SERGIO DALMA

 

ENTREVISTA A SERGIO DALMA

 

  «Hoy se venden canciones, pero no se hacen carreras de artistas»
 

«Casos como el de Pablo Alborán nos animan mucho a todos», asegura el artista, que cantará a los clásicos italianos en Málaga

Han pasado dos décadas desde que rozó por primera vez el éxito, pero hay cosas que no cambian. Como entonces, va «como loco» de una entrevista de radio a una actuación en televisión, de una firma de discos a un concierto... Y también como en aquel 1991, cuando hizo de 'Bailar pegados' su canción emblema, las listas de venta se han rendido a su trabajo. Sergio Dalma fue el año pasado el único artista en España que logró colocar en el mercado 100.000 discos, una cifra casi inalcanzable en la era de la piratería. Lo hizo posible 'Vía Dalma', un recopilatorio de clásicos italianos de los 70 y 80 que a su voz ronca le sientan como un traje a medida. El próximo sábado los llevará al directo en el Málaga Auditorium Club. Y las entradas están ya agotadas.

Lleva meses que no para...

Ando como loco.

¿Y cómo lleva toda esta locura?

Bien. ¿Sabes qué ocurre? Que el día que no tengo algo así, como que lo echo de menos (risas).

Con 'Vía Dalma', ¿salda una deuda pendiente con la música italiana?

Saldo una deuda pendiente conmigo mismo. Era algo que quería hacer casi desde que empecé como Sergio Dalma. Siempre habíamos apuntado con alguna canción en algún disco, pero hacer un álbum entero y enfrentarme con esos clásicos me apetecía mucho.

Y al público le encanta, ¿cualquier tiempo pasado fue mejor?

No, lo que pasa es que son canciones que siempre han estado en la memoria colectiva y hay una generación a la que le apetecía recordarlas. Además, ha sido un logro cautivar también a gente joven que no conocía temas tan emblemáticos.

¿Se ha perdido el romanticismo?

Yo creo que no. Al final, la gente se enamora y se desenamora siempre igual, hace 50 años y ahora. Estas canciones siempre tienen su función.

Lo que queda claro es que no pasan de moda...

Es que la música no la entiendo como algo que pueda pasar de moda. La música siempre está ahí y esa es la gran suerte: que siempre puedes escucharla y siempre te puede trasladar a un momento puntual. La música está viva.

Es el único artista que superó en 2010 los 100.000 discos vendidos. ¿La piratería le pasa de largo?

No... la piratería desgraciadamente existe y es nuestro cáncer. Imagínate, si no hubiera existido piratería estaríamos hablando de unas cifras bestiales. Pero bueno, estoy contento y satisfecho a pesar de que contamos con esa lacra. Cada semana se iban vendiendo unas cifras que nos iban asombrando ya no solo a la compañía, sino a la propia industria.

«Matar a la música»

Álex de la Iglesia, en el discurso de los Goya, dijo que Internet es la «salvación» del cine. ¿Aplicaría esta afirmación a la música?

No. Yo siempre he dicho que la creación de Internet, ese ventanal tan enorme, es una vía más para dar a conocer un trabajo, para dar una noticia y que realmente sea inmediata. Pero si tú bajas toda la música con descargas ilegales estás matando la música y jodiendo nuestro sistema.

¿En qué hacen mella más de 20 años sobre el escenario?

Los 20 años en un escenario te comportan una veteranía, una mayor seguridad en la voz... pero no desaparecen los nervios, al contrario. Siguen aquella ilusión y aquella vocación intactas, y siguen aquellas ganas por pisar un escenario y continuar comunicando con el público. Me siento un privilegiado, llegar a este momento de mi carrera con este éxito es algo que valoro muchísimo.

En su agenda para los próximos meses no tiene ni un fin de semana libre, ¿cómo desconecta?

(Risas) Está complicado ver a mi hijo y disfrutar del ambiente familiar, pero cuando uno apuesta por este trabajo ya sabe que estas carencias a veces existen en tu vida. Pero compensa, porque luego valoras aún más cuando pasas un momento con tu familia. Esto es lo que deseamos más los artistas, estar sobre el escenario y en carretera.

En el camino Para las nuevas generaciones, ¿cómo se consigue no ser artista de un tema? Muchos tal y como llegan, desaparecen.

Ese es el problema, hay mucha gente que se queda en el camino y personas con muchísimo talento a las que el mercado o el sistema no les da una oportunidad. Hoy en día se venden canciones, no se hacen carreras de músicos y de artistas; y eso es quizá lo que más duele. Aunque todavía hay esperanzas, porque ahí está el caso de Pablo Alborán, un artista con un talento tremendo que está llegando lejos en el mercado. Es bueno que aún se siga haciendo justicia y ojalá hubiera muchos más.

Precisamente, ha sido el malagueño Pablo Alborán quien le ha desbancado del número 1 de ventas...

Sí. Pero además es que yo coincidí con él hace meses y le dije que ojalá estuviera en los primeros lugares porque creo que esto anima mucho a todos. Nos debe animar que haya gente que empieza ahora y con quien no solamente se vende una canción sino que realmente se promueve la labor de un artista y cantautor con mucho talento.

Que una canción cale tanto en el público, como ocurrió con 'Bailar pegados', ¿no resulta a veces más una condena que una bendición?

(Risas) Sí, sí. Hay un momento puntual en que tienes miedo a que no te dejen salir de aquel entorno del 'Bailar pegados' y que no te dejen crecer. Pero no, afortunadamente seguimos adelante y sigue siendo una de las canciones principales de mi carrera y de cada 'show' que hago.

¿La canta siempre?

Sí... Yo no puedo dejar de cantar esa canción. Si bajara del escenario sin hacerlo faltaría algo.

Con 'Vía Dalma' está haciendo una promoción muy fuerte en la pequeña pantalla. ¿Le gusta la televisión que se hace hoy?

La suerte es que tenemos la libertad de contar con un mando y poder elegir. Cada vez hay una televisión más a la carta, y esto nos beneficia a todos. Yo no soy de aquellos que piensan que se tendría que eliminar una serie de programas. A quien no le gusten esos programas, tiene la libertad de cambiar de canal. No creo que estemos en una sociedad donde se tengan que prohibir cosas.

 

 

 

REGINA SOTORRÍO. MÁLAGA. 24.02.11 - 01:24 - Fecha. 26 de febrero. Lugar. Málaga Auditorium Club. Carpa de invierno del Auditorio Municipal de Málaga. Hora. 22.00 horas. Entradas. Agotadas. Costaban entre los 27,50 y 32,50 euros.

  Volver | Ver su biografía  | Ver entrevista 453

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar