NOA

 

ENTREVISTA A NOA

 

Noa, cantante y compositora:


 

«La gente cree que la violencia es la única realidad en Israel, y no es así» 

 

La artista apuesta por una nueva fusión de culturas en una gira con el pianista flamenco Dorantes que arranca mañana en Málaga

Es la voz de Israel en el mundo, y reconoce que no es tarea fácil. «Hay una demonización de mi país y de su gente, los hechos han sido distorsionados horriblemente», lamenta.  Achinoam  Nini,  Noa, defiende su tierra por encima de todo, pero no se calla cuando su Gobierno se equivoca. Admite que la intervención de Israel sobre la Flotilla de la Libertad «fue estúpida e ineficaz», pese a que a bordo -dice- había quienes «buscaban la violencia». Apuesta por la unión en lo político... y en lo musical. Noa arranca mañana en Málaga una gira por España donde comparte escenario con el pianista flamenco David Peña Dorantes. Actuarán juntos y por separado. Con ellos se encienden las luces del Festival de Verano Terral.

¿Cómo nace esta unión?

Yo quería ampliar mis actividades en España. Escuché los CD de varios artistas y me impresionó mucho David Peña Dorantes y su fusión de tradición e innovación. Su enfoque al piano es único. Me encanta su música y su improvisación, su forma de utilizar los modos y claves me recuerda a mi manera de componer música. Yo pensaba que habría compenetración entre nosotros y resultó ser verdad. Así que lo invité a Israel y fue muy bien recibido.

¿Qué le atrae del flamenco?

El flamenco me ha encantado desde hace muchos años, pero no me veo cantándolo. Yo quiero interpretar las piezas en mi propio estilo. Con Dorantes cantaré dos temas en el concierto, una nana y otro de su álbum. Para mí es una oportunidad de aprender y de dar algo de mí al mismo tiempo. No intento meterme en el papel de los gitanos; no soy de ese mundo. Pero con mi propia fusión cultural tengo un espíritu parecido. Creo que comparto la esencia del flamenco, es muy comprometedor y tenaz, igual que yo.

¿El Mediterráneo tiene un sonido propio?

El Mediterráneo tiene sonidos diversos; no sé definir exactamente qué es lo que los une. La música no sigue un modelo rígido, las estructuras rítmicas son complejas y evasivas, como las olas del mar o los paisajes. Y el uso de la voz también es muy intenso.

Ha cantado ante el Papa y diferentes presidentes de Gobierno, ¿se siente cómoda en esos conciertos?

Me siento honrada. Me han dado oportunidades que me han enriquecido la vida y la posibilidad de llegar a mucha gente. Muchos de esos conciertos tenían como lema la paz y la coexistencia. En ellos he podido utilizar mi voz, talento o influencia para comunicar un mensaje a la razón y no sólo al corazón.

¿Cree en la utilidad de los conciertos por la paz?

No nos vamos a engañar pensando que van a resolver todos los problemas, pero forman parte del mecanismo que hace que las cosas avancen. Todos los sectores de la sociedad tienen que remar juntos en la misma dirección. Los músicos tenemos la llave del corazón, mientras que los políticos, diplomáticos y financieros tienen otras herramientas. Cuando nadie hace nada, está todo perdido; esa es la peor opción.

Es una firme defensora de la unión de culturas, ¿cree que es posible más allá de la música?

Sí, por supuesto. Hay muchas formas de unir a la gente. En Israel hay mucha actividad en favor de la paz pero no se le da cobertura en Europa, no tanto como a la violencia. Se cree que la violencia es la única realidad en Israel, y no es así.

Proceso de paz La intervención de Israel sobre la Flotilla de la Libertad, ¿ha dado un paso atrás en el proceso de paz?

Es un tema delicado. Yo me levanté en contra de la reacción del Gobierno israelí, que fue estúpida e ineficaz. Pero difícilmente se podría llamar flotilla de 'libertad' o 'paz'. Había gente a bordo con buenas intenciones, pero había otros que buscaban la violencia. Tenemos que señalar a todos los grupos que buscan la violencia y asegurarnos de que sólo animamos a los que realmente buscan la paz. Y creo que hay otras maneras de ayudar a los palestinos mucho más eficaces que mandando barcos. El Gobierno tomó una decisión problemática y la pérdida de vidas fue realmente trágica. Necesitamos exigir a los líderes que dejen todo para sentarse y hablar. Si no, sólo abren puertas a más violencia.

En estas circunstancias, ¿es difícil ser la voz de Israel en el mundo?

Sí, y desde hace mucho tiempo es preocupante. Ha habido grandes generalizaciones y una demonización de mi país y su gente. Sugiero que la gente tenga la mente más abierta. Los hechos han sido distorsionados horriblemente y hay mucha propaganda de los grupos extremistas. Pero no es sólo eso, es que las personas que estamos realmente a favor de la paz y el diálogo -artistas, empresarios...- estamos siendo aislados, boicoteados y prohibidos.

Y, ¿ha sido criticada por colaborar con artistas palestinos?

Sí, pero no me desalienta. Soy muy testaruda cuando se trata de mis actividades por la paz. Quizás haya hecho algunos enemigos, pero mantengo mis valores.

¿Es optimista sobre una pronta solución al conflicto?

Las cosas no parecen muy positivas ahora mismo, pero estoy segura de que hay una solución. Las cosas pueden cambiar muy rápidamente. Hace 20 años en Israel era ilegal comunicarse con organizaciones palestinas; hoy todo el mundo habla. Antes nadie mencionaba la solución de dos estados, pero ahora la idea está muy extendida. La esencia de la solución está allí, pero los extremistas de los dos lados nos tienen a todos como rehenes, han secuestrado el proceso de paz. Hay que devolverlo a las manos de la mayoría en ambos lados. Yo seguiré poniendo de mi parte.

 

 

30.06.10 - REGINA SOTORRÍO RACHEL HAYNES | MÁLAGA

   

Volver  

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar