FRANCISCO DIOS CANALEJO

 

 

ENTREVISTA A FRANCISCO DIOS CANALEJO
 

AMANTE DEL FLAMENCO

TRAYECTORIA FORMA PARTE DE UNA GENERACION DE AFICIONADOS AL ARTE FLAMENCO, FUE JURADO DEL CONCURSO DE FLAMENCO DE CORDOBA

 

"Todos los cantes están muy urbanizados y pronto habrá que volver a ruralizarlos"

 

Francisco Dios Canalejo representa a una generación de aficionados al flamenco que se curtieron en las fiestas familiares de patios de vecinos y en los cuartos intimistas de las tabernas que entonces permitían el cante, y que fueron el embrión del emergente mundo peñístico.  Este universo todavía hoy mantiene su vigencia, enriquecida por la experiencia de estos hombres cuya aportación ha sido determinante para fijar el interés que este arte mantiene en Córdoba y provincia.

¿Qué puede decir sobre la aportación de los aficionados al flamenco?

Entre los años 60 y 70, la mayor parte del conocimiento flamenco se adquiriría en las casas de vecinos por transmisión personal y familiar y, luego, se pulía visitando las tabernas ubicadas en barrios como el Alcázar Viejo, Campo de la Verdad, San Agustín y Santa Marina principalmente. Los profesionales ya se escuchaban en Los Califas, y posteriormente en las Peñas donde imponían su conocimiento, naturalmente superior al del aficionado.

¿Guarda el flamenco actual algunas reminiscencias de aquel tiempo?

Por supuesto. Los cantaores de aquella generación han sabido adaptarse a los nuevos tiempos. Por ejemplo, El Pele se inició muy joven y bebió de aquellas fuentes, aunque él ya lo llevaba dentro. Todo ello le sirvió para ser una de las primeras figuras del cante. El aficionado tenía que pedir la vez para poder cantar.

¿Se dice que es usted uno de los depositarios del cante cordobés?.

No, yo ahí llegué tarde. Mis vivencias en la Piedra Escrita, principalmente fueron el aprendizaje de palos y estilos, cosa que en aquellos tiempos se valoraba mucho, si bien escuchaba a cantaores que hacían los cantes de Córdoba, como Onofre y Pepe Lora. Estos cantes siempre se han estimado menos fuera. Siempre se anteponían Cádiz, Jerez y Triana. Por lo cual yo me preocupé de esos cantes después de completar mi aprendizaje de estas localidades cantaoras.

¿La música de Ramón Medina la ensambla frecuentemente en compás de bulerías?.

Principalmente, las bulerías navideñas, que así las etiquetó el recordado trovador de Córdoba, si bien hay letras que encajan por alegrías y tanguillos. Esto no es nada nuevo, pues ya tenemos a Chano Lobato metiendo por bulerías El arriero va , por poner un ejemplo, y a Fernanda y Bernarda de Utrera, los cantes de levante, ya que aquí todo estriba en el compás.

¿Qué opina de Córdoba como territorio referente del flamenco?

En palos y estilos, en mi opinión, es muy escaso, pues casi siempre fueron cantaores locales que no ejercieron como profesionales los que fijaron los cantes por soleá y alegrías de Córdoba. En cambio, en profesionales sí tenemos muy buenos referentes, como Cayetano Muriel, Fosforito, El Pele, Luis de Córdoba, Curro de Utrera y otros.

¿Qué puede decir sobre su participación como miembro del jurado en algunas ediciones del Concurso de Arte Flamenco que se celebra en Córdoba?

Fui elegido por mi cargo en la Federación de Peñas Flamencas. En todas las ediciones se ha hablado mucho sobre el jurado. Durante mi participación la adjudicación de los premios siempre ha sido de forma absolutamente democrática. Nunca me he sentido coartado por ninguna fuerza y mi opinión ha sido escuchada hasta el último punto. Los premios siempre se han otorgado por unanimidad y mayoría.

¿Considera usted que la estructura actual del certamen se adecua a los nuevos tiempos?

En la comisión organizadora siempre ha habido personal muy respetado en el mundo del flamenco que se ha preocupado por mantenerlo actualizado. De hecho, en las cinco últimas ediciones se han operado cambios que lo han beneficiado eficazmente.

¿Cómo ve actualmente a las nuevas generaciones de flamencos que existen hoy en día?

-Existe una técnica y un preciosismo que puede en algunos momentos producir escalofríos. Es más bonito que antes, salvo excepciones. Todos los cantes están como muy urbanizados y lo más seguro es que pronto toquemos techo y tengamos que volver a ruralizarlos.

¿Cree que el flamenco puede ser uno de los factores que hay que tener en cuenta para que Córdoba consiga la Capitalidad Cultural de Córdoba en el año 2016?

Ya lo creo! La prueba está en que hoy nuestra ciudad es mucho más conocida y recibe más visitas. Indudablemente han influido el Festival de la Guitarra, el Concurso Nacional de Arte Flamenco, las Noches flamencas en el Casco Histórico, la Cátedra de Flamencología de la Universidad de Córdoba, El Circuito Flamenco de Peñas y la Federación de Peñas Flamencas de Córdoba.

 

 

 


 
20/01/2008 FRANCISCO DEL CID, Por y para el flamenco Francisco Dios Cantalejo. Foto:SANCHEZ MORENO Edición impresa en PDF

  Volver

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar