RAIMUNDO AMADOR

 

ENTREVISTA A RAIMUNDO AMADOR

 

'Cuando toco blues, el flamenco me tiene que salir porque lo llevo en la sangre'

 

El festival de Blues de Cazorla rindió ayer homenaje a este guitarrista, cantante y compositor, que, hoy por hoy es una leyenda del, como él mismo lo denomina, flamenco de la frontera. En esta entrevista, Raimundo Amador comenta aspectos de su forma de concebir la música y de hacerla.

¿Qué trae a Cazorla?

He venido como artista invitado. Es un festival de blues y toco con un grupo. Lo que he traído es mi arte, temas de mi repertorio.

¿Ha tenido que ensayar con ellos?

Sí. Fui a Madrid a ensayar con ellos, porque cada vez viajo menos. Tocamos un par de temas míos y los que tienen ellos en su repertorio. El viernes (hoy) toco también en una Jam Session. He querido que traigan a dos personas que me conocen, con las que conecte, para que yo pueda plasmar mi arte. Me gusta saber quien me voy a encontrar allí y, sobre la marcha, ya veremos. Tocaremos en la Jam Session con la gente que hay aquí también. Tocaré algunos temas de Pata Negra. Actúo dos veces, el jueves y el viernes, y después hay una charla en la que participo también. Me imagino que me preguntará la gente.

Cuando sube al escenario y se pone a tocar, ¿qué porcentaje deja a la improvisación?

Yo improviso hasta cuando toco con mi grupo. Siempre. Dos galas de Raimundo Amador no son iguales, porque me aburro de hacer las mismas cosas siempre. Cojo la base, la estructura, y la respeto. Y la melodía también la respeto más o menos. Pero los solos de guitarra los improviso siempre.

Eso es lo que permite que su música siempre se mantenga fresca y que sus muchísimos seguidores disfruten con cada uno de sus conciertos.

El directo mío le gusta mucho a la gente. Hay quien toca en directo y lo que se está escuchando es el disco. Yo, cuando hago un solo, lo hago dos veces, en la prueba y en la actuación. Pero hay días que estás mejor y otros peor.

Eso también permite que giras como Bluslerías se mantengan frescas con el paso de los años.

Sí, con Bluslerías llevo cuatro años. La gente piensa que es de ahora, pero ese título lo hice hace, al menos cuatro o cinco años, desde que empecé la gira. Una bluslería es, por ejemplo el Blues de la frontera, de Pata Negra. Es una música de blues con ritmo de bulerías. Las bluslerías están desde la época de Veneno, en el 77. Tocábamos un blues con ritmo de bulerías. Al Blues de la frontera le añadimos una falseta de Diego del Gastor, de Morón. Pero eso lo hacíamos nosotros hace 33 años y luego lo grabamos con Pata Negra.

¿Como define su música? ¿Es fusión, hermanamiento, mestizaje, o qué?

Es música muy fusionada. Sobre todo con el blues y el flamenco. Yo empecé con el flamenco, pero ya no me considero flamenco. Hacía flamenco cuando estaba con la familia Montoya. Para que me entienda la gente, hago música fusionada. Cuando toco un blues me costaría mucho trabajo si no meto una rafaguilla de flamenco. El flamenco me tiene que salir porque lo llevo en la sangre.

Pero esa es una magnífica forma de expresar un arte.

No lo puedo evitar. Si me pongo a tocar un rock and roll, me cuesta muchísimo trabajo no meter algo de flamenco. He tocado con Fernanda de Utrera y con Bernarda y con otros cantaores. Cuando toco con esa gente me concentro mucho y no hago blues ni nada. Toco flamenco. Pero no flamenco moderno, sino flamenco como debe ser. El flamenco moderno no sé tocarlo; esto es la fusión.

¿Tiene alguna influencia de Camarón y de Paco de Lucía, de cuando tocaba con ellos?

Camarón y Paco son muy importantes. Esto se lo debo a Manuel Molina. Cuando estaba yo con Montoya,  un día me oyó tocar y me dijo: “Tú tocas muy bien. Y tocas muy bien por ti”. Me dijo que debería seguir mi propio camino. Yo me planteé ¿qué hago? Y gracias a Manuel seguí mi propio camino.

En su caso las letras de las canciones también tienen una importancia y un contenido.

A mí las letras de Jamón. jamón, no me gustan nada. Sí me gustan las que tienen vida propia. Yo pago por las letras, pero sé muy bien escogerlas. La verdad es que hago mucha música y poca letra. Pero siempre me rodeo de buenos poetas. Lo que quiero es darle a la gente músicas y letras buenas. A veces hago alguna letra que conecta bien con la gente, pero no son tan potentes como las que hace el poeta. De todas formas prefiero que las haga un profesional, que tengan un mensaje y que conecten con la gente. Aunque, a veces, la letra más tonta y la más mala, pega bien y le gusta a la gente.

 

Ignacio Frías / Jaén. Viernes, 24 de Julio de 2009.  CULTURA - NOTICIAS CULTURALES

Volver   |  ver su biografia | Ver entrevista 254

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar