INMA DE LA VEGA

 

ENTREVISTA A INMA DE LA VEGA

 

"Triunfar en el flamenco no es imposible para nadie pero difícil para todos"

 

La artista cordobesa da un paso de gigante en su prometedora carrera al ganar el premio especial para cantaores jóvenes del Festival de Las Minas de La Unión, que este año ha celebrado sus bodas de oro

Desde niña supo que quería formar parte del mundo del flamenco, y la apuesta no ha sido en vano. La cantaora cordobesa Inma de la Vega comienza a recoger lo sembrado desde que muy pequeñita ganara su primer concurso de saetas en Mérida. La artista, de 23 años, acaba de alzarse con el premio especial para cantaores jóvenes del Festival Internacional de Las Minas de La Unión, mérito que la consolida como promesa del arte flamenco.

En 2005 ya participó en este festival pero como parte del coro de Manuel Cuevas. ¿Intuía que este año era el momento de presentarse en solitario?

La verdad es que sí, me sentía preparada y tenía muchas ganas de presentarme a este festival.

¿Esperaba ganar o el nivel de la competencia era muy alto?

No esperaba para nada el premio, ya que hay que tener en cuenta que al ser un concurso internacional la participación es muy alta, acuden artistas de todos lados, por lo que a medida que iba consiguiendo pasar las distintas fases la satisfacción era cada vez más grande.

¿Qué ha significado para usted conseguir este premio?

Ha sido una experiencia inolvidable porque el apoyo que he recibido por parte de la gente ha sido increíble. Allí mismo en el festival, tras ganar el premio, me han brindado grandes oportunidades. Ahora me queda seguir luchando y estudiando para adquirir sabiduría año tras año.

¿Resulta difícil hoy en día triunfar en el mundo del flamenco?

Pienso que no es imposible para nadie pero difícil para todos. A lo mejor no todo el mundo consigue lo que quiere, pero hay que tener ilusión. Yo creo que Miguel Poveda, que también salió del concurso de La Unión, no imaginó por aquel entonces que llegaría adonde lo ha hecho, que es a lo más grande, por lo que creo que no está de más soñar con alcanzar ese último escalón.

¿Cuándo descubrió que quería dedicarse al flamenco?

La verdad es que no he tenido a nadie en mi familia que me haya servido de referencia, pero desde muy chica me sentí atraída por su magia y desde entonces he querido ser partícipe de su mundo. En serio comencé con 13 ó 14 años, cuando ya mi voz era más madura y pude introducirme más de lleno.

¿De dónde le viene su nombre artístico?

Surgió sin tenerlo pensado porque mi apellido, Mellado, me gusta, pero no sé por qué la gente se equivocaba, me decían "medalla" y cosas así... Entonces mi familia y yo pensamos en buscar un apellido más fácil y la solución vino del pueblo de uno de mis abuelos, Albendín, al cual le tengo muchísimo cariño. Allí hay una peña flamenca llamada La Vega, donde siempre he recibido muchísimos ánimos y que además fue el primer escenario que pisé. Pensé que Inma de la Vega sonaba bonito, y todos me apoyaron.

¿Qué artista de todos con los que ha compartido escenario ha influido más en su manera de cantar?

La verdad es que no hay ninguno con el que pueda decir que me siento identificada o del que he tomado referencia. De todos he ido aprendiendo, pero nunca he intentado parecerme a nadie, porque desde chica me han dicho que tengo un sello muy personal y nunca he querido perderlo. Pongo siempre lo mío, mis propias cualidades, mi propia esencia.

¿Tiene este año pensado presentarse a algún festival más?

Del nivel del Festival de La Unión sólo tengo pensado participar en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, al que me hace mucha ilusión apuntarme.

¿Acompañada de quién es su sueño cantar algún día?

Carmen Linares es una artista de los pies a la cabeza, y Miguel Poveda es ahora mismo la gran referencia de los jóvenes flamencos, la estrella que más brilla en el panorama. Sería un sueño enorme pisar algún día un escenario con dos artistas tan grandes.

¿Qué significa para usted participar desde el 2004 en la Cátedra de Flamencología de la Universidad de Córdoba?

Para mí ha sido una experiencia muy enriquecedora formar parte de esta cátedra en la que cada artista enseña su saber y su experiencia. Este año por desgracia no he podido participar al encontrarme en Sevilla estudiando, pero espero volver. Siempre es bueno pues te aporta vivencias, anécdotas, conocimientos importantes sobre el flamenco, cantaores, guitarristas...

¿Qué meta le gustaría alcanzar dentro del flamenco?

Creo que como todos los que están dentro de este mundo, sueño con ser reconocida a nivel nacional. Que sepan mi nombre sería para mí lo más grande, el mayor premio que me podrían dar.

 

María De Julián / Córdoba | Actualizado 18.08.2010 - La cantaora Inma de la Vega, ayer, en Córdoba.

Volver   | Ver la biografía  | ver entrevista 186

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar