NACHO VEGAS

 

ENTREVISTA A NACHO VEGAS

 

  "Los que pretenden ser menos mediocres caen en la mediocridad"
 

Vegas presenta en el Aulario de La Bomba su nuevo disco, 'La Zona Sucia', editado por su propia discográfica y que ha registrado cifras de venta impensables

A esta hora, 16,50 de los últimos días de febrero, el manager de Nacho Vegas, que actúa mañana en el Aulario de la Bomba -entiéndame, Nacho Vegas, no el manager-, acaba de incumplir su promesa de llamada para entrevista telefónica, lo que en argot se dice un phoner. Se trata de que Nacho Vegas, de promoción de su disco La zona sucia, conteste otra vez a las mismas preguntas que lleva contestando desde que sacó su disco. Como no estoy para tonterías, no me tomo a mal el plantón. Los grandes artistas no hablan con periódicos de provincias y, cuando dejan de ser grandes artistas, se pasan el día llamando a periódicos de provincias. Esto es sabido. Los grandes artistas aburren a los periodistas de provincias y viceversa. El motivo de todo esto es sencillo: su nuevo disco, un gran disco, acaba de convertirse en el tercero más vendido del país, entre los de Sergio Dalma y Dani Martín. Y es un disco que se ha montado él mismo, el gran maldito -ya hablaremos de eso-. Llegado este punto, hagamos una impostura y construyamos una entrevista falsa, qué remedio queda. Sus palabras estarán sacadas de un mix de promoción y las preguntas serán las que estaban preparadas. Nada cambiará mucho. Su concierto es recomendable y, de momento, no hay nada que reprochar a este asturiano que en su canción Morir o Matar, una obra maestra, ajustó esta estrofa: "Y emprendiste así tu huida y yo corrí a mi habitación y mezclé en una cuchara el polvo blanco y el marrón. Y con la sangre aún resbalando te llamé desde ese hotel: Por favor, entiende que algo no funciona en mí muy bien. Y al otro lado te oí llorar y yo seguí y no colgué, y me suplicaste: Déjame de una vez, déjame de una vez". Para los generalistas del género, este crimen que narra Nacho Vegas les debería hacer pensar en la complejidad del alma humana y que cada crimen es un mundo. Que no se trata de estadísticas, sino de vidas rotas y a ver quién cuantifica eso. Fin del prefacio).

Es un hecho curioso. Nacho Vegas (Gijón, 1974), el artista que arrastra una fama de maldito que él ha acomodado a sus poses tras sus inseparables gafas oscuras, ha cometido un acto inesperado: colarse en la lista de superventas con un disco grabado por él en El Puerto, La zona sucia, con su propia discográfica, Marxophone, si es que podemos llamar discográfica a un proyecto personal que le convierte en máximo beneficiario de sus éxitos y máximo damnificado de sus batacazos. Son los nuevos tiempos en el albor de la 'era Sinde'. Vegas actúa mañana en el Aulario de La Bomba en uno de los conciertos del año. Surgido de las catacumbas indies, fundador de Manta Ray (grupo inclasificable y cuya falta de clasificación, seguramente, les llevó a su destrucción), musicante de poetas asturianos, antiguo estudiante de Filología, Vegas lleva diez años en solitario contando historias turbias de hordas de ciudadanos reunidos en los smoking rooms de los aeropuertos, de hombres que aman "un mundo entero, con su belleza y su fealdad" y de viejos amigos que se agachan al pasar por las funerarias para que no les tomen las medidas... y son los primeros en morir. Llega a Cádiz con su nuevo disco este cantautor, o lo que sea, el hombre que casi conoció a Michi Panero, ese ilustre poeta de la cloaca que se hizo poner en su lápida esta máxima: "Lo último que se puede ser en esta vida es un tío coñazo". Cumpliendo esa norma, paso del manager.

El autor de 'Morir o matar' sacó su disco el día de los enamorados, el 14 de febrero...

Fue casualidad.

En su nuevo disco parece que dulcifica esas historias lúgubres que son su sello.

Puede ser. Pensé que las canciones debían tener pureza, inocencia, aunque luego vuelques en ellas de suciedad y sentimientos turbios. Esa mezcla es algo que aprecio de la música tradicional.

En La zona sucia se convierte en empresario de sí mismo. Usted es su producto.

Es un paso natural que tenía que dar porque las cosas han cambiado mucho estos años. Se ha acabado un poco el modelo tal y como lo conocíamos. Los sellos pequeños se están reconvirtiendo en oficinas de contratación y se trabaja un poco más en consenso con los músicos. La discográfica ahora es una parte pequeña, no el centro de una carrera musical.

Regresa con Paco Loco al lugar del crimen. Regresa a El Puerto para grabar.

Paco es fundamental al haber trabajado anteriormente conmigo. Soy una persona que le cuesta mucho explicarse en el estudio con los técnicos de sonido. Con Paco es diferente porque sé que me entiende. En los últimos discos llegaba al estudio con las canciones preparadas pero no acabadas del todo porque la mirada de Paco era importante y siempre se le ocurren cosas que a mí y a los de la banda, por tener las canciones tan cerca, nos cuesta más ver. Paco es un sexto miembro de la banda y eso es lo que entiendo por productor.

Me gusta mucho una frase de su canción Nuevos planes, idénticas estrategias. Dice: "Sé nadar igual que un pez en un mar de mediocridad".

Los que pretenden ser menos mediocres son los que más caen en la mediocridad.

Me sorprende su meticulosidad en las letras, lo bien que encaja todo en cada historia..

Hay una parte intelectual en lo que hago que tiene que ver sobre todo con el momento de escribir las canciones; hay algo que surge de manera espontánea pero luego necesito un mínimo de disciplina para pensar en ello y saber exactamente lo que quiero decir.

¿Mola la etiqueta de maldito?.

En estos tiempos es un poco ridículo autoproclamarse 'maldito'. Sí hay una especie de universo en torno al rock que da juego a que cualquiera se vea como maldito, ese malditismo de no haber gozado del favor de las masas, como que no lo han elegido ellos, pero no me considero que esté en esa liga.

(Y así acaba esta conversación falsa -que no tiene nada inventado, hay que reflexionar sobre ello-. Es la conversación con un hombre que ya ha conocido el éxito de las masas, que juega en esa liga. Mañana pueden verle en el Aulario. Uno de los mejores letristas de este país, que lo cortés no quita lo valiente).

Nacho Vegas, "Cajas De Música Difíciles De Parar" (2003)

 

Pedro Ingelmo / Cádiz | Actualizado 28.02.2011

  Volver | Ver su biografía

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar