DIEGO PANTOJA

 

 

ENTREVISTA A DIEGO PANTOJA (Cantaor)

 

 «Algunos cantan para meterle una papa hirviendo en la boca»    

El peculiar maestro jerezano recibe hoy un homenaje en Fibes organizado por Los Morancos con figuras como Farruquito o Arcángel. Apenas quedan ya localidades

Tiene usted 80 años y lo ha vivido casi todo. ¿Qué echa de menos?

A esa clase de cantaores que cantaban para pegar botes. Caracol, Mairena, Pastora, La Perla, La Paquera, Fernanda, Bernarda, Camarón... Este rincón de nosotros es «comía y aparter».

¿Qué ha aportado Diego Pantoja?

Yo sé lo que es llevar el cante y el baile. Ahora la gente mata muchas moscas bailando. Hay que pegar esos pellizcos a tiempo, no hay que chillar. Ahora hay muchos que son para meterle una papa hirviendo en la «bocar».

Viajó mucho con Lola Flores...

Pero en Jerez hay dos barrios, San Miguel y Santiago. Ella decía que San Miguel y yo digo que SAntiago, que es de «chapór».

¿Usted sabe irse de compás?

Yo no «puedor». Salgo con el son mío siempre que tenga una guitarra al lado que sepa tocar, porque si no te ponen directamente en «Pamplonar».

¿Quiénes son los mejores?

Paco de Lucía, Parrilla, Moraíto... Hay mucha gente que se me va de la mollera porque el sentido está comido por el microbio de la ignorancia.

Pero usted es memoria viva...

Fíjese, yo llegué a México y me hice uña y carne de Cantinflas, que me lo presentó Lola Flores. Conmigo moría. Y Ava Gardner iba al tablao a verme porque yo era un diamente de bonito y las «buñales» las tenía a manojos, pero ahora ligo menos que el mono de Tarzán.

¿Se considera un vividor?

Yo soy artista sin guión. Tiene que ser todo de la mollera mía. Antes me tomaba la colonia y ahora no puedo, pero con una copita tengo mucho arte.

Le gusta la fiesta, ¿no?

Fiestas me he pegado yo más... Yo dormía diciéndole a mi mujer: «Echame un poquito más».

Sus gracias han sido copiadas por muchos. ¿Le molesta?

No. El «comorrr» de Chiquito de la Calzada es mío, pero él tiene paladar, educación. Lo más bonito del mundo es saber estar con acento en la o.

Hábleme de cante, maestro.

El cante hay que reposarlo. Las voces son para llamar al sereno. Hay muchos que no quiero decir a los que hay que meterle una papa hirviendo y decirles que canten el día 32.

Ahora cuénteme una anécdota.

Una vez en «Méxicor» me dijo Cantinflas: «Licenciado Pantoja, vamos a hacer una cosa, yo me bebo vino de tu tierra y tú de la mía». Él se puso una copa de coñac Fundador y me puso a mí una de tequila. Salí a mear y me pusieron una multa. Fue la «meá» más cara de mi vida. El periódico tituló: «El cantaor de Lola Flores es un meón». Se me fue la mollera un poquito.

Se mojó el pico más de la cuenta.

Yo empecé a trabajar en la bodega de Domecq y me ponía ciego, pero bien. Y cuando vino el whisky de etiqueta negra se me ponía la cara...

¿Qué le pasó con Ava Gardner?

Que llevó el cuadro flamenco a su hotel y una de las veces le dijo al manager —qué bien hablo, he estudiado en la academia de Winfor—: «Que se quede el cantaor». Cuando llegué a la habitación ya tenía la bañera preparada. «Báñese usted». Ay, Ava, haba con jamón. Me bebí el agua. Anda que era Gracita Morales.

¿Cómo está para el homenaje?

Agradecido y un poquito nervioso porque quiero hacerlo todo como el capote de Curro Romero, bien y despacio. El capote de Curro tenía cloroformo, como tiene que tener el cante. Saberlo llevar y retirarte a tiempo, porque si es muy largo parece «Lo que el viento se llevó».

¿Conoce el lío de los indignados?

A mí la política me da jindama. Yo no iba ni a la comisaría para sacarme el carné de identidad, me lo sacaba mi abuelo. Bueno, «adior», que me tengo que ir a jugar al tenis sin «raquetar».

 

ALBERTO GARCÍA REYES / SEVILLA. Día 20/12/2011

http://www.abcdesevilla.es/20111220/cultura/sevp-algunos-cantan-para-meterle-20111220.html

volver  

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar