CHATO DE UTRERA

 

RAMÓN BENÍTEZ MIRA, cantaor de flamenco, más conocido en este mundo del cante con el nombre  artístico de CHATO DE UTRERA, nació en Utrera (Sevilla) en el año de 1945. Genial personaje de raza, controvertido, pletórico de casta flamenca que lleva en sus venas desde que nació para el cante bajo la tutela de su padre, la fuerza y el carácter de aquel inolvidable Ramón de los Hierros. Chato de Utrera, a la temprana edad de 8 años, cantaba por soleá, Bulerías y Fandangos. Porque Ramón desde muy chico asistía a las fiestas y dedicaba gran atención a los cantes de los gitanos de Utrera, sembrando en sus adentros los misterios del compás de la inolvidable Fernanda de Utrera y Juan Talega, que fueron las primeras figuras que impactaron en aquellos jóvenes años. Muere en Utrera en la madrugada del lunes 20 de marzo de 2017.



Utrera entera te quiere
porque pone tu arte
con verdadera pasión,
que arranca con fuerza
para la buena afición,
con toda la sabiduría

que pones en tu cante
que sale de tu corazón.

 

Fue precisamente la Soleá y la Bulería, Los estilos del Cante que más huella fueron dejando en el alma del artista. Curro Pariente cuenta que con tan solo 17 años, decide irse a Barcelona a probar suerte, en la ciudad Condal tiene que luchar con enormes dificultades que va superando gracias a la ayuda que le brindan artistas de la época como el Güisa de Jerez o Enrique Osuna. Ambos le ayudaron en lo que pudieron hasta el día en que el marido de Carmen Amaya, Juan Antonio Agüero lo escucha cantar en el Camarote, un bar flamenco donde los artistas solían ir para buscarse la vida en las noches de Barcelona.


plaza del mercado municipal de Utrera 


Utrera unas de sus plazas, ximenez de sandoval

 


Por aquel entonces cuenta Ramón; rodaba una película la genial Carmen Amaya, y ella y su marido fueron al bar “el Camarote “me escucharon cantar y me ofrecieron trabajar en el tablao Las Cuevas de Carmen Amaya donde pude actuar en el cuadro flamenco durante 4 meses a razón de 500 pesetas que por aquel entonces era un sueldo bastante bueno. Bueno el Chato de Utrera ya había pasado lo más malo y artistas de la talla de Antonio Gades, La Chunga, María Albaicín, el Güito o Manolete se lo rifan para incorporarlo a sus respectivas compañías para giras por Europa y América, por las dificultades de la edad y de la época le obligan a quedarse en Barcelona y es el dueño de los Tarantos el que lo contrata para su Tablao Flamenco por 6 meses.


Chato de Utrera  con mi amiga Lenka


Chato de Utrera  con mi amiga Lenka

 


A la edad de 18 años Ramón el Chato de Utrera es contratado por Antonio Gades para una gira por Italia de 40 días de duración, ya no pararía; después se marcha para Francia y Bélgica con María Albaicín y el Güito y en el verano siguiente 1963, firma un contrato con la chunga para la Costa Brava para luego continuar por Alemania y Holanda. Llega el año 1964 y conoce a la Singla que más tarde sería su comadre y Ramón sería su cantaor inseparable durante 2 años, recorre toda la Costa Brava y medio mundo con la compañía de “La Singla y sus gitanos”. Actuando en los mejores teatros de Canadá , Rusia, Hungría, Australia, La India y parte de América del Sur, como Argentina, Venezuela y Punta Cana (Santo Domingo) etc...


Chato de Utrera  con mi amiga Lenka


cantaor Jesule de Utrera, Lenka y  Chato de Utrera

 


A su regreso a Barcelona se enrola otra vez en el Tablao Flamenco “Los Tarantos” donde conoce al que sería su gran amigo Juan de Dios Ramírez Heredia y al rumbero Peret del que se haría gran amigo y llegando a trabajar junto con la Camboria y Lauren Postigo por la Costa francesa de Nimes.


Nuevo disco recopilación
DVD con sus mejores actuaciones



con cantaor Luis el Marquesito Chato de Utrera

‘CHATO DE UTRERA’, TODA UNA VIDA DEDICADA AL CANTE FLAMENCO
Utrera es cuna del flamenco. Esta afirmación queda patente analizando la extensa nómina de artistas locales que han dedicado y dedican su vida por el flamenco. Uno de ellos es Ramón Benítez Mira, conocido como ‘Chato de Utrera’, que ha recibido recientemente un galardón a su trayectoria artística.
Fue el pasado mes de enero, cuando el cataor utrerano fue galardonado de manos de la Federacion de Peñas Flamecas de Andalucía, en colaboración con la Junta de Andalucía y la Fundacion Cajasol, en los premios ‘¡Vivir para el Arte!’, que celebraban su segunda. ‘Chato de Utrera’ fue premiado junto a artistas de la talla de la cantaora, Antonia ‘La Negra’ y El Perlo de Triana. Dicho galardón reconoce una labor artística de 50 años en el mundo del flamenco. “Fue la Consejera de Cultura, Rosa Torres, quien me comunicó la noticia. Estoy muy contento y agradecido por que se hayan acordado de mi para este premio”, aunque apostilla que “cuando a uno le dan un premio de este tipo es como si le anunciaran el final de su carrera”, pero a pesar de sus 72 años asegura que “actuaré sobre el escenario hasta que el cuerpo aguante”  Tanto es así que el presente para el verano ya tiene varios conciertos programados y el presente mes de marzo viaja a Ginebra para impartir unas clases magistrales sobre los cantes de la campiña.
Su vida, Nacido en 1945, este artista utrerano recuerda que los inicios fueron duros. Se marchó a Barcelona con 17 años en en febrero de 1962, ya que Utrera se le quedaba pequeña. Aunque recuerda que “pasé un par de meses muy malos, tenía que ir a comedores sociales. Hasta que me coloqué en un tablao flamenco, gracias a Carmen Amaya, que por entonces estaba grabando la película ‘Carmen’”. A partir de entonces, artistas de la talla de Antonio Gades, La Chunga, María Albacín o Manolete se lo rifan para incorporarlo a sus compañías. Se relanzaba su carrera como cantaor. A lo largo de los sesenta, recorrería medio mundo con Gades, en una gira de 40 días por Italia, o por Francia y Bélgica con María Albaicín y El Güito. Así como sería contratado por la Chunga con quien actuaría por la Costa Brava, Alemania u Holanda. Posteriormente, recorrería suramérica con la compañía La Singla, además de viajar a Canadá, Rusia o Australia. En una carrera tan larga y exitosa Ramón recuerda con más cariño una actuación en la que “canté a Carmen Amaya, en el año 63, poco antes de su muerte”. Además, ha actuado en escenarios junto a grandes como Camarón, Paco de Lucía e, incluso, Bob Dylan. Sobre el panorama actual en Utrera, destaca a Tomás de Perrate, Mari Peña y Manolo Amaya ‘El Cabrillero, además de Rafael de Utrera y Manuel de Angustias, pero comenta que los artistas locales “deben salir de Utrera para triunfar”. Lo que está claro es que a pesar de su dilatada carrera, seguirá en activo muchos años. Su próximo proyecto, un disco de versiones del himno de Andalucí, que se sumará a sus cinco discos, sus tres libros publicados e infinitos reconocimientos nacionales e internacionales, entre los que destacan el National de Cants Flamenco del centro de estudios y cante flamenco de Barcelona.

PublicadoVie, 05/03/2010.  En la foto ‘Chato de Utrera’, durante una de sus numerosas actuaciones en el Potaje Gitano de Utrera. / Eduardo Trelles

Fallece Chato de Utrera, otra voz del flamenco que se apaga
Ha muerto en su localidad natal, a la edad de 72 años a causa de una enfermedad renal
La voz de Ramón Benítez Mira, más conocido como Chato de Utrera, se ha apagado para siempre en la madrugada del lunes 20 de marzo. El cantaor utrerano no ha podido superar una enfermedad renal contra la que luchaba desde hacía varios años, dolencia que se agravaba desde el paso mes de febrero, cuando sufría un ictus cerebral. Chato de Utrera ha muerto a la edad de 72 años, en su casa de la calle Buenos Aires, en los postigos de la calle Nueva, como se conoce a la zona en Utrera. La desaparición de Chato de Utrera supone un nuevo golpe para el flamenco en la localidad, que en la última década se ha visto obligado a despedir a todos los grandes cantaores que hicieron de Utrera un lugar de referencia en el flamenco. Chato de Utrera se crió a las faldas de los más grandes, bajo el incontestable influjo de la llamada generación de oro del flamenco en la localidad, en una Utrera que rezumaba flamenco por todas sus esquinas. Era su propio hijo el que hacía pública la muerte de su padre a través de las redes sociales, asegurando que Utrera ha perdido a «otro de sus grandes artistas», haciendo que esta localidad «amanezca ronca y triste» después de que «su cante por soleá se haya apagado». Cuando solo tenía 8 años de edad, Chato de Utrera ya deslumbraba cantando por soleá, bulerías y fandangos, siendo los dos primeros palos los que mejor dominaba y los que más practicó a lo largo de una trayectoria profesional que duró más de 50 años. Tenía solo 17 años cuando salió de Utrera en dirección a Barcelona y corría el año 1962. «Un 15 de febrero, después de los enamorados, tardé en llegar a Barcelona en tren 32 horas. Me dio tiempo a pensar en todas las fatiguitas que iba a pasar cuando llegara», explicaba el propio Chato en una entrevista en 2009. Ramón se marchó a Barcelona prácticamente con lo puesto y ayudado solo «de unos bocadillos que le había preparado mi madre». Los inicios fueron muy complicados para este utrerano, que estuvo muchos días durmiendo en una boca del metro, hasta que se encontró con un amigo de su padre que lo acogió en su casa. Haría sus primeros pinitos profesionales en la venta «El Camarote», donde llegaría a ganar 700 pesetas por actuación, lugar donde lo vio por primera vez cantar la bailaora Carmen Amaya, quien se lo llevó a su tablao «Las Cuevas». Ese contrato le abrió las puertas para muchas actuaciones, interviniendo en muchos festivales de la bailaora, convirtiéndose en el primer cantaor en acompañar al bailaor Antonio Gades en su primera gira como profesional. Después vendrían giras con compañías por muchos escenarios de Europa y de América, además de haber tener la oportunidad de actuar junto a artistas tan grandes como Camarón, Paco de Lucía e incluso Bob Dylan. Varios discos han recogido el buen hacer de este cantaor a lo largo de su trayectoria. A ello se suman los reconocimientos que ha recibido, uno de los últimos en su Utrera natal en mayo de 2014, cuando más de medio centenar de artistas se sumaron al homenaje que su pueblo quiso rendirle tras llevar más de medio siglo llevando el nombre de su ciudad por numerosos rincones del mundo. La desaparición de Chato de Utrera es un nuevo y duro golpe para el flamenco utrerano, que en los últimos años ha despedido a una generación de artistas que ha hecho historia en el flamenco, encabezada por Fernanda y Bernarda, Gaspar de Utrera, Perrate, Curro de Utrera, Bambino y Enrique Montoya.
ALBERTO FLORES Utrera 20/03/2017 - Ramón Benítez fue el primer cantaor en actuar con el bailaor Antonio Gades - A. F.

VIDEO

 

AUDIO

Homenaje a Chato de Utrera

Datos de   http://chatodeutrera.blogspot.com/    fotografías enviadas por mi amiga  Lenka Staníčková desde Utrera que acaba de llegar,  poema y arreglos de José María Ruiz Fuentes

Volver

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar