MARÍA DOLORES PRADERA

 

ENTREVISTA A MARÍA DOLORES PRADERA

 

"Miro al presente que es lo que vivo, ya llevo mucho futuro dentro de mí"

 

Una de las grandes damas de la canción de España e Iberoamérica actúa en el Gran Teatro Falla para participar en el ciclo Vivamérica con un recital homenaje a 'Toda una vida' en la música

A María Dolores Pradera le interesa saber quién está al otro lado del teléfono. Te llama por tu nombre, antes si quiera de presentarte, y te da las buenas tardes abriendo las puertas al mundo de las pequeñas cosas importantes. Porque habla tranquila. Con paz y con dulzura. Porque los relojes se rinden al tiempo de la conversación. Donde no hay minutero que nos esclavice. María Dolores habla y ríe. Y cuando cuelgas ya no hay remedio. Te ha contagiado de vida.

'Toda una vida', dice el título del espectáculo. Toda una vida para una persona, ¿es suficiente?

Pues yo, al menos, me he acostumbrado a tener tanta vida (ríe). Es mucha vida pero ha sido llena de buenas cosas en la mayoría.

¿Qué va a ocurrir en el escenario?

Es un recorrido a todo mi repertorio desde mis comienzos con las cosas que la gente espera y que saben que las voy a cantar. Nada más empiezan los acordes de las guitarras y la gente ya reconoce lo que viene y eso es muy emocionante para mí.

Esas canciones, ¿son las que le gustan al público o las más especiales para usted?

El gusto del público es el mío anticipado. Son canciones de siempre. No sé si usted me ha visto alguna vez en directo...

Sí, en el Teatro Pemán

Ah qué noche más bonita, ¿cuánto puede hacer...?

Pues, ¿cinco, seis años? (cuando compruebo la fecha, resulta que fue hace ocho, en julio de 2002)

Por lo menos... ¿Recuerda que en Las Habaneras de Cádiz me acompañó el coro de Pardo? Pues creo que este año también...

Fue la última vez que cantó aquí, ¿qué recuerdos guarda?

Es una ciudad maravillosa. Tengo mucha ilusión de volver y de pasear un ratito por allí. Creo que tienen ustedes ahora un tiempecito más fresco pero aquí también. Pero, vamos, yo me llevo un poncho y lo soluciono bien.

Qué bueno. Un poncho y sus canciones. Traiga una maleta bien grande.

(Ríe) No hace falta. Llevo las canciones en mi cabecita y en mi corazón.

Pero algunas serán más especiales que otras, ¿no?

Pues con las canciones de Carlos (Cano), que serán tres, me emociono muchísimo porque para mí ha sido como un hijo. Hemos hecho dos giras juntos, ha sido un amigo y con todo lo joven que era, realmente, fue un maestro. Lo extraño muchísimo. Pero siempre pienso que anda por ahí... Bueno y más en Cádiz, que era su patria adoptiva... Su voz tan sentida, lo que cantaba, cómo vocalizaba... Era genial.

¿Qué es lo mejor que le ha dado la música?

Todo. La verdad es que tengo una memoria selectiva y no me acuerdo de las cosas malas. Recuerdo lo bueno, que hay mucho. Me ha dado muchos amigos, muchos, he conocido a compositores y he tenido una amistad con gente como José Alfredo Jiménez, con Atahualpa Yupanqui, sobre todo con Chabuca Granda, que hemos sido como hermanas... Como yo la amistad la valoro tanto, haber tenido amigos que inventaban esas canciones tan preciosas que yo cantaba pues ha sido un premio muy grande.

Su actuación está enmarcada dentro del ciclo Vivamérica y no por casualidad. Tiene muchos lazos con Iberoamérica. ¿Son más cosas las que nos unen que las que nos separan?

No sé, ahora las cosas están cambiando pero yo creo que siempre ha habido mucha unión entre Latinoamérica y España. Las cosas han cambiado porque ha cambiado el mundo, ha cambiado la economía. Yo hace siete años que no voy a México y a Colombia pero son países donde se nos quiere y nos parecemos mucho. Lo que pasa es que ahora el mundo anda preocupado...

La economía puede cambiar pero siempre nos quedarán las artes como lugar de encuentro.

Debe ser así porque no pueden desaparecer. No puede desaparecer ni la pintura, ni las letras, ni la música, ni el teatro... Las artes siempre nos salvarán de la tristeza.

Usted practica ese intercambio en el escenario. Hábleme de los músicos que la acompañan.

Pues son los músicos con los que llevo bastante tiempo. Llevo un requinto, que es un instrumento de cuerda, como una guitarra pequeñita que se puntea y llevo un requintista estupendo, se llama Juan Salvador, le llamamos Chava y es mexicano. Él lleva conmigo 18 años. También llevo un guitarrista con el que llevo 9 años que es colombiano, Guillermo Tapia, y un percusionista madrileño, Sergio Infante. Y un contrabajo también. Puede ir el de toda la vida que es José María Panizo, pero si no puede, porque tiene un problemilla en una pierna, viene José María López, son íntimos amigos y geniales. Panizo creo que lleva conmigo unos 40 años. Era un niño cuando empezó conmigo, era amigo de mi hijo. Y, claro, es una seguridad subirse al escenario con personas a las que quieres tanto.

¿Es cierto que tiene usted varias prendas de los amigos con los que ha trabajado?

Sí tengo rebozos, que son como chales, de Lola Beltrán, de Lucha Villa, de María de Lourdes, tengo un poncho de Mercedes Sosa, de José Alfredo Jiménez, de Atahualpa Yupanqui... En fin, tengo muchos recuerdos. Todos los llevo conmigo porque me parece que me dan suerte, que me arropan y me acompañan. A veces, utilizo algo para adornar el escenario pero no todos, no cabrían (vuelve a reír). Pongo una especie de tenderete y hay quien me ha dicho desde el público "¡luego los rifa!".

¿Le gusta eso, que el público le hable?

Sí, siento su cercanía. Los jóvenes me dicen "¡no te mueras nunca!" y les contesto: "¡estoy en ello!". Es muy hermoso cuando veo que la juventud se sabe mis canciones.

Con esta gira mira usted al pasado pero, ¿qué ve si mira al futuro?

Yo miro el presente que es lo que vivo porque ya el futuro... Ya tengo yo mucho futuro dentro de mí. Pero bueno, creo que viviré un tiempecito más para poder grabar con Serrat, con Ana Belén... Gente con la que no he grabado y me apetecería muchísimo.

-¿Y se meterá pronto a hacer una nueva grabación?

Sí, estoy preparando un disco que van a ser todas canciones españolas, incluso voy a incluir algunas coplas que le escuchaba yo en mi adolescencia a Concha Piquer y a Imperio Argentina porque parece que no se me da mal. Estoy en ello.

 

 

 

Tamara García / Cádiz | Actualizado 08.10.2010 -  La intérprete María Dolores Pradera, durante una de sus actuaciones.

Volver   | Ver la biografía  |  Ver la entrevista 348

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar