VICENTE AMIGO

ENTREVISTA VICENTE AMIGO

«Quien habla de flamenquito no tiene ni idea del verdadero flamenco»

Vicente Amigo. Guitarrista. «Para ser libre no puedes ir buscando la canción del verano», asegura el guitarrista, que mañana inaugura el cartel del Terral

Es un creador libre y un esclavo del instrumento. Suena contradictorio, pero no lo es: para sentirse seguro en un escenario, para hacer lo que realmente quiere, hay que vivir por y para las seis cuerdas. Y así lo entiende Vicente Amigo, que hace unos meses recogió la Medalla de Oro de las Bellas Artes. El guitarrista abre mañana el cartel del Terral en el Cervantes con ‘Memoria de los sentidos’, un disco que incluye un poderoso ‘Requiem’ que dedica sin nombrarlo al maestro Paco de Lucía (con Niña Pastori, Arcángel, Miguel Poveda...). Es su forma de llevar el luto, sin grandes aspavientos ni «homenajes del siglo».

Dicen que vuelve a las raíces en este disco. Pero, ¿cuándo las dejó?

Nunca, esas son las cosas que dicen... Pero si algo yo tengo de verdad son raíces muy fuertes y de las que, aunque quiera, no me puedo ir. Para eso tendría que echar raíces en otro sitio y no lo he hecho. El flamenco es mi identidad.

Desde la discográfica también señalan que el álbum «rezuma flamenco, del que le gusta a los puristas». Pero, ¿le importaría si no les gusta?

A mí no. No hay un purista más purista que yo. Entiendo la pureza como sinónimo de libertad y respeto, no está reñida una cosa con la otra. Yo soy muy crítico con lo que hago. Lo que sí es verdad es que a mí tampoco me gusta que llamen soleá a lo que no es una soleá. Es mejor decir que es una canción que suena a flamenco. Y al mismo tiempo entiendo que el flamenco no son solo los palos, que es una forma de sentir la música.

Hablando de llamar a las cosas por su nombre, ¿qué le parece la palabra flamenquito?

No me gusta. Normalmente esa palabra la dice gente que no tiene ni idea del verdadero flamenco, de la grandeza que tiene. No es algo que puedas escucharlo a la ligera, el flamenco tiene una arquitectura musical que requiere atención.

Se enorgullece de ser un músico libre. ¿Esa libertad tiene un precio?

Esa libertad lo que tiene es un sitio de privilegio. Ahora, tienes que dar el paso adelante y renunciar a otras cosas, no vas buscando la canción del verano. Yo siempre busco una música que siga vigente cuando pasen 20 años.

Pero, como dijo en una ocasión, a veces hay que ser muy esclavo para tener esa libertad.

Para sentirte seguro y libre en un escenario tienes que ser un esclavo de tu instrumento. Tiene que ser una prolongación de tu cuerpo y de tu sentimiento.

¿Tenemos poca memoria con nuestros grandes artistas?

No. Los artistas dejan una huella imborrable. Van cambiando con las nuevas generaciones, pero siempre están ahí. Se va quedando en el arte de cada uno, y va transmutando.

Usted se acuerda de Paco de Lucía en ese ‘Requiem’.

Por supuesto que me acuerdo. He vivido pensando en él siempre, su pérdida fue muy dura para los amantes de la música. Le quise llorar a mi manera con ese homenaje.

 

¿Se siente en parte su heredero?

Herederos somos todos los que hemos tenido la suerte de escucharlo. Pero yo no me siento heredero de nadie, me siento un artista comprometido con mi imaginación y muy agradecido con todo lo que nos ha regalado Paco, Manolo y muchos más.

No le nombra en la canción, ¿temía que le tildaran de oportunista?

Claro, porque me parece bochornoso lo que hace mucha gente, que cuando muere un artista ya están haciéndole el homenaje del siglo para lucrarse ellos de alguna manera, no solo económicamente. Hay veces que hay que guardar el luto y hacerlo con discreción y mucho respeto. Yo es que he visto cosas muy feas en ese terreno. Por eso puse ‘Requiem’, aunque todo el mundo sepa que es por Paco.

¿Qué le ha dado la Medalla de Oro de las Bellas Artes?

Un estímulo muy grande. Que reconozcan tu intención de hacer bien las cosas, para mí es importante. Porque yo realmente no sé si voy haciéndolas bien del todo o no, pero por falta de voluntad no queda.

Pero a estas alturas de su carrera...

Uno tiene que seguir pa’lante con los premios, igual que cuando te llevas un palo. Los premios, en un momento dado, son una losa con la que tienes que cumplir. Los agradeces, pero no te puedes detener ahí.

Ha cumplido los 50 años y creo que no lleva bien el paso del tiempo...

No, es el tiempo el que no lo lleva muy bien conmigo. El tiempo está jodido porque parece que tengo diez años menos (ríe).

 

REGINA SOTORRÍO Vicente Amigo presenta su disco ‘Memoria de los sentidos’. / Joaquin Pañeda  - Miércoles, 28 junio 2017,

http://www.diariosur.es/culturas/musica/habla-flamenquito-idea-20170628220020-nt.html

Cerrar