AMPARO CORREA

 

MARIA AMPARO CORREA BELTRAN, cantaora y guitarrista, profesora dedicada por entero a la mejor música que existe en nuestra historia del buen arte flamenco, conocida artísticamente con su propio nombre de AMPARO CORREA, nació en Huelva el día 13 de junio del año de 1974, y murió el  22 de septiembre del 2007 en su ciudad de Huelva. Criada en el seno de un matrimonio formado por Manuel Correa Muñoz y María Amparo Beltrán Reiné. Su casa es típica de buenos musiqueros. Nada más entrar en ella me dije: "Aquí viven carnavaleros", y no por la sobrecarga de recuerdos de actuaciones que tuviera reflejadas en fotografías. Simplemente porque transpiraba música. No en vano, su padre era íntimo amigo de los arpegios carnavaleros y las escalas musicales de las sevillanas y su madre, María Amparo, fue solista de la Coral 'Amigos de la Música', de Isla Cristina, y su voz y talento musical los puso al servicio de las fiestas en honor del dios Momo en la bella ciudad isleña.

El arte en su cuerpo nace con ella,
un gran poder desde muy chiquitita,
le brotaba en todas sus venas,
como un manantial que corre
limpio de belleza y de sabiduría,
transmitiéndoselo a todos sus alumnos,
que tanto la adoraban y querían.

Llegó la hora de comenzar los estudios y fue inscrita en un colegio que está en un Paseo muy céntrico y conocido, como es el de Santa Fe. Y en el 'Cardenal Spínola' donde "ya le tiraban las tablas", comenzó a componer música y letra, ya que cada 8 de diciembre se celebraba el día de la Patrona, con reparto de premios y todo eso y cada clase presentaba una canción alegórica a la Purísima que, normalmente, se trataba de una música consagrada a la que las alumnas le ponían nueva letra. Pues bien, durante su estancia en el prestigioso Centro su espíritu creativo hizo que concibiera letra y música nuevas y además su clase siempre ganó el certamen de la Canción. Después, los primeros años de Bachillerato en el Instituto de La Rábida, donde conoció a una serie de compañeras y compañeros que luego han sido muchos de ellos figuras notorias en diversas ramas del saber y del ejercicio liberal de las profesiones; en la abogacía, en la medicina, etc. Y con un cuadro de profesores enternecedor obtuvo su título de Bachillerato. De cualquier forma, su vida estaba predestinada a la Música y acató llamada de la vocación musical, consiguiendo alcanzar el Grado Elemental de Solfeo y Guitarra clásica en el Conservatorio de Huelva (Plan de 1966) y realizó el Curso anual de Guitarra flamenca en la Fundación 'Cristina Heeren', en Sevilla.


Recuerdo de Huelva


Huelva, casa de Colón 

 

En los años noventa, 1996, llevó la dirección musical del único Coro de Carnaval que ha existido tras la reanudación, a partir de 1983, de la celebración en honor del dios de la carátula. En este Coro, que se titulaba 'Entre dos aguas', participaron varias peñas carnavalinas. Asimismo, llevó la dirección y composición musical, en años sucesivos, de las comparsas femeninas de la Peña 'El Choco Contaminao' tituladas 'De Kabul a Bagdad' y 'Pericón'. Amparo se lanza con apasionante violencia hacia la senda del arte musical. Y es que para Amparo la vocación es su propia vida y al seguir inexorablemente los dictados de aquélla, no hace sino vivir en sí la auténtica existencia, la realización de su persona en la fidelidad a su proyecto vital. Así, pronto comienza a enseñar a los niños las excelencias del cante flamenco y sobre todo el fandango de Huelva, hasta tal punto que es homenajeada en Canal Sur Televisión, el día 2 de junio de 1999, en el programa 'Senderos de Gloria' por esta desinteresada labor.


Fundación 'Amparo Correa


Amparo Correa, tocando la guitarra


Se habla mucho de la óptima labor de la Fundación 'Amparo Correa' (que comenzó su andadura en enero de 2000) de la enseñanza del cante flamenco a favor de los niños y de su fecunda creación artística, lo que la conduce a que la Cadena SER le otorgue su prestigioso galardón 'La Uva Cultural' en la Navidad del año 2000, cosa que se repitió, ya fallecida, con el otorgo del Premio 'Buena Uva'. En la Fundación reciben enseñanza cincuenta alumnos. Del Cante se encargaba María Amparo; en ocasiones, en el apartado de 'Saetas' fue ayudada por Santi Robles. En el tema de enseñanza guitarrística también lo llevaba María Amparo. En su primera etapa, la Fundación veló por la recuperación de los bailes tradicionales. Este deseo vehemente, no se pudo llevar a cabo por la falta de ayuda de las instituciones que no colaboraron en su consecución. Merchi Cruz, excelente profesora, era la que llevaba las riendas del Folklore. En aquellas calendas, encarnó la representación de Huelva (fandangos) en el hermanamiento de las Fiestas Colombinas del año 2000 con el Algarve portugués (fados y corridiños).


Fundación 'Amparo Correa


Amparo Correa

 

Poco después, Manuel Martín Martín, conocido y temido periodista y crítico flamenco por sus inflexibles opiniones sin reserva vertidas en las páginas del diario 'El Mundo', en un artículo denominado 'Flamencos sin Fronteras', publicado el día 10 de diciembre de 2001, designaba a María Amparo Correa Beltrán como 'La Novia del Fandango'. Y es que la voz de Amparo era cálida, quebrada, bonita, limpia de cristal, con un "quejío" y un lamento que transmitía la fuerza que ella imprimía en su cantar y pellizcaba, sin piedad, el corazón a los oyentes. En este sentido, recordamos con emoción aquel conjunto formado por Yolanda Sousa, Virginia Prieto, Rosario Gil y la propia María Amparo, que se llamaba 'Alma Choquera' porque en el grupo se reflejaba el alma y el sentimiento de Huelva.


Amparo Correa


Amparo Correa


El Ayuntamiento de Huelva la nombra 'Estrella de la Ilusión 2002' para ser la primera mujer en acompañar a los Reyes de Oriente en su Cabalgata del día 5 de enero. Los galardones se van desgranando a su paso. Así, la Federación de Discapacitados de la provincia de Huelva le concede, en 2005, el Premio 'Primitivo Lázaro' en base a su compromiso social. Los últimos años de la vida de Amparo Correa, se encuentran configurados por la impronta de tres poderosos determinantes de signo similar: el amor, la promoción del flamenco y la música.

El amor, encarnado por la figura de Pablo García Hermoso, compañero ideal en su vida. La promoción del Flamenco, con conferencias por aquí y por allá, como las que dio en varios Institutos de Huelva sobre 'El Toque, el Cante y el Baile'; la Conferencia en el primer Congreso sobre Flamenco y Fandangos en Alosno el día 27 de julio de 2006 sobre 'El papel de la mujer en el flamenco' y la Música. Y durante unos años disfruta de un período de calma, de felicidad, de alegría serena y recoleta en compañía de Pablo. Son años en los que vemos a Amparo convertida en un volcán de actividad musical.

No mucho tiempo después contrae el terrible mal que ha sumido en el dolor a sus familiares y a la cohorte numerosa que formábamos sus amigos. Terminemos esta Historia Menuda rodeando el recuerdo de María Amparo de bienolientes flores y de los laureles que cosechó después de su fallecimiento acaecido el 22 de septiembre de 2007. Pocos días antes, el 11, había nacido Pablito.

La Corporación Municipal del Excmo. Ayuntamiento de Huelva le concede la Medalla de la Ciudad de Huelva que es entregada el día 18 de enero de 2008, durante las fiestas en honor a San Sebastián en el Palacio de Congresos de la Casa Colón, 'Medalla a la identidad onubense'. El 22 de febrero en el Foro Iberoamericano de La Rábida por la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía en el acto institucional de 'Día de Andalucía', recibió la distinción de 'Huelva-Junta'.


Vista parcial de Alosno, (Huelva)


Huelva  y sus provincias

De cualquier forma, sepan mis queridos lectores que este no ha sido un homenaje a María Amparo Correa, sino que es a Huelva, porque nuestra amada ciudad, mira con reverencia suprema y amor infinito a esta onubense insigne que consumió su existencia en las arduas quimeras de promocionar el Flamenco. Y venció en ellas. El nombre de Amparo Correa va a quedar como referencia y dando nombre a ellos en muchos de los certámenes y concursos que pueblan nuestra geografía provincial.

No me resigno a que mujer tal y empeño semejante en defensa de nuestras cosas queden en el desdén de los huelvanos. Así pues, todos esperamos, como una muestra de la devoción y del cariño que sus paisanos le profesan, que en un futuro breve una de las calles a rotular de nuestra Huelva reciba el nombre de 'Amparo Correa'. Será un honor merecido. Cuando conocí a la familia Correa Beltrán, allá por septiembre de 1986, motivado por el ansia que sentía de salir en una agrupación de Carnaval, Amparo tenía doce años, era la mayor de tres hermanas, y tanto ellas como sus padres, respiraban y transmitían carnaval por los cuatro costados, algo que hizo que me involucrase más en este mundo de las carnestolendas.

Mi paso por la agrupación de Manuel Correa, no fue un tramite, adquirí amistad con el y toda su familia, de hecho pasé más de una década, mis comienzos, apegado a ellos, como amigo, como componente de la agrupación y como autor, lo que me dio la posibilidad de conocerlos a fondo, de aprender las reglas del juego y de aportar mi creativa inexperiencia en estas lindes.

Amparo por ser la mayor, y por atravesar la dificil edad de la pubertad, se llevaba las mayores reprimendas, merecidas sin duda, aunque yo con la edad que tenía, seis años más, no lo veía igual en aquellos momentos. Hoy con un hijo de 14 y una hija de 10, entiendo sobradamente más de una escena que por confianza presencié, viví y comenté.

Amparo era la única que parecía haber adquirido el don musical de su padre, se afanaba en aprender el toque de la guitarra, buscando mil y una posturas, que ilusionada enseñanba a su padre y a los presentes si los había. Más tarde su afán comenzó por construir sevillanas, influenciada sin duda por la labor que realizaba Manolo. A petición de ella, le escribí algunas sevillanas, al igual que hacía con mi amigo Manuel. Se volcó posteriormente en el fandango, momento en el que hace su aparación por la Peña Flamenca de Huelva, y comenzó a participar con los niños de los Hermanos Maristas. Todo cuanto vino después me cogió un tanto de lejos, ya que los caminos carnavaleros de Manuel y el mío propio tomaron sendas diferentes, aunque siempre estuve al tanto de cuanto les acaecía.

La primera labor canavalera de Amparo, llegó al final de mi etapa con ellos, carnavaleramente hablando. En el verano de 1995, la comparsa de la peña La Noria, estaba desconfigurada, un año antes se había marchado un grueso importante de ella para realizar el servicio militar, por lo que aprovechando que la comparsa de la peña Enrique Villegas no salía (1995), algunos de sus más jóvenes componentes se unieron al grupo para sacar aquel año la comparsa "Por un camino de estrellas", ocurriendo que para el siguiente año, estos y algunos de La Noria se marchasen a la comparsa de "Entretelas", dando lugar a que se plantease la formación de un coro de carnaval, formado por miembros de varias peñas. Y así fue que con más ilusión que con medios humanos nos embarcamos en la aventura del coro, un coro en el que la mayoría de sus componentes no habían salido nunca en una agrupación y a los que Amparo, como directora, tuvo que moldear para que sonasen decentemente. El coro "Entre dos aguas", debutó en el Palacio de Congresos de la Casa Colón de Huelva, el 27 de Enero de 1996, durante los actos de coronación de la Choquera Mayor del Carnaval Colombino, Concha Correa Beltrán, la hermana menor de Amparo que a demás era componente del coro, siendo la primera vez que Manuel Correa llevaba a cabo un acto de coronación y a su vez tambien era componente y coautor del coro junto conmigo.

María Amparo, llevó la autoría de la comparsa femenina de la Peña "El choco contaminao", en los carnavales de 1998, "Pericón" y 1999, "De Kabul a Bagdad".

El 22 de septiembre de 2007 nos dejó "La Novia del fandango", un día señalado desde entonces por una gran perdida para toda Huelva.

Nunca mejor aplicado, no hay cosa que más me cueste que escribir sobre aquellos que se marcharon y que a lo largo de su vida han llegado a tener un lazo de amistad y cariño con mi persona. Por ello siempre me he resistido ha hacerlo, de hecho, cuando Amparo nos dejó, el teatro llenó de coplas su recuerdo, teniendo la "suerte" que el pasodoble a Amparo que cantó "El Reino de la Alegría", no fuese de mi autoría.

Pienso que los homenajes en vida son realmente los que importan, los que se lleva el homenajeado en cuestión para si, y no es que los desapruebe, al contrario, aunque si como digo el homenajeado u homenajeada en este caso es amiga, prefiero no hacerlo, pues diría tantas cosas como tantas se me quedasen en el tintero, por ello he aprovechado un artículo de Antonio José Martínez Navarro, escrito para su Historia Menuda, que describe la obra de Amparo de manera superior, limitándome a unirle algunos enlaces que enriquezcan sus palabras y el contenido del artículo. Al final de este, volveré para realizarle la ficha carnavalera a "La Novia del Fandango", como llamaron a Amparo.

María Amparo Correa Beltrán nació en nuestra ciudad, en el seno de una familia carnavalera y amante de la música. Fue la primera mujer en acompañar a los Reyes de Oriente en el año 2002. Estamos convencidos de que la imagen de nuestra inolvidable amiga María Amparo Correa no caerá en el olvido, no envejecerá, seguro. En el rostro que recordamos, en sus ademanes flamencos, está más que en cualesquiera otros, la simpatía, la ligereza, la perspicacia, la sencillez, el sutil ingenio y el duende del espíritu choquero. Esa alegría que se reflejaba en sus diversas actividades y en el ambiente musical en que quiso desenvolverse.

Algo se muere en el alma cuando un amigo se va, y va dejando una huella que nos se puede borrar.

 
Huelva, jueves 3 de septiembre de 2009

VIDEO

 

AUDIO

Homenaje a Amparo Correa
en un cante por

Enlace http://www.carnavalhuelva.com/2009/09/maria-amparo-correa-beltran.html  Datos Publicado por Blas Miguel Hernández -  fotos de Amparo Correa enviadas por su hermana Concha,  poema de José María Ruiz Fuentes

Volver 

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar