CALIXTO SÁNCHEZ

 

ENTREVISTA A CALIXTO SÁNCHEZ
 

 

«La mayoría de los políticos no entienden ni “papa” de flamenco»
 

Recién jubilado, Calixto Sánchez, gran figura del cante jondo, se «moja» para defender a los flamencos frente a la política de contrataciones del Instituto Andaluz de Flamenco de la Junta

En plena sequía estival y los flamencos se han puesto flamencos con la Junta, acusándole de «amiguismo» en las contrataciones de artistas noveles mientras otros consagrados pasan «fatiguitas».

A pesar de que este es un sector muy disperso, es la primera vez que la gente del mundo del flamenco y de la raza calé se han unido. Hay un malestar generalizado desde que nació la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco, hoy Instituto Andaluz de Flamenco.

Usted se queja de que «los de la Junta son como los señoritos de antes, pero con más dinero público».

Los señoritos de antes hacían fiestas en las que decían: tal cantador entra y tal otro no. Ahora la Junta hace lo mismo.

¿No será que cuando dijeron «se acabó la fiesta» en España, también era para los flamencos?

Pues sí, pero el malestar viene de cuando la economía estaba boyante. Hace siete u ocho años aparecieron cantaores nuevos a los que la Junta y la Diputación da todo el trabajo.

¿Puede dar nombres?

Poveda, Arcángel... Estrella Morente no la conocía nadie y de pronto es una figura internacional que representa el flamenco en Londres y Nueva York. Se empiezan a ver cosas muy raras, se aparta a gente y se eligen a otros que no tienen currículum ni experiencia. La cuestión no es si son buenos o malos artistas, sino que han subido de golpe a pesar de ser desconocidos. Todo el mundo es muy respetable, pero no es de eso de lo que se trata, sino de contratar a dedo.

¿Por qué Fosforito, asesor del Instituto Andaluz del Flamenco, no se ha unido a estas reivindicaciones?

Pansequito le pidió que fuera intermediario ante la Junta y parece que él le dijo que no podía significarse. La gente del flamenco piensa que Fosforito se ha ido con el poder establecido y les ha traicionado.

Griñán dice que la inmensa mayoría del sector apoya a la Junta.

El presidente no está muy enterado. Además, hay mucha cagalera porque hay artistas que saben que pueden quedarse sin las galas que selecciona el Instituto Andaluz de Flamenco. Esta es la política del miedo.

El consejero de Cultura, Paulino Plata, y la directora del Instituto de Flamenco, María Ángeles Carrasco, no os recibió a a pesar del dinero que la Junta invirtió para que el flamenco fuera declarado Patrimonio de la Humanidad.

El flamenco es patrimonio de unos pocos, de quienes manejan los fondos públicos. La Catedral es Patrimonio de la Humanidad y si pones un grafiti en sus paredes, te dan una guantada. Tú mañana puedes grabar una paparrucha en un disco y poner «flamenco» en la carátula sin que nadie te diga nada... y puede ser que hasta la Junta te lo subvencione. ¿Quién protege el flamenco entonces?

¿El flamenco ha dejado de interesar a los políticos?

La ópera entra por las clases altas y el flamenco por las capas bajas, y en medio nos encontramos a los políticos, la mayoría de los cuales no entienden ni “papa” de flamenco. Esa es una de las grandes raíces del problema. Exceptuando a Suárez Japón, a la mayoría de los políticos socialistas no les interesa el flamenco. ¿Cuántas veces hemos visto a Chaves y Griñán en un espectáculo flamenco? ¿Y a Carmen Calvo, la ex consejera de Cultura? Yo nunca los he visto.

Los flamencos critican la caótica organización de los festivales.

Se iba a hacer un reglamento andaluz de festivales flamencos porque necesitan una protección oficial. Si los dejamos en manos de la comercialización, el flamenco se va al garete. Los festivales flamencos no pueden funcionar con los temitas y las canciones del verano. Hay que dignificar los festivales flamencos, muchos de los cuales tienen escenarios hechos con tablas de albañiles, las barras están junto al escenario, se hacen eternos con la entrega de medallas... Tampoco se explica por qué la Junta tiene que financiar festivales en Francia o en Murcia, o mandar espectáculos de flamenco al extranjero si la base está en Andalucía.

La directora del Instituto de Flamenco dice que todas las acciones de la Junta se hacen por convocatoria públicas ¿Se puede contratar a artistas por concurso público y no con criterios artísticos?

Se está haciendo. Diputación manda cantores y bailaores a los festivales y ¿quién es Diputación para mandar a nadie? ¿Cómo los selecciona? El Instituto de Flamenco organiza espectáculos, pero ¿es que estamos en Rusia? Ese organismo no debe estar para eso. Debe ser un organismo armonizador en el que los artistas presenten sus proyectos, se valoren y haya un seguimiento de los mismos. Al final, el Instituto se ha convertido en «Pulpón II» con dinero público, es decir, un mánager de artistas con dinero público y poder absoluto. La Junta no tiene que promocionar a ningún artista porque en Andalucía hay cuarenta concursos donde se parten la cara los jóvenes para hacerse un currículum y que se produzca una selección natural de los mejores artistas.

En el tiempo de las vacas gordas se acusó a la Junta de inflar los cachés de determinados artistas.

Sí y no sólo lo hizo la Junta, sino también los ayuntamientos porque tiraron con pólvora ajena al pagar cachés de 20.000 euros. Y yo me pregunto: ¿Quién es la Junta para engordar los cachés de nadie? Que Paco de Lucía cobre 90.000 euros me parece bien porque es un fuera de serie, pero la gente no entiende que haya artistas desconocidos a los que la Junta ha pagado 12.000 euros por gala.

Y hablando de dinero, la Agencia Andaluza del Flamenco ha gestionado desde su creación mas de 50 millones de euros. ¿A dónde ha ido a parar tanto dinero?

Cincuenta millones de euros es una pasta y nadie sabe a ciencia cierta en que se han gastado, aunque la Junta dice que todo está publicado.

¿Qué destino dio la la Junta al patrimonio que compró de Mario Maya y Antonio El Bailarín?

Nadie lo sabe... Es inexplicable que la Junta no haya hecho un Museo del Flamenco. De hecho, cuando yo era director del Centro Andaluz de Flamenco dediqué parte de sus fondos a comprar discos de pizarra, cilindros de cera, fotos, grabados, bibliografía, postales... con la idea de hacer un gran Museo del Flamenco.

Cuando la Unesco declaró al Flamenco Patrimonio de la Humanidad, el presidente de la Junta prometió que el flamenco se enseñaría en las escuelas.

.esa es otra promesa incumplida.

A vuela pluma

¿Dejará su retiro por alguna gala?

Ya me lo han pedido y he dicho que no. Ya no canto ni en la ducha. Empecé a cantar con 19 años y estoy jartito.

¿Qué podría cantarle Griñán a IU para que sea su socio de Gobierno?

Podría cantarle por seguidillas y como letra: «Carmela de mi arma, ya no tengo cartas» (risas).

¿Se puede ser tradicionalista y heterodoxo en el flamenco?

Se puede ser con mucho cuidado.

¿Qué opina sobre Pitingo?

Hace unas mescolanzas estupendas, pero nada que ver con el cante.

Los niño andaluces saben quién es Juan Ramón Jiménez, pero no quién es la Niña de los Peines

El problema es que tampoco saben quién es el primero.

Algunas letras de flamenco ya no se pueden cantar con la Ley de Violencia de Género.

Como esa que dice: «Mi marido me ha pegado porque quiere que le haga papas con bacalao». Tampoco se puede decir ahora cojo, sino «disminuido físico». Dentro de poco tendremos que decir que hay «niños, niñas y niñis».

Un maestro del flamenco

En junio pasado y tras cotizar 42 años —30 como maestro y 12 como artista— , Calixto Sánchez (Mairena del Alcor, 1947) se despidió de los escenarios tras 45 años cantando flamenco con maestría. Deja tras de sí un brillante carrera artística y un ímprobo trabajo como flamencólogo. Se va con la pena de que la Junta no haya introducido la enseñanza del flamenco en las escuelas, aunque aún alberga esperanzas. Acaba de finalizar un proyecto para Cajasol con el fin de enseñar la materia hasta sexto de Primaria. «Si Cataluña hubiera sido la cuna del flamenco —dice—, ya le habrían hecho un cerco para que no entrara nadie. En Andalucía, sin embargo, no se nos caen los anillos cuando en RNE dicen que el festival de las Minas de Murcia es el referente del mundo flamenco».

 

maría jesús pereira / Sevilla. Día 20/08/2011 - rocío ruz. El cantaor, flamencólogo y maestro Calixto Sánchez

Volver   | Ver la biografía  | Ver la entrevista 232

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar