GEMA JIMÉNEZ

 

 

ENTREVISTA A GEMA JIMÉNEZ

 

«Mi sueño era vivir por el flamenco»


 

 

La cantaora señala que con el poco tiempo
que lleva en este mundo
está más que satisfecha con todo lo que ha conseguido
 

 

 

 

 

«Una cosa es que te reconozcan como una gran figura y otra que yo lo haga»

Gema Jiménez es una de las cantaoras flamencas con más proyección. La jienense, natural de Jódar, ha mostrado un potencial desde sus inicios que la han hecho merecedora de importantes premios a pesar de su juventud. Apasionada y metódica en su trabajo, confiesa que es capaz de trabajar 24 horas al día para dar lo mejor de sí en cada una de sus actuaciones y proyectos

 A pesar de su juventud, ya son muchos la que la consideran como una de las figuras del flamenco del siglo XXI, ¿cómo se lleva eso?

 Bueno (dice mientras resopla), Una cosa es que te reconozcan así y otra que yo me reconozca como tal. Yo acabo de empezar, prácticamente llevo seis años. es un orgullo que digan eso de mi, pero todavía me queda mucho por aprender y hacer.

 Da miedo...

Miedo no, responsabilidad.

Los logros vinieron muy pronto. El Concurso de Tarantas de Linares siendo casi una niña y después de décadas sin que lo ganara una mujer; la cantaora más joven que ha obtenido la 'Lámpara Minera de la Unión', ¿cómo se asimila todo eso?

 Bueno, como digo, llevo poco tiempo en esto. Pero me entró tan fuerte el flamenco. Por eso desde el primer momento estudié mucho, y por eso también he conseguido mucho más que otra gente que lleva más tiempo. No me ha importado nunca estudiar 24 horas al día.

 Vamos, que se lo ha tomado en serio.

 Eso es.

¿Qué fue lo que le enganchó del flamenco para lanzarse tan de lleno a ello?

 En mi casa siempre hubo mucha afición. Además se me daba bien. Con 14 años empecé a bailar, había guitarristas siempre en los ensayos y comencé a cantar; hicimos una actuación de alumnas y fue el desencadenante para que me animase. A partir de ahí me apunté a concursos, lo que me obligaba a estudiar, ya que si un concurso se centraba en un palo concreto, me aprendía con ilusión y muchas ganas ese palo.

Durante mucho tiempo el flamenco se ha visto muy vinculado a un público mayor, pero en cambio, parece que la gente joven se acerca con pasión a esta manifestación artística.

Yo creo que sí. Es verdad que siempre se ha dicho que el flamenco era para esta gente más mayor; pero los jóvenes cada vez están más cerca. Influye mucho que escuchan mucho flamenquito, canciones 'aflamencás' que la gente llama flamenco. Además antes no había tantas academias y escuelas. Sí es verdad que llega más, y el baile y la guitarra igual.

Una meta Una pregunta que siempre es difícil para un artista, ¿cuál es su meta?, ¿su sueño?

La verdad es que el sueño ya lo he conseguido. Que es dedicarme al flamenco y poder vivir de ello. Vivir por ésto y de ésto. Me conformo con poder seguir como estoy. Luego, por pedir que no quede; si la gente reconoce lo que haces, pues siempre está bien. Pero ahora estoy volcada en estudiar. Estoy en el Conservatorio, -porque siempre se ha achacado a los flamencos que no saben de música-; estoy grabando un disco.

Otro de los avances del flamenco es que ha trascendido de las peñas y cada vez sube más a los escenarios de los teatros y grandes auditorios, ¿qué diferencias hay para un artista?

Sí que hay diferencias, cualquier artista sueña con cantar en un teatro. Pero las peñas tienen algo especial, porque son tan acogedoras. Y eso gusta.

Una pregunta típica entre las tópicas, ¿cuáles han sido las figuras que le han marcado?

Cuando empecé escuchaba el flamenco más actual, Camarón por ejemplo, era lo que tenía más cerca. Luego comencé con el antiguo, con las raíces, que es de donde hay que aprender. Pavón, 'Niña de los Peines', Chacón, Juanito Valderrama, Carmen Linares, . He escuchado a todo el mundo, me gusta cada uno en su especialidad.

Es usted muy metódica.

La verdad es que sí.

Algo que puede llamar la atención, en un mundo como el del flamenco...

Bueno, hay gente que se guía por un solo cantaor y canta lo que de él le gusta. Pero yo creo que eso es imita. A la hora de aprender un palo, en vez de coger a un artista y aprender lo que hacía, yo escucho a veinte distintos y de cada uno saco algo y pongo algo mío. Es la manera de hacerlo más personal, y en el poco tiempo que llevo, siempre he tenido claro que había que hacerlo así.

 

 

 

 

14 -12- 08 - ANTONIO ORDÓÑEZ| JAÉN

Volver  |  ver su biografía | ver la entrevista 189

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar