ANTONIO FERNÁNDEZ DIAZ “FOSFORITO”

 

ENTREVISTA A ANTONIO FERNÁNDEZ DIAZ “FOSFORITO”

 

Fecha y lugar de nacimiento: Puente Genil (Córdoba), 1932
Trayectoria: Ha obtenido numerosos premios y reconocimientos, entre otros la llave de oro del cante flamenco

 

 

     "Más que yo, en la Real Academia entra hoy el reconocimiento al arte flamenco" 


 

Antonio Fernández Díaz Fosforito se convertirá hoy en el primer cantaor académico de España y lo hará de la mano de la Real Academia de Córdoba. Como no podía ser de otra manera, el flamenco será el protagonista de su discurso de ingreso ya que este arte ha sido toda su vida desde que, con apenas seis años, diera los primeros pasos artísticos en su Puente Genil natal. Desde entonces, su potente voz ha sido el pasaporte que lo ha llevado por todo el mundo.

Es usted el primer cantaor flamenco que desde hoy también será miembro de una Real Academia. Descríbame la sensación que le produce.

La sensación es indescriptible. Es algo muy especial, muy grande, muy estremecedor. Es un aluvión de emociones que inunda mi corazón y aprieta mi garganta. Yo soy un viejo cantaor, apasionado por el mundo del cante y en el cante me he dejado el corazón. Son muchas vivencias que difícilmente puedo explicar con palabras.

Hace unos años ni nos lo hubiéramos imaginado.

No se hubiera pensado jamás. Ahora se reconoce al flamenco, la Unesco le ha dado el título de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, pero el flamenco ya era universal antes. Ahora se le pone un marchamo con el que se conseguirá que las administraciones públicas le dediquen más medios y se ocupen de este arte con más cariño.

Usted es una pieza muy importante en el comienzo de la era moderna del flamenco. ¿Entrar en la Real Academia forma parte de esa evolución?

Supongo que sí. Más que yo, creo que hoy en la Academia entra el reconocimiento al flamenco. Yo soy un eslabón más de la cultura de Andalucía. Tengo muchísimos años y he compartido escenarios con Pastora, la Niña de los Peines, Antonio Mairena o Marchena, pero también con artistas mucho mas jóvenes que yo y siempre he estado a caballo entre esas épocas, conviviendo y disfrutando de los sones de todos.

¿En qué va a consistir su discurso de ingreso?

Como no podía ser de otra manera, voy a hablar de flamenco, de sus fundamentos sonoros. También voy a hablar de sentimientos, de emociones, de lo que llevo haciendo toda mi vida.

Quizá alguno espera oírle cantar.

No, en absoluto. No me parece que pegue en ese acto.

Además de un gran cantaor también es usted un intelectual. ¿Cuáles son sus inquietudes más alla del flamenco? ¿Qué lee?

Leo poesía e historia. Cuando yo tenía diez años, a la luz de las velas, ya leía a Tagore y a otros autores hasta el punto de que mi madre me regañaba porque decía que iba a perder la vista. Ahora sigo leyendo poesía, historia, sigo tocando la guitarra, escribo letras flamencas, las cosas que me apasionan...

La Real Academia de Córdoba es pionera en incluir a representantes de artes poco comunes en una institución como esa. ¿Cómo lo valora? ¿Es un buen paso para que la Academia se abra a la sociedad?

Creo que tiene que ser así, debe abrirse a toda la sociedad y nunca es tarde. La Academia nos representa a todos, es un foco de cultura, hay mentes maravillosas en todas las tendencias y actividades. Me parece una iniciativa para tocar las palmas.

¿Está nervioso ante su solemne discurso hoy?

Bueno, tengo bastante experiencia en dar conferencias, llevo mucho haciéndolo en universidades, colegios o centros culturales. Ya soy un viejo veterano, pero la emoción será inevitable. Es algo muy importante y maravilloso.

Córdoba siempre ha estado muy unida al flamenco, ocupa un lugar muy importante dentro de la historia de este arte, pero, ¿cuáles cree que son los rasgos que la distinguen de otras ciudades?

Córdoba destaca por la iniciativa del concurso de 1956, de donde han salido casi todos los cantaores. Yo diría que el 99 por ciento de los cantaores que se mueven ahora por el mundo han pasado por ese concurso, que yo tuve la fortuna de ganar aquella primavera del 56.

También nos distingue el centro que lleva su nombre y que esperemos ver pronto en marcha.

Esperemos que algún día se llene de contenido. Supongo que la economía tiene mucho que ver, pero es triste que solo haya un nombre en la puerta. Los políticos son los que tienen en su mano darle vida al Centro Fosforito.

¿A quién echará de menos hoy, en quién va a pensar?

Hay un puñado de amigos que se han ido quedando en el camino, que disfrutarían de la gloria que yo recibo porque eran amigos de verdad. Viviré la nostalgia de su ausencia.

También va a participar con Pablo García Baena en Cosmopoética. ¿En qué va a consistir ese espectáculo?

Pues aún no lo sé muy bien pero seguro que queda muy bonito. La poesía y el cante han estado siempre muy ligados.

 
Fosforito Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes,
en  la Catedral de Toledo,  José Maria Ruiz Fuentes
estrechando su mano, para darle la  enhorabuena ,
Toledo 12 de Diciembre de 2007

31/03/2011 CARMEN LOZANO

Cerrar