MIGUEL POVEDA

 

ENTREVISTA A MIGUEL POVEDA

 

El cantaor será homenajeado por el Festival de las Minas de La Unión, que arranca hoy


 «Voy a grabar un tributo a la copla»


 

Miguel Poveda estará en la XLVIII Edición del Festival de las Minas de La Unión -«Su casa»- para recibir el Castillete de Oro, máximo galardón de la muestra que premia toda una brillante trayectoria y que suele otorgarse a los artistas ya consagrados. En 1993, cuando se alzó con todos los premios de su especialidad, el catalán era apenas conocido. Desde entonces hasta ahora han transcurrido 15 años de intenso trabajo que le han proporcionado fama y prestigio, y el que, a pesar de su juventud, sea considerado como uno de los cantaores más importantes en el panorama actual del flamenco.

¿Parece ser que La Unión fue su talismán prodigioso.

Sí, de alguna forma empezó un poco todo. Aunque ya estaba en Barcelona cantando en las peñas, en los tablaos, cuando llegué al Festival de la Unión y a la gala final fue una noche realmente mágica. Conocí al maestro Pencho Cross -cuya desaparición me ha afectado muchísimo- y luego, no solamente la entrega de premios sino la del público de la Unión. Y a partir de entonces La Unión es un pueblo que siempre me ha acompañado en mis actuaciones. Y yo lo llevo de por vida...

 ¿Qué considera más decisivo, los premios o el trabajo?

¡Hombre! el trabajo continuo, el estar en activo es lo que te enseña. Es como un incentivo para continuar, para motivarte. Pero los premios también son importantes y está bien que existan estos de La Unión y que se sigan manteniendo vivos esos cantes...

Hay cantaores cantaores, y cantaores artistas. ¿Dónde se clasifica?

(Risas) Yo me siento artista por encima de todo, pero no en el sentido excéntrico, sino porque me muevo en el terreno de la música, en este caso el flamenco, y amo por encima de todo el arte...

¿Cree que hay cantaores o cantaoras populares y con prestigio en la actualidad?

A mí me gustan los artistas que han seguido una línea comprometida y en la que el protagonismo lo han fijado en la música, en el flamenco y no en sí mismos. En este caso, Carmen Linares me parece un ejemplo a seguir grandísimo...Tal y cual ocurre con Enrique Morente. Y eso les ha dado prestigio más que popularidad, que también la tienen. En esos espejos me miro yo. Me gustaría seguir en esa línea...

Habiendo nacido y crecido en Badalona, ¿por qué no ha cambiado su nombre de Miguel por Miquel?

Porque mi madre me puso Miguel, Miguel Ángel, que es un nombre muy bonito, y si mi madre me lo puso es porque le gustaba. A mí, Miguel me gusta y no tengo necesidad de cambiarlo...

¿Hasta dónde llega su ambición?

Mi ambición es aprender y dar lo mejor de mí cada día, y en esa ambición no tengo límites. En realidad la meta es el camino que vas recorriendo...Y que no me aburra nunca en el arte.

 ¿Cuáles son sus proyectos?

Ahora saldrá un DVD de un concierto que hice con Rodolfo Mederos en el Teatro Colón de Buenos Aires, hace dos años. Es un concierto de tangos argentinos muy conocidos. Y después me gustaría meterme en estudio a final de año para empezar un disco de coplas. Es un homenaje desde el flamenco a los autores de la copla pero especialmente a Rafael de León, a Quiroga, Ochaito, Juan Solano...


 

Balbino Gutiérrez - Madrid

Cerrar