LUÍS PASTOR 
 

ENTREVISTA A LUÍS PASTOR  

 

"El papel de líder que tuvo el cantautor en los 60 y 70 es algo que no va a volver"

 

El extremeño hace esta noche un recorrido por su trayectoria en la sala Golden Club, en un concierto sin guión establecido en el que atenderá las peticiones de los asistentes

  La sala Golden Club recibe esta noche (22:00) a Luis Pastor (Berzocana, Cáceres, 1952), uno de los referentes de la canción de autor en español, que hará una revisión de su trayectoria (en la que figuran títulos como Aguas abril, Por la luna de tu cuerpo, Pásalo, Soy y Qué fue de los cantautores), en clave íntima y cómplice.

¿Qué fue de los cantautores?

Aquí me tienen, señores, como en mis tiempos mejores, dando el cante, que es lo mío... Los cantautores se renuevan, los 80 fueron unos años más difíciles pero en los 90 surge una generación nueva en torno a Pedro Guerra, Ismael Serrano, Javier Álvarez..., y en este siglo hay también una hornada interesante, desde mi hijo Pedro, que tiene 20 años, hasta gente que está en torno a los 30, Muerdo, El Kanka, Paco Cifuentes... Yo creo que la canción de autor se renueva y que va a existir siempre en la medida en que alguien escriba un poema en un papel en blanco, le ponga música y lo cante. Pero mi análisis de qué fue de los cantautores va más allá de los cantautores, esa pregunta es extensible a todas las profesiones de la sociedad y a toda una generación que a lo mejor en estos más de 30 años de democracia ha hecho dejadez de sus principios éticos: muchos se han corrompido, estamos viviendo situaciones en las que la política cada vez está más alejada de los ciudadanos...

Viendo la realidad en la que estamos, la canción de denuncia o de protesta parece un género tremendamente pertinente...

Yo creo que la protesta está vigente, sea en forma de canción, de internet, de manifestación, de colectivos que en estos años de recortes han salido a la calle y creado un tejido social que posiblemente pueda ser en el futuro una alternativa de gobierno. El cantautor tiene que hacer música y poesía de calidad y canciones bonitas, y luego si quiere comprometerse como ciudadano está en su derecho, pero es verdad que el papel de líder que tuvo el cantautor de mi generación en los años 60 y 70 es algo que no va a volver. Eso ya no es así.

¿Qué suponía ser cantautor en esa España de los primeros 70, cuando usted empezó?

Suponía una manera de luchar contra la dictadura, de luchar por las libertades, desde la libertad sexual, porque estábamos mediatizados por la educación religiosa, por el pecado..., hasta otras muchas. Yo me hice cantautor posiblemente por política. Era un joven trabajador desde los 14 años que todas las tardes se reunía con grupos de jóvenes en Vallecas que articulaban una pequeña organización de cristianos de base que en el fondo era el germen de los futuros militantes sindicales y políticos. Y de alguna manera tuvimos la suerte de contar con gente como los curas obreros y compañeros que venían de otros barrios a darnos charlas, a hablarnos de poesía, de cultura, de cosas de las que en la escuela y en nuestras familias no se hablaba. Nosotros nos salvamos de alguna manera de la mediocridad en aquellos años, fuimos capaces de sentir orgullo de pertenecer a la clase emigrante campesina, de ser trabajadores. Yo estuve desde los 16 años combinando trabajo, canción y militancia y vi que la canción era una herramienta impresionante de acercamiento a los jóvenes; nuestros conciertos eran un puro pretexto para tener después un coloquio que duraba más que el recital, en los que sacábamos a relucir toda la problemática política, familiar, generacional, social... Esa fue nuestra suerte. Éramos niños madurando antes de tiempo, asumiendo roles de trabajadores antes de tiempo, y evidentemente con una carencia absoluta de cultura.

¿Qué tipo de concierto va a dar en Córdoba?

Venimos de cantar ayer [martes para el lector] en el Centro Cultural de la Villa [Madrid] con 11 músicos portugueses presentando un nuevo disco que acaba de salir en Portugal, El viaje del elefante. Lo de Córdoba va a ser un concierto de los que damos normalmente mi mujer, Lourdes Guerra, y yo, aunque ella está un poco mal de la garganta y no sé si podrá cantar. Cantamos lo que nos pide el cuerpo y lo que pide la gente. La cercanía que se produce en este tipo de locales hace que la experiencia sea como cantar en tu casa, con los amigos en el sofá. Esto tiene un valor diferente al de un espectáculo o un concierto grande. Haremos canciones inéditas, la última que compuse en Portugal hace tres meses, que se llama La paloma de Picasso, temas de Qué fue de los cantautores, de Saramago, de los libros-disco Diario de a bordo, Por el mar de mi mano, Soy, alguna canción de los 70 como Vallecas 75 o Vamos juntos. Estos conciertos los vivo siempre desde la frescura, sin cosas preconcebidas. Con tantas canciones entre las que poder elegir, me resulta difícil hacerme una lista. Me subo al escenario y canto en función de lo que el cuerpo pida y lo que vaya viendo.

¿Qué proyectos tiene a corto plazo?

Hemos estado hace pocos días en Coímbra presentando con los portugueses El viaje del elefante y posiblemente haremos alguna presentación más en Portugal, con menos músicos. En el verano retomaremos otra vez, llevamos dos años haciéndolo (el año pasado, en 14 pueblos en el norte de Portugal), El viaje del elefante en teatro de calle en plazas públicas, y posiblemente retome un disco que tengo compuesto desde hace ocho o diez años de poetas y pintores canarios, un libro-disco que me está esperando y del que ya hemos puesto las primeras piedras. El sábado voy otra vez a Lanzarote porque estoy trabajando con un timplista de esa isla, Toñín Corujo, de la familia de los Corujo: su padre es cantaor y poeta y su hermano, constructor de instrumentos. Estoy en la misma senda: el Atlántico es un mar de músicas y mi música lleva años naufragando desde las costas de Portugal, pasando por Cabo Verde, Brasil, volviendo a las islas Canarias... Ahí hay un tejido musical e histórico con el que conecta este proyecto, que va a incidir en la tímbrica de ciertos instrumentos, los ritmos populares... Un trabajo interesante en el que quiero centrarme este año, y seguir cantando en los locales, donde sea, en teatros, bares..., porque, en el fondo, de lo que vivimos o de lo que malvivimos los cantautores en este momento es de los directos.

Alfredo Asensi córdoba | Actualizado 26.02.2015 - Luis Pastor, de nuevo en Córdoba.

http://www.eldiadecordoba.es/article/ocio/1970930/papel/lider/tuvo/cantautor/los/y/es/algo/no/va/volver.html

Cerrar