudad en forma de festival. “Cogí la guitarra, me puse a tocar y ahí seguí”. Cuando en 1990 falleció en Nueva York a los 78 años, este gitano de Pamplona se había convertido en The king of flamenco, el más conocido guitarrista jondo de EE UU, y tenía una vida de película: compartió escenario con las estrellas flamencas de los años veinte y en 1936, al comienzo de la Guerra Civil, se marchó de España —donde nunca más vivió—; triunfó en Argentina, México y en EE UU donde residió y grabó sus discos más importantes. Llenó teatros de Broadway, tocó para Chaplin, Marlon Brando y Gary Cooper e inventó involuntariamente la fusión entre el rock y el flamenco. Pese a que hasta mediados de los setenta fue casi un desconocido en su país de origen, se convirtió en maestro “por correspondencia, a través de sus discos”, como decía Morente, de multitud de flamencos. Sobre todo de Paco de Lucía. “Nosotros somos los transmisores de Sabicas y de su genio. El sonido de esa guitarra es exagerao. Todos le debemos mucho”, dijo el ya desaparecido guitarrista, nombrado por nuestro hombre como “auténtico discípulo”.
Lino Portela Pamplona 30 AGO 2014 - Sabicas, en un festival de flamenco en 1984. / Bernardo Pérez. Continua en el periodico 

VIDEO

 

texto de Antologia del cante flamenco retablo 1,  poema de José Maria Ruiz Fuentes

Volver

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar