FRANCISCO BERNIER

 

ENTREVISTA A FRANCISCO BERNIER
 

"El Festival de la Guitarra se abrirá a otras artes"

Tras el éxito de la cuarta edición del Festival de la Guitarra de Sevilla, que él dirige, anuncia el lanzamiento de un nuevo sello discográfico en torno a su instrumento.

Francisco Bernier (Sevilla, 1975) representa bien ese perfil del nuevo músico español, que no tiene reparos a la hora de salir fuera del país en la búsqueda de las mejores opciones para su formación. Apasionado de su instrumento desde pequeño ("A los 5 años, le pedí a mi padre mi primera guitarra"), terminó sus estudios formales en el Conservatorio de Sevilla con solo 17 años. Estudió luego en París con Alberto Ponce y con Roland Dyens, en Colonia, en Montréal con Álvaro Pierri y en la Academia de Musica Chigiana de Siena con Oscar Ghiglia. "Son escuelas muy diferentes. La de Álvaro Pierri representa lo mejor de Argentina, Uruguay, Chile, que ha dado mucho y bueno al instrumento. La de Ponce es de tradición española, la que parte de Pujol y de Tárrega. La de Giglia emana en cambio de Segovia, que siendo también española, es algo diferente. Esta diversidad me ha permitido tomar lo mejor de cada uno. Y crear mi propia manera de interpretar, que pienso que es el fin de cualquier músico".

En 2010, Bernier creó el Festival de la Guitarra de Sevilla, que dirige desde entonces. En estos días, y muy vinculado al Concurso que se incluye en el festival, se presenta su última iniciativa, Contrastes Records, un sello discográfico que tiene a la guitarra como centro.

¿Por qué este sello?

El Primer Premio de nuestro concurso incluye desde la primera edición la grabación de un disco, que es algo muy atractivo para los jóvenes. Los dos primeros años los discos los hizo una empresa granadina, Iberia Classical, pero renunciaron a seguir haciéndolos, al menos de momento, básicamente por problemas de esponsorización. Yo había tenido siempre la idea y la curiosidad de probar a montar una discográfica, empezando por supuesto con algo pequeño. Y entendí que era el momento, primero porque podía vincularla al festival, que ya tenía su andadura detrás, y segundo porque pude contar con participación de mucha gente, que acogió mi idea con entusiasmo.

¿Son las personas vinculadas a la organización del Festival?

Sí, pero no solo. Se trata de un equipo interdisciplinar, en el que hay guitarristas, comunicadores, compositores, gente del mundo del teatro, de la fotografía… La sede está en Londres: uno de los miembros del equipo trabaja allí y nos lo sugirió, y cuando empezamos a movernos, nos dimos cuenta de que era una buena idea por la sencilla razón de que es mucho más fácil crear una empresa en Londres que en España.

El primer disco se titula Folía y el intérprete es Alejandro Córdova, ganador del primer premio del Concurso de 2012. ¿Qué encontrará el aficionado que se acerque a este trabajo?

Va a encontrar música relacionada con España y Latinoamérica. La matriz del disco son las Folías de España de Manuel Ponce, una de las catedrales del siglo XX para la guitarra, una obra compuesta gracias a la influencia de Segovia y, sin duda, la pieza clave de Ponce en su relación con la guitarra. Alejandro Córdova, mexicano como el compositor, la toca de forma maravillosa. Interpreta también la Sonatina de Moreno Torroba; el Estudio sin luz del propio Segovia, obra muy poco grabada; el Capricho español de Joaquín Malats, que no es original para la guitarra, pero que se ha hecho mucho con guitarra, porque se presta muy bien al instrumento; y termina con la Serie americana de Héctor Ayala, tampoco demasiado difundida. Es un recorrido muy bien planteado y se hace muy ameno.

Llama la atención el diseño.

Es de Morpheus Comunications, una empresa que está en Canadá y se encarga del diseño de todo lo que tiene que ver con los discos, incluida la web. Creo que es muy moderno y sugerente, está gustando mucho.

¿Cuál será la política de publicaciones del sello?

Tenemos una serie de discos planteados para 2014, incluido por supuesto el del ganador del último concurso, Thibaut García. La guitarra será siempre el eje central, pero vamos a explorar otros caminos, como un apartado dedicado al cine, en una serie que se llamará Cinema Dreams y en la que pretendemos hacer el recorrido contrario al habitual: en lugar de arrancar de una película, partiremos de una idea musical, de algo que pueda tener cierta connotación cinematográfica, y ahí lo dejaremos, en espera de que alguien decida emplear esa idea o ideas en alguna película.

¿Puede adelantar algo de esos discos ya en germen?

Nos han pasado un par de másters de discos ya grabados pero sin editar, uno de Kostas Tosidis, que se compone de cinco sonatas, cuatro de ellas nunca grabadas, hay cosas de Ligeti, de Cristóbal Halffter, muy muy interesante; otro de Giampaolo Bandini, que junta las Cuatro estaciones de Vivaldi con las de Piazzola, y las hace con guitarra, bandoneón, violín y violonchelo. El programa que nos ha propuesto García, que va a venir a grabar a Sevilla, posiblemente en junio, me parece genial: incluye la Sexta partita para clave de Bach, la Sequenza de Berio y un arreglo de una obra de Bellini nunca grabado. También saldrá pronto, espero que en marzo, mi último registro, Vademecum, una obra de los años 80 de Antón García Abril, que creo que es la segunda vez que se publica en disco. Y editaremos también una Memoria del Festival, que es un recorrido, seleccionado pero absolutamente live, de lo que pasó en la última edición.

¿Cómo se financia todo eso?

Haciendo juegos malabares. El capital humano no se puede pagar, sencillamente. Trabajamos todos gratis y eso es lo que nos permite pagar los gastos fijos inevitables, como los costes de producción o los derechos de la SGAE. Tenemos por otro lado la suerte de que nos distribuye Naxos Internacional: para un sello recién nacido contar con ese soporte es algo increíble.

¿Qué balance hace de los cuatro festivales ya celebrados y cómo se presenta el próximo?

El balance es necesariamente bueno. Estamos muy contentos, porque hemos crecido de año en año y lo hemos hecho en crisis. La internacionalización del proyecto ha sido muy positiva: en el último concurso hemos tenido 24 participantes de 17 nacionalidades diferentes, y de un nivel altísimo. Este último año hemos crecido también gracias a la Fundación El Greco, con la que tenemos un convenio por dos años, el pasado y el de 2014, que está ya casi cerrado, con todo programado e incluso el diseño hecho. El festival se abre a otras artes. El espectáculo central se titulará Sueña El Greco con el martirio de San Sebastián, a partir de esa obra fundamental del pintor y en ella participarán la bailaora Leonor Leal, el compositor José María Sánchez Verdú y un director de teatro canadiense de origen cubano, Royds Fuentes-Imbert. Vamos a hacer también un concurso de fotografía vinculado a la figura de El Greco. No queremos para nada el típico festival endogámico. El festival se abre al mundo y a las artes, no se cierra sobre la guitarra.

 

 

Pablo J. Vayón | Actualizado 06.01.2014 - El guitarrista sevillano Francisco Bernier.

http://www.diariodecadiz.es/article/mapademusicas/1680106/festival/la/guitarra/se/abrira/otras/artes.html

Volver   |  Ver la biografía

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar