VEGA

 

ENTREVISTA A VEGA

 

«Soy una cara bonita con contenido»

 

«Hace muchos años que la expresión 'tanto dinero' ya no existe para el artista», asegura la cantautora , que vuelve con 'La cuenta atrás'

Tiene cara de muñeca, lo admite y no le importa que se lo digan; pero ella no es ningún maniquí. Cabezota reconocida, Vega asegura tener muy claro lo que no quiere en su vida. «No quiero hacer un disco a cualquier precio», declara la cantautora cordobesa. Por eso acaba de lanzar al mercado un álbum de «capricho» -«sin presiones de ningún tipo»- para el que no ha escatimado en esfuerzos ni en gastos. Es 'La cuenta atrás'.

'La cuenta atrás', ¿hacia dónde?

Siempre hacia delante. Es un paso más dentro de mi carrera, que he dado con riesgo y aventura para proseguir con una pasión, con una forma de vivir como otra cualquiera.

Dice que se ha pagado un disco de antojo. ¿Ha hecho lo que quería?

Siempre he hecho bastante lo que me ha dado la gana, soy bastante cabezota, pero digo que es de capricho porque yo lo he elegido todo. Es el más personal, no he tenido presión de ningún tipo. Si es un acierto o una equivocación, me siento responsable al cien por cien.

¿No le asusta?

Es arriesgado, pero en los tiempos que corren lo más arriesgado es sacar un disco. Soy una persona que encaja bastante bien las responsabilidades. Sobre todo porque me preocupo bien de ser responsable de cosas de las que realmente estoy orgullosa y que sé que están bien hechas.

Madurez  En 'Metamorfosis' ya hubo una transformación, ¿aquí hay una vuelta de tuerca más?

Aquello fue una transformación personal que se refleja en mis canciones. Vega es un nombre artístico que lo único que hace es llevar la carrera musical de una persona que está dentro, sintiendo, escribiendo y todas estas cosas. que soy yo. Lo que hay es un cambio de percepción de las cosas que viene dado por algo tan natural como es la madurez, el paso de los años. Mi primer disco lo hice con 23 y tengo 32 años.

¿Tiene más claro lo que quiere?

Sobre todo tengo clarísimo lo que no quiero.

¿Y qué no quiere?

La música es algo que respeto muchísimo, tengo una parte de responsabilidad social como artista. Tengo la capacidad de escribir canciones que le ayuden a la gente a crear momentos en su vida, ya sean de felicidad con los amigos, de reflexión en casa, de amor con la pareja. Es muy bonito dar ese tipo de canciones. Por eso lo que no quiero es hacer un disco a cualquier precio, ni me vale cualquier disco.

Y no quiere ser una cara bonita.

¡Ah, no! No tengo problema ninguno. ¡Si puedo seguir siendo una cara bonita de aquí a 30 años estaré encantada!; pero soy una cara bonita con contenido y con cabeza. Lo digo en la canción 'Como yo no hay dos': «con coco y cuerpo de mujer mortal y cara de muñeca». Para mí no está reñido. La belleza es un reflejo de lo que uno siente por dentro. Puedo estar muy guapa cuando estoy feliz, pero cuando estoy triste me pongo cetrinosa, verde, con unas ojeras horribles.

En el videoclip de 'Como yo no hay dos' se convierte en maniquí de un escaparate, ¿alguna vez se ha sentido un maniquí?

Creo que socialmente las cosas están preestablecidas de una manera que tendemos a convertirnos en maniquíes. En la música, siendo chica, también es un mundo complicado, en el que parece que acabas siendo la cara bonita y no se mira más allá. Pero personalmente no lo he sufrido, me preocupé durante muchos años de hacer canciones de autor y de llevar una carrera movida por los contenidos y no por la imagen. Diez años después la gente valora mis letras y mi música, y la cara bonita se convierte en un plus pero no en la razón de ser de que haga discos.

En esa canción parece una mujer muy segura de sí misma, ¿lo es?

-Lo soy para las cosas profesionales, porque me cuido mucho de que todo esté perfecto, que tenga pasión, corazón y que a la vez sea inteligente. Soy más insegura para las cosas personales. La seguridad total en lo personal sería súper aburrido, no tendría ningún factor sorpresa.

Siendo tan perfeccionista, sufrirá mucho.

¡Se sufre un huevo! (risas). Yo saco disco cuando tengo canciones para ello, pero malo será si en dos años no tengo material. Y en dos años los días tienen muchas horas y lo único que tienes que pensar es «qué quiero hacer y cómo lo quiero hacer».

Apuesta fuerte El disco es una apuesta personal y supongo que una inversión económica fuerte.

Muy fuerte. Es un riesgo económico grande, por eso no me valen las cosas a medias tintas. Yo quiero que cuando la gente pague once euros por este disco piense que ha valido la pena. Puede parecer que lo peor que te puede pasar es empezar de cero, pero para mí lo peor sería tener que hacer otra cosa que no fuera esto.

Prefiere no ganar tanto dinero, pero hacer lo que le gusta.

Sí. Y lo de tanto dinero, puedes dejarlo en dinero (risas). Hace muchos años que la expresión 'tanto dinero' ya no existe.

Le da lo justo para mantenerse.

Eso sí, pero lo de que el músico por sistema es multimillonario... que se olvide la gente. Cuando los padres dicen «quiero que mi niño sea cantante o futbolista», pienso «mejor que le dé al balón» (risas).

¿Y por qué grabó este disco en Los Ángeles? ¿En España no se puede hacer igual?

Sí, hay grandes profesionales en España, lo que no hay son ganas. Allí están grabando con una sonrisa, no están pendiente de si tú eres tal o cual, si vendes tanto más o menos... Yo he tenido al batería de Paul McCartney hablando conmigo sin mirar el reloj a ver a qué hora se iba, si le habían pagado 'x' horas... Era un tío al que le gusta la música y estaba disfrutando de tocar.

En su biografía no se menciona 'Operación Triunfo'. ¿No le gusta recordar esa etapa?

No me apetece hablar de ello. Es muy difícil que la gente conozca otra cosa de mí cuando cada vez que hago una entrevista el titular que sale es de 'OT' diez años después.

Pero forma parte de su trayectoria, ¿por qué renegar de eso?

No reniego, es que llega un momento en que hay hastío: son diez años contando lo mismo. Nadie pregunta qué pasó después, sino qué recuerdo de aquello. ¿Y sabes lo que recuerdo? Que crearon una sensación irreal para muchos chavales y sacaron el provecho que tenían que sacar. No son monjas de la caridad. La gente te dice «te dieron la oportunidad de tu vida»; pero cuidado, que la cobraron bien, pero muy muy bien. No reniego, es que ya paso. Desde mi punto de vista, no merecen que yo lleve diez años haciendo promoción de algo que no me dio tanto. A nivel personal es una experiencia única. A nivel profesional es un primer escalón muy digno, pero ya.

 

 

 

MÁLAGA. 09.10.11 - REGINA SOTORRÍO Email * rsotorrio@diariosur.es   En la foto Vega define 'La cuenta atrás' como un «disco de capricho». :: FERNANDO GONZÁLEZ

http://www.diariosur.es/v/20111009/cultura/cara-bonita-contenido-20111009.html

Volver  |  Ver la biografía  |  Ver entrevista 461

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar