JUAN RAMÓN CARO

 

 

ENTREVISTA A JUAN RAMÓN CARO

 

 "Empecé a tocar la guitarra porque me daba vergüenza cantar"
 

Es un joven guitarrista, que además de tener el arte en sus manos, también tiene una voz prodigiosa

Juan Ramón Caro (Badalona 1973) es un joven guitarrista que forma parte de la saga de los flamencos catalanes. Ha efectuado giras y participado en festivales alrededor del mundo, por Europa, América y Asia, como el Festival de Jazz de Grenoble, el Festival de Tokio, el Festival de Flamenco de Nueva York. Ha actuado en los escenarios de diversos continentes acompañando a cantaores como Miguel Poveda, Arcángel, Mayte Martín,... Realiza estudios de blues, jazz, solfeo y armonía en el Taller de Musics donde además es profesor de guitarra y cante. Ahora, dice haber encontrado la energía y las ideas suficientes para sacar un disco en solitario al mercado discográfico, que verá la luz a principios de 2009. Esta noche, y en el marco del Festival De Cajón actúa en la Sala Luz de Gas acompañando a un joven cantaor "de esos que están comenzando", Joaquín Gómez "El Duende".

¿Cuándo le entra a Juan Ramón Caro el gusanillo por la guitarra?

Desde que era muy pequeñito. En mi casa siempre he respirado el ambiente flamenco porque mi abuelo era guitarrista, mi padre es un buen cantaor "aficionao". Ellos empezaron a llevarme moverme por las peñas flamencas cuando tenía aproximadamente 10 o 11 años.

Nosotros sabemos que tienes unas manos prodigiosas para la guitarra, pero además también tienes una buena voz para el cante. ¿Por qué te decantaste hacia la guitarra y no hacia el cante?

Eso tiene una razón muy sencilla. Me daba mucha vergüenza cantar. Y mi padre tenía ilusión por verme cantar, pero como yo no quería, me dijo que a ver si con la guitarra podía hacer algo. (Ríe). A partir de ahí empecé con la guitarra y me enganché a ella. Lo que pasa es que con el paso de los años he ido y he compaginado mi guitarra con el cante.

¿Y ya has "perdido la vergüenza"?

Si, ya la he perdido un poco, o bastante. (Ríe). En el buen sentido de la palabra ¿eh? Le he perdido el miedo al escenario, pero le sigo manteniendo todo el respeto.

¿Cuántas horas le dedicas a tu guitarra al día?

Hombre…. Eso depende de las circunstancias, pero suelen ser de 4 a 5 horas diarias.

Tú has recorrido tablaos y peñas a montones, por toda la geografía española, pero principalmente catalana. ¿Es allí donde realmente se aprende?

Bueno… Tanto a tocar como a cantar se aprende sobre cualquier escenario. Los que somos de Barcelona hemos tenido la suerte de que había, y hay, muchas peñas flamencas que nos han permitido aprender y arrancar a aquellos que queríamos dedicarnos a "acompañar" al cante. Ese era el sitio idóneo. Después también están los tablaos, que aquí hay 4 o 5, donde se aprende más a acompañar para el baile. En estos sitios se trabaja a diario, todas las noches, y eso hace que uno vaya cogiendo el ritmo, soltura, va perdiendo el miedo escénico.

Tú te has dedicado más que a ser guitarrista solista, a acompañar para el cante. ¿Crees que se sigue teniendo esa idea prefijada de que es el cantaor el que siempre tiene que destacar y el guitarrista queda siempre en ese dichoso segundo plano?

La propia palabra lo dice: guitarra de acompañamiento. Cuando hay un cantaor, el guitarrista se supone que está para acompañar el cante. Eso es real y es así, y punto. El guitarrista tiene que asumir esa función, que es la suya. Sin embargo, si es cierto que en cada cante el guitarrista tiene sus momentos para lucirse y hacerse ver, pero ese momento no es cuando el cantaor está cantando.

¿Y es quizás por esa falta de "protagonismo" por lo que es mucho más difícil encontrar un disco solo de guitarra y sin embargo muy fácil encontrar muchos de cantaores?

Sacar discos de cante, en un momento dado, puede ser mucho más sencillo porque los guitarristas siempre estamos obligados a sacar cosas nuevas, a innovar. Sin embargo un cantaor solo ha de renovar las letras, porque los cantes ya están inventados.

¿Pero la guitarra tiene su propio público, sin estar necesariamente acompañado de un cantaor?

Hay mucha gente a la que le encanta la guitarra y sin embargo no les gusta para nada el flamenco. Por ejemplo a los guiris les gusta mucho más la guitarra que el cante, porque no lo entienden. Creen que a los cantaores les duele algo. (Ríe)

¿Entones es un mercado aún por explotar?

Hombre por explotar… Siendo sinceros, la cosa está cada vez más difícil, porque hay mucha gente, y que lo hace muy bien. El secreto está en hacerlo bien y de la forma más honestamente posible. Lo importante es estar ahí, al pie del cañón.

Estas preparando tu primer trabajo discográfico. Danos alguna pista. ¿Para cuándo y porqué ahora?

Porque ahora es cuando me siento preparado. A ver si me explico. No es que antes quizás no lo estuviera, sino que ahora tengo esa energía necesaria, todas las ideas ahí concentradas. Yo tenía claro que quería un trabajo lo más digno posible y creo que podrá hacerlo. Empezaré a grabar dentro de dos o tres meses y calculo que… dentro de seis o siete meses estará acabado.

¿Y con qué, que no hayamos visto todavía, nos va a sorprender en ese trabajo Juan Ramón Caro?

Mi intención es sorprender porque será la primera vez que seré protagonista. Ahora no estaré en segunda fila, sino que estaré en primera, solo ante el peligro. Eso a la gente quizás le choque, porque están acostumbrados a verme siempre acompañando a una cantaor o cantaora. Dirán: "A ver que es lo que hace ahora el Caro".

Tú has acompañado a grandes figuras del cante que han salido de Catalunya, como Mayte Martín o Miguel Poveda. ¿Crees que las instituciones han apoyado la evolución y la propagación del flamenco en tierras catalanas?

Uy… Ese un tema "complicao", porque entran muchos factores. Pero tengo claro que la gente que ha hecho que el flamenco salga adelante en Catalunya han sido aquellos inmigrantes, que como mis padres, vinieron aquí hace 40 años. Esa gente creó las peñas, las entidades y han hecho que este arte no se pierda, es más, crezca con fuerza en las nuevas generaciones. Hay que seguir trabajando y luchando. Las cosas son cada vez más difíciles, las instituciones como la Junta de Andalucía te ponen mil trabas para conseguir una subvención y eso no dificulta mucho las cosas a todos.

¿Cómo ves el panorama flamenco actual en Catalunya?

La gente que está comenzando ahora lo tiene mucho mejor que los de mi generación. Tienen muchas posibilidades de conseguir información. Son la generación de Internet. Se pueden conectar a Youtube y ver conciertos que hayan tenido lugar el día anterior en la otra punta del mundo. Esa es una gran ventaja con la que nosotros no contábamos. Sólo teníamos los discos y muchos de ellos de vinilo. Pero todo tiene también una parte negativa. Quizás tener a veces tanta información haga que se pierdan un poco y no consigan centrarse, hacia dónde y cómo enfocar su personalidad en la música. Por eso lo mejor, es que cuando quieras componer algo, es mejor irse a un sitio aislado, sin ruido, sin móviles y buscarse a sí mismo. Esa es la mejor manera. Ese es el sistema que tengo yo.

Eres profesor de guitarra y de cante en el "Taller de Musics". ¿Qué aprenden allí tus alumnos.

Mis alumnos de guitarra aprenden lo que es la técnica del instrumento, los diferentes estilos, cómo acompañar al cante. Y a mis alumnos de cante, les enseño cómo colocar la voz y a diferenciar los cantes, si es una bulería, una alegría, unos tientos, una soleá, una seguiriya,… y sus diferentes tipos.

¿A qué cantaor o cantaora, que no lo hayas hecho todavía, te gustaría acompañar al cante?

Uffff… es difícil. Pero a quien me gustaría acompañar ya no va a ser posible: Camarón de la Isla.

Y al lado contrario… ¿quién te gustaría que te acompañase a la guitarra si el que canta eres tú?

Un guitarrista que me encanta como acompaña es Juan Habichuela. Me encantaría me acompañara él.

¿Y con quien te encantaría hacer un dúo de guitarra? Y Paco de Lucía no es una respuesta válida.

(Ríe). Es que sentarse al lado de Paco de Lucía es más bien un compromiso. Pues… no tengo a nadie para destacar. Simplemente que sea una persona con la que yo me sienta a gusto, con la que me compenetre bien y ya está. No hace falta que sea una persona con mucho nombre.

Tú que has ido escalando poco a poco, con calma y paciencia y que eres un referente para cantaores y guitarristas que ahora están comenzando ¿qué les aconsejas a los que quieren dedicarse profesionalmente al flamenco?

El primer consejo es que si lo hacen es porque les guste, pero que les guste de verdad. Y una vez superado ese paso, que es muy importante, y que ya estén metidos en el "follón", que le dediquen todo el tiempo que puedan. Esta profesión requiere muchas horas y mucha dedicación. Y estudiar, que aunque muchos cren que no, es necesario estudiar mucho.

 

Noelia Pozo / Lourdes López | Barcelona | 15/06/2008 | Actualizada a las 02:25h

Volver | Ver su biografia    

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar