LA NIÑA DE LOS CUPONES

 

 

ENTREVISTA A LA NIÑA DE LOS CUPONES

 

 "Las dificultades me han dado más fuerza"
 

La niña de los cupones', artista mediante el lenguaje de signos, estrena en la jerezana peña Tío José de Paula su espectáculo '30 decibelios', que ya se ha podido disfrutar en la Bienal de Sevilla de flamenco La llaman 'La niña de los cupones' porque literalmente trabaja para la ONCE, en Sevilla. Canta y baila flamenco a través del lenguaje de signos, detalle que no resta arte a su espectáculo. Todo lo contrario. Tras actuar por primera vez en la Bienal de Sevilla días atrás, María de los Ángeles destapó anoche en la peña Tío José de Paula de Jerez, junto a su cuadro flamenco, todo lo que lleva dentro. '30 decibelios', su nivel de audición, es el nombre de su espectáculo. Su arte, sin embargo, es infinito.

 ¿Cuándo empezó su afición por el flamenco?

Empecé a bailar con 6 años. Mis maestros han sido Paco Palacios y con Matilde Coral hice mi carrera de danza española. He trabajado con Paqui del Río, la familia Galván, Soraya Clavijo, Alicia Márquez, Pilar Ortega, Ramón Martínez, he estado en la escuela Juan Polvillo, etc.

¿La pérdida de su capacidad auditiva le ha supuesto muchos obstáculos?

Cuando tenía 6 años me detectaron tosferina, una enfermedad extremadamente contagiosa que afecta a la parte superior de las vías respiratoria. Cuando se para de toser, el aire se aspira con tanta fuerza que hace mucho ruido al entrar en la traquea. Me recetaron un antibiótico que resultó defectuoso y me mató el nervio auditivo de mi oído derecho, y el izquierdo con 95 decibelios de pérdida. Sólo tengo 30 decibelios de capacidad auditiva en un oído, donde llevo un solo audífono. Mi oído derecho no puede ser ayudado por un audífono porque es nulo y no tiene restos auditivos para amplificarse. Las dificultades que me he encontrado en mi vida por ser sorda se convirtieron en fuerza tanto física como psíquica. He trabajado más mis facultades, como por ejemplo la memoria acústica, porque tengo que recibir la información para transmitir el cante con las letras en lenguaje de signo flamenco al compás, y al pie de la letra, y el baile también ya que el compás se lleva dentro. Ahora tengo una etapa bonita, las barreras mentales se quedaron en el pasado. Confío en que llegarán mejores tecnologías para facilitar la comunicación y acabar con las barreras.

¿Qué le ha aportado a su vida el flamenco?

Me ha aportado ser yo misma. Necesito el flamenco para vivir porque me gusta expresarme cantando y bailando en lenguaje de signos, con gestos flamencos. El arte simplemente es arte indistintamente de quien esté en el escenario. Patrick Segal, periodista, novelista, parapléjico y político, defensor de los discapacitados en Francia, reflejaba en su libro 'Viens la mort on va dancer' que "uno no se siente discapacitado hasta que el otro no lo mira como tal".

La sensibilidad hacia todo lo que le rodea, ¿es ahora mayor?

Claro que es mayor ahora porque expresas más tus sentimientos y pensamientos. Es posible que la sociedad no esté preparada para la diversidad y la discapacidad en el mundo del arte. Cada vez somos más conscientes de que salir a un escenario es posible siempre que haya amor y pasión. Palabras como normalizar, sensibilizar, apostar por la diferencia y cosas así, terminan por perder sentido, por convertirse en términos vacíos de tanto manosearse.

Ha actuado por primera vez en la Bienal de Sevilla, ¿qué le ha supuesto?

Para mí ha sido una satisfacción muy grande e importante en mi vida actuar con mi espectáculo '30 decibelios' en la Bienal de Flamenco de Sevilla.

¿Con quién ha soñado cantar o bailar?

 Ahora mismo mi sueño es la compañía que he formado con Paqui del Río, Javier Leal, Ismael Fernández e Ismael 'el bola', David 'el gamba' y Felipe Mato. Mi creatividad no cesa y sueño hacer algo con la música de Beethoven y el flamenco. Tengo tiempo para seguir soñando.

¿Cómo se actúa en lenguaje de signos?

Para bailar tienes que tener compás y yo lo tengo. Me valgo de los estímulos grave y las palmas que acompañan a la guitarra. La voz la memorizo para imaginar el cante y también miro la lectura labial del cantaor. Primero memorizo las canciones y después intento imaginar cómo calzan las letras con la música. Lo relaciono todo y practico mucho hasta poder captar el sentido musical. En otras palabras, me valgo de mi capacidad para ver y sentir la música. Así logro seguir el ritmo a través de las vibraciones del sonido

 Si volviera a nacer...

 Me quedo como estoy.

¿Cuáles son sus metas?

Llegaré hasta donde me dejen. Nuestro destino no se sabe.

Es la primera vez que ha actuado en Jerez, ¿qué quería ofrecer al público?

Flamenco cantado y bailando por signos. Me acompañan Paqui del Río, Javier Leal, Ismael Fernández, Ismael 'el bola' y David 'el gamba'. En mis actuaciones quiero transmitir mensajes, metáforas visuales y sociales, mi arte y mi lenguaje en el escenario, me gusta transmitir el mundo del silencio y bailar contando lo que voy viviendo.


 
 

A.  Cala / Jerez | Actualizado 20.09.2008

Volver | ver su biografía

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar