EL PELE
 

 

ENTREVISTA A MANUEL MORENO "EL PELE"

LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO: CÓRDOBA, 1954.
TRAYECTORIA: POSEE UNA CARRERA LLENA DE ÉXITOS Y PREMIOS, ENTRE ELLOS LOS NACIONALES ´LA SERNETA´ Y EL PASTORA PAVÓN DEL CONCURSO DE ARTE FLAMENCO DE CÓRDOBA.

 

"Del flamenco no va a quedar más que la peineta y el sombrero de ala ancha"


 


Ha levantado aplausos desde los escenarios de medio mundo gracias a su voz, cálida y reconfortante como un caldo en madrugada de fiesta, y a su tirón de flamenco honesto, del que sabe a pueblo y a alma desgarrada, que él mama del fondo de los siglos para luego reinventarlo. Esta noche Manuel Moreno Maya, El Pele , da un paso más en su radiante carrera de artista intuitivo e inquieto y, junto a un Miguel Poveda en la cumbre, lleva por vez primera el cante jondo al Palau de la Música de Barcelona. Un reto solo apto para clásicos.

¿Qué supone para usted actuar en un recinto tan emblemático como el Palau y en un mano a mano con Manuel Poveda, tan de moda?

Las palabras mano a mano entre nosotros no existen (responde un poco picado). Somos dos cantaores totalmente distintos que llevamos tiempo actuando juntos sin que haya ninguna rivalidad entre nosotros.

Han escogido ustedes una forma muy original para este concierto: cada uno actúa por separado para acabar con un fin de fiesta los dos juntos...

No sé de la forma que lo han preparado pero me da exactamente igual, porque yo salgo al escenario a disfrutar. Tanto por mi parte como por la de Miguel no habrá problema en hacer lo que sea para bien del espectáculo. Cuando El Pele sale al escenario es siempre el mejor, aunque después no lo sea; hay que salir a dar todo lo que lleva uno dentro.

Usted tiene experiencia en eso de compartir escenario con los grandes. Supongo que si lo ha hecho con los mismísimos David Bowie o Prince puede hacerlo con quien le echen.

Yo soy caballo de buena boca. He compartido escenario con esos que usted cita y con Sting, Tina Turner... con todo tipo de música. Llevo siempre el flamenco y a mi Córdoba por bandera, y me gusta que sepa la gente que cada vez que oigan al Pele van a tener una voz amiga para todos.

Dan ganas de aplaudirle hasta sin cantar. Pero dígame, ¿qué siente un flamenco en estado puro, para quien las fusiones son confusiones, codeándose con las estrellas del pop?

Yo canto lo que me han enseñado los viejos, siempre detrás de la máxima pureza. Son ellos los que me buscan a mí para compartir escenario. Ellos hacen su música y yo la mía, que es universal. Es fácil cuando ya estás ahí, el problema es llegar.
Es lo que tiene el éxito, que hace extraños compañeros de viaje. Pero en alguien que interpreta el flamenco como "una forma de sentir, de amar y de sufrir", nacido en una familia humilde del barrio de San Pedro, esos vuelcos del destino han debido de causar bastante vértigo. "Imagínate, desde los 11 años estoy tirado en la calle buscando la vida para mis hermanillos --dice--. Fue la necesidad la que me hizo cantaor por fuerza. Luego ya fui aprendiendo y perfeccionándome hasta llegar a lo que soy hoy, uno de los representantes de nuestra cultura".

Imagino que en el mundo flamenco nacer gitano por los cuatro costados ha de suponer un plus añadido.

No creas. Yo soy de la opinión de que el flamenco no es un asunto exclusivo de los gitanos, es un arte universal. Nosotros hemos añadido nuestra tragedia, pero hay muchos castellanos que cantan muy bien.

He leído que lo de El Pele se lo puso El Cordobés, lo que no sé es por qué.

Estábamos en Villalobillos y yo tendría 12 años. La cocinera me quiso quitar de enmedio porque ya se sabe lo que pasaba en las fiestas del Cordobés, a las cuatro de la madrugada todo el mundo en pelota. Entonces la cocinera me dijo: "Vente, que te voy a dar un caldito". Y El Cordobés soltó: "No, que se quede con nosotros, si éste es un pele ". Una chaval travieso quería decir.

Sería entonces, porque yo le he visto levantarse de la mesa antes de acabar la cena para acostarse temprano.

Yo no soy trasnochador. Todos tenemos un pasado con noches de juerga, pero hace lo menos diez años que no salgo ni tomo copas. Vivo para el trabajo y la familia.
Y es que El Pele cuida con mimo su herramienta de trabajo, esa "voz caliente de cobre viejo", como la describió el maestro Agustín Gómez, que tantas alegrías profesionales le ha dado y más que le dará. "Dentro de unos días te enterarás de una noticia muy, muy importante que me han dicho esta mañana --anuncia misterioso--. Sólo te puedo anticipar que va sobre premios. Y voy a intervenir en la banda sonora de una película, pero de momento no te puedo contar nada salvo que va a tener que ver con Córdoba".

Pues mientras tanto cuénteme a qué suena El Pele. ¿Qué sello dejará a su paso?

Eso tendrán que decirlo los que vienen detrás. El Pele es espejo de la gente nueva. Creo que soy algo, pero no sé lo que soy.

¿Qué hay que hacer para conquistar a la afición en esta era de internet y sentimientos virtuales?

Ser tú mismo. Por eso digo siempre que las fusiones son confusiones. Yo lucho diariamente por crear cosas nuevas, pero sin apartarme de lo puro.

¿Por dónde irán los tiros flamencos del siglo XXI?

Al paso que vamos, del flamenco no va a quedar más que la peineta y el sombrero de ala ancha. Tiene un público amplísimo --la prueba es que yo he estado cantando siguiriyas para 80.000 personas, junto a David Bowie y Tina Turner--, pero las casas discográficas no lo apoyan. No es que se vaya a acabar, porque el flamenco es indestructible, pero desgraciadamente los que empiezan lo van a tener muy difícil.

 

 

28/01/2009 ROSA LUQUE

Volver  |  ver su biografía

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar