MARÍA JESÚS RUIZ

 

ENTREVISTA A MARÍA JESÚS RUIZ

 

   "Hemos conseguido que sordos y oyentes puedan disfrutar de un mismo espectáculo"
 

Se llaman EnFemenino, hacen flamenco, y combinan el lenguaje de signos con la pasión por la vida y la obra de Picasso

Claudia Ruiz, Lorena Carabante y María Jesús Ruiz forman el ballet de flamenco EnFemenino. Atraídas por la pintura de Pablo Picasso, y por la investigación de los diferentes palos de su disciplina, crearon el espectáculo 'Las mujeres y Picasso', que se podrá ver – gratuitamente - este jueves, a las 20.30 horas, en el Centre Cívic de la Barceloneta.

Nos encontramos con María Jesús para que nos explique los principales retos que han tenido que afrontar, y cómo surgió el proyecto de 'Autoretrat d'un signe', versión dedicada a personas con graves problemas auditivos.

¿Cómo surge la idea de unir a las mujeres que acompañaron a Picasso para un espectáculo flamenco?

Queríamos hacer un espectáculo de baile flamenco que explicara algo, partimos de esa premisa y pensamos en artistas significativos y, así, llegamos a Picasso. Empezamos a profundizar en su biografía y, al ver la cantidad de mujeres con las que compartió su vida, y cómo influenciaron en su pintura, nos sedujo la idea de representar a esas mujeres, de darles protagonismo. Ya que cómo él mismo dice: "Siempre he creído que era yo el que disponía de mí mismo. Pero, de alguna manera, las que me llevaban y traían eran las mujeres".

A cada mujer, le habéis asignado un palo diferente. Explícanos algunas de estas analogías.

Para relacionar a las mujeres con los palos flamencos recopilamos información de ellas: edad, momento de la vida del pintor, obras de Picasso en las que aparece, tipo de relación... Por ejemplo, el primer amor del pintor durante la infancia, Carmiña, lo relacionamos con unos tangos que es un palo flamenco animado y juguetón. Fernande Olivier, con la primera mujer que convive en una buhardilla de Paris (antes de ser conocido), la relacionamos con una alegría. Los dos eran jóvenes y la cadencia de este palo transmite ganas de experiencias nuevas, abertura a la vida.

¿Crees que era tan cruel con sus compañeras como se ha dicho?

Lo que tengo claro es que era un hombre con mucho carisma y con un poder de atracción muy grande... En todo caso, ninguna de sus relaciones fue fácil... y prácticamente durante toda su vida mantuvo más de una relación amorosa al mismo tiempo. En cambio, era celoso...

La prematura muerte de Eva Goudel marcará para siempre al pintor. ¿Qué expresa la soléa que le dedicáis?

Justamente es la perdida del amor verdadero. Picasso amó a Eva como a ninguna. De hecho, ella no se llamaba Eva, sino Marcelle, pero él la bautiza con este nombre porque, para él, era la primera mujer en el mundo. Intentamos transmitir su tristeza.

Mientras Olga Koklova representaba para el malagueño la rigidez y la estabilidad, la jovencísima Maria Therese significa la libertad. ¿Cómo expresáis estos matices en 'Las mujeres y Picasso'?

Con los palos que les asignamos a cada una. Olga aparece en la obra con sus zapatillas de ballet clásico y su tutú. En este caso, baila una guajira, que es un palo que proviene de Cuba, que es muy sensual, pero justamente ella lo baila desde la rigidez del clásico. En contraposición, Maria Therese también lo baila, pero con un abanico, y a partir de movimientos más flamencos, más redondos y libres. El palo de Maria Therese es una Farruca bailada con mantones que nos transmite la belleza de la nueva conquista.

La enigmática fotógrafa Dora Maar acaba en un sanatorio, y vosotras le dedicáis una bulería. ¿Su historia de amor es la del sufrimiento?

Creo que quizá lo acabó siendo, pero que fue, sobre todo, una relación muy pasional. Dora Maar era culta y, como artista, estaba en "igualdad" de condiciones frente a Picasso. Fue la primera persona que fotografió el Guernica. Dora Maar era una mujer especial antes de conocer al gran pintor. Y él le fue infiel como a las demás...

Picasso estuvo fascinado por las mujeres siempre. Con 65 años, tiene relaciones con Françoise Gilot y, poco después, con su amiga Geneviève Laporte. ¿Cómo afrontáis encima del escenario esta época?

En realidad, Picasso aparece en la obra una vez, y pintando de espaldas. Françoise es representada con un baile de clásico español bailado con castañuela en el que se representa una rivalidad entre ella y Geneviève. Y el palo de Geneviève es una rumba fresca y descarada.

Sus últimos años los pasa junto a Jacqueline Roque, que acaba refriéndose a él como "su Dios". ¿Qué tema habéis escogido para esta parte?

Jacqueline aparece en la última parte de la obra y su palo es una bulería fuerte y profunda que nace con un grito. Jacqueline hizo de esposa y madre de Picasso durante su vejez. Era una mujer totalmente entregada al pintor.

Actualmente, también estáis trabajando otro espectáculo entorno a la figura del pintor, 'Les amants de Picasso. Autoretrat d'un signe', que está pensado para personas sordas o con graves dificultades auditivas. ¿Cómo combinar flamenco y lenguaje de signos?

No es fácil, pero trabajamos con un traductor de lengua de signos y, en esta obra, participa una actriz que es sorda. La lengua de signos es movimiento. Primero pensamos los mensajes que queremos transmitir y, después, empezamos a investigar qué signo queda más estético o nos da más posibilidades, y ampliamos su movimiento a un paso de baile. Hemos conseguido que personas sordas y oyentes puedan disfrutar de un mismo espectáculo de baile.

Para acabar, ¿cómo os documentasteis para construir la obra? ¿Recomendáis un libro para entender un poco mejor la vida y la obra de Picasso?

Leímos muchos títulos y biografías de Picasso. Uno que nos ayudó especialmente - porque habla especialmente de las relaciones que mantuvo con las mujeres – es 'Picasso y sus mujeres', de Antonio D. Olano. También existe un documental que explica muy bien la importancia de las mujeres y la influencia de ellas en su pintura: 'Las mujeres de Picasso'.

 

09/03/2011 - Albert Lladó. Barcelona Redactor. Foto encabezamiento La bailarina María Jesus Ruiz EnFemenino. Cuadro  Un momento de la obra 'Las mujeres y Picasso' EnFemenino

Volver

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar