LUIS HEREDIA “EL POLACO”

 

ENTREVISTA A  LUÍS HEREDIA “EL POLACO”

 "Aquí existe una especie de rechazo al artista local"

El cantaor, afincado en Sevilla desde hace ocho años,
regresa con frecuencia a su ciudad para actuar en peñas y festivales
 

Luis Heredia 'El Polaco', uno de los referentes del flamenco clásico granadino, está afincado en Sevilla desde hace ocho años, donde asegura que el flamenco es más fácil. Pero aparece puntualmente en su ciudad natal. Con su voz laína y poderosa, con sus cualidades cantoras y su compás indiscutible, El Polaco se ha convertido en ese corredor de fondo imprescindible para comprender la evolución del flamenco en Granada.

Los aficionados no se han olvidado de usted. ¿Cómo han acogido su regreso?

Granada siempre me ha tenido una admiración especial. Yo no me quejo. Porque Granada es, como yo digo, una tierra flojita para lo que es el arte. Y sobre todo para los nuestros, para los flamencos. Porque hay una especie de rechazo al artista local. Las instituciones y las entidades que organizan algo, incluso los aficionados, valoran más a cualquier artista que venga de fuera que a los de dentro. Yo tengo ya experiencia, porque tengo cierta edad, y conozco cada provincia andaluza y sé que Granada es muy estricta a la hora de reconocer al artista granadino. Ya no sólo en el flamenco, es en todo. A nivel cultural y deportivo, Granada no se vuelca como otras provincias.

En estos últimos tiempos hay una hornada de artistas jóvenes a los que se les cuida y triunfan tanto aquí, en su tierra, como fuera. Por ejemplo, Marina Heredia, Juan Pinilla, Fuensanta 'La Moneta', Patricia Guerrero…

Perdóneme, pero esos artistas terminan haciéndose fuera, porque afuera es donde se les reconoce realmente.

¿Está resentido con Granada?

Sí, estoy dolido. Artistas ha habido siempre en Granada, pero no han sabido reconocerlos en nuestra tierra. En distintos tiempos y en distintas etapas, ha habido siempre artistas muy muy buenos. Digo esto porque la experiencia que yo tengo es ésa. En Sevilla sale cualquier persona joven haciendo un poquito de ruido y enseguida lo apoyan, le dan toda la ayuda posible. Y si después no sabe o no demuestra cualidades, se queda en el camino. Pero de momento ya lo están ayudando. En Granada, sin embargo, lo que hacen es criticarnos. Lo que no puede ser es que un cantaor que lleva tres días cantando se le exija como quien lleva treinta. Cuando yo empecé a hacer mis primeros pinitos, era raro el día que no venía alguien, cualquier personaje de los que se creen entendidos, dando quejas y diciendo que así no se hace. Quizá de los artistas que nos hemos hecho un nombre desde Granada, sólo estamos Marina Heredia y yo.

Es un cantaor todoterreno. Aunque domina todos los palos y estilos, se le considera un cantaor festero. ¿En qué cantes se encuentra más a gusto?

Yo soy un cantaor de ritmo, puesto que mis inicios fueron para bailar. Soy un cantaor eminentemente festero. Siempre he hecho las cosas muy ortodoxas. Luego me dedico también a hacer cantes que los gitanos habitualmente no hacen. Soy más 'apayao' que 'agitanao', según los críticos. Mi cante es muy básico. Tengo una voz laína y con buenos registros, lo que me permite hacer todo tipo de cantes.

 

Volver  ver la biografía

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar