NIÑA PASTORI

 

ENTREVISTA A NIÑA PASTORI
 

 

"El flamenco es una música complicada, pero no todo el mundo es notario"


La artista de San Fernando llega hoy al Teatro Cervantes con todas las entradas vendidas
para presentar su último disco, 'Esperando verte', nuevo cruce de caminos para
el flamenco, el pop y otros aromas a compás



Al otro extremo del hilo telefónico, María Rosa García (San Fernando, Cádiz, 1978) es la chica amable y cercana que uno siempre imagina cuando escucha su música. Que conste que el autor de esta entrevista ha dudado hasta el último momento entre los términos cantante y cantaora para el epígrafe. Sirva finalmente el primero como presentación de una artista con miras excepcionalmente amplias, más allá en realidad de cualquier género.

¿Cómo ha sido el reencuentro con el público en la actual gira?

Muy satisfactorio. La gente está respondiendo muy bien. Creo que después de la gira pasada, la de Joyas prestadas, donde el repertorio estaba formado básicamente por versiones, el público tenía ganas de reencontrarse con la Niña Pastori más auténtica, la de sus propias canciones. Así que la propuesta está funcionando muy bien.

Con siete discos a sus espaldas, debe resultar difícil cerrar un repertorio satisfactorio.

Lo es, mucho. Siempre quieres dejar contento a todo el mundo y dar más cancha a los temas más sonados, pero, inevitablemente, en esta gira estamos concediendo mucho protagonismo a Esperando verte. Desde que empezamos en Almería hemos ido cambiando el programa, quitando y sumando cosas, hasta afinar al máximo. Se trata de una cuestión de equilibro.

En Esperando verte presenta un recorrido bastante amplio por diversos cantes, con cierta intención canónica. ¿Tenía alguna deuda que saldar al respecto?

Simplemente tenía ganas de cantar por soleá y por alegrías. He buscado y esto es lo que he encontrado. Lo más importante es hacer lo que sientas en cada momento, responder a lo que deseas, y eso exige una búsqueda dentro de ti. Después de Joyas prestadas, donde había un homenaje evidente pero faltaba mi particular pellizco, he tenido tiempo de pensar y decidir lo que quería hacer: profundizar en mis raíces. Y es lo que he hecho.

Esperando verte tiene también una producción muy setentera, sobre todo en el sonido de bajos y baterías. ¿Vive el flamenco pop?

Absolutamente. Lo que dices es cierto, Chaboli y yo queríamos trabajar en una onda setentera porque adoramos este tipo de música. En los 70 aparecieron músicos muy valientes que se atrevieron, para bien, a sentirse muy de raíz, muy gitanos, pero a través de la música de su época. Ahí estaban Las Grecas, y Los Chicos. Crearon una escuela que se mantiene hoy fresca. Y a nosotros nos encanta.

¿Ha llegado a donde soñaba cuando lanzó Tú me camelas?

Siempre he tenido mucha ilusión por la música, por cantar, y de una manera más consciente he buscado mi hueco en el flamenco. Lo que pasa es que luego las cosas ocurrieron de otra manera. Si te soy sincera, cuando empecé en esto me veía cantando en el futuro, pero con un lugar ganado en el flamenco, dentro de sus ambientes, en las peñas. Para nada me veía ocupando el lugar que ahora tengo en la música. Mi modelo en este sentido era Juana la del Revuelo, mis cantes, mis festivales y ya está. Nunca pensé que conquistaría a otros públicos

¿Y qué cree que ocurrió para que así sucediera?

No lo sé con seguridad. Tal vez sea por mi voz, una voz joven que canta un flamenco abierto, comprensible, menos idealizado. Menos denso. Debe haber varios factores.

Siguiendo la misma dirección, ¿cómo se ve en el futuro?

Tengo ganas de hacer muchas cosas, de seguir trabajando, buscando. He venido con fuerzas renovadas de mi primera gira por Latinoamérica: allí he comprobado que el flamenco gusta a todo el mundo, que es verdad, y eso me ha inspirado muchísimo. Ahí hay un camino por el que merece la pena seguir trabajando. El flamenco es una música riquísima, muy complicada, conocerlo bien te permite dominar prácticamente cualquier música, y por esta complejidad es también una música de minorías. Pero no todo el mundo es notario. Por eso quiero hacerlo más accesible. Así que en el futuro me veo investigando con Chaboli en el estudio, como ahora, probando, con mucha curiosidad.

Me gusta esa imagen de ambos metidos en el estudio como en un laboratorio. ¿Cómo surgen las ideas en su caso? ¿Creen en lo espontáneo, o prefieren que las musas se pongan a madurar?

Es un poco una mezcla de las dos cosas. Durante meses vamos teniendo ideas, que aparecen donde menos te lo esperas, en un tren, en un avión, en el pasillo de un hotel. Por eso siempre llevamos una grabadora encima. Luego, pasado un tiempo, reunimos todo ese material, seleccionamos y trabajamos a partir de ahí. Esta forma de trabajar responde bastante a nuestra manera de vivir, porque vivimos de y para la música. Siempre estamos liados, siempre en la carretera, de arriba para abajo. Ahora, con nuestra hija, llevamos un ritmo más sosegado, pero como tenemos un estudio en casa podemos dar forma a las ideas conforme se nos ocurren.

¿Con qué artista le gustaría actuar en directo por primera vez?

Con Rubén Blades. Sería fantástico. Y con Lenine. Ojalá podamos.

 

 

 

 

Pablo Bujalance / Málaga | Actualizado 15.03.2009. foto encabezamiento, Niña Pastori, máximo exponente del nuevo flamenco.

Volver  | Ver su biografía  | Ver entrevista 253  | Ver entreviata 427

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar