PITINGO


ANTONIO MANUEL ÁLVAREZ VELEZ, cantaor gitano, más conocido artísticamente con el nombre de PITINGO, nació en Ayamonte (Huelva), en el año de 1981,  es un cantaor de flamenco español. Trayectoria artística   hijo de un marinero pesquero, como su abuelo, luego dejó su padre el barco y se fue a la Guardia Civil y de madre gitana. En ese mundo y en ese ambiente, eligió el flamenco y el soul. Huelva, tierra de grandes cantaores y de algunas de las voces más bonitas que ha dado el Flamenco


Son cantaores que salen
 dios así lo ha de mandar,
 las nuevas generaciones
que aprendan otras formas
como tienen que cantar,
adaptándose a la verdad
otros tiempos que nacen.

 

 

Aprendió el cante en familia, ya que él pertenece a una de las sagas de gran tradición cantaora, como los ‘Valencia’ y los ‘Carpio’. Pitingo se fue a vivir a Madrid. Trabajó en el aeropuerto de Barajas cargando maletas mientras cantaba por bulerías y fandangos de Manolo Caracol y así se ganaba la vida hasta que su tía adoptiva Salomé Pavón decidió llevar a Pitingo a una reunión de payos y de gitanos, Los Magos, que se reúnen los miércoles en un bar de Madrid, con visitas de grandes figuras del cante: Enrique Morente, Carmen Linares, Pepe ‘Habichuela’, Diego Carrasco, así se inició su carrera artística.

 


Huelva,  puerto deportivo 


Huelva, el parque con su puerto 

 


Grabó su primer disco Pitingo con Habichuelas en 2006, con gran éxito comercial, con una atractiva y original mezcla entre el flamenco y el soul. Ese mismo año colaboraba también en el disco El precio de la fama del rapero Haze con el tema La valla de la muerte. Posteriormente Pitingo ha participado en la banda sonora original de la película Cándida, reinterpretando la Gwendolyne de Julio Iglesias con una versión flamenco-soul, llevándola a su terreno, un reto lanzado por Guillermo Fesser (del dúo Gomaespuma), director de la película, un gran contraste de estilos en relación al original. En septiembre de 2007 (días 14, 15 y 16) estrena en el Teatro Häagen-Dazs Calderón de Madrid el espectáculo "Soulería" (soul a ritmo de bulerías), donde fue grabado para su posterior edición en CD y DVD por la discográfica Universal.


su primer disco Pitingo con Habichuelas en 2006,


Pitingo

 


Posteriormente se presenta en el mismo teatro del 30 de noviembre al 9 de diciembre de 2007, y con gran éxito en el Teatro Bellas Artes de Madrid desde el 10 de diciembre de 2007 al 13 de enero de 2008.[1] "Soulería". Cantante: Pitingo. Guitarra: Juan Carmona. Coro flamenco: Hermanas Bautista. Coro gospel: The Black Heritage Singers of New Orleans. Percusión: Benjamín Santiago Román, Benjamín Santiago Molina. Baile y palmas: Simbad. Palmas: Sebastián Manzano. Segunda guitarra: Benjamín Bautista. Órgano: Pablo Navarro. Bajo: Juan Medina. Batería: José María Pérez. Repertorio: Trilla, Georgia on my mind, No woman no cry, Fandango, Yesterday, Baile, Granaína, Killing me softly, Don´t worry be happy, Tema Gospel 1, Gwendolyne, What a wonderful world, Smells like teen spirit, Respect, Let it be. Discografía  [editar]Pitingo con Habichuelas (Universal Music, junio de 2006)  El primer disco de Pitingo está apadrinado por grandes leyendas del flamenco: en él han colaborado la familia Habichuela (Pepe Habichuela y Juan Habichuela, Juan Carmona y Antonio Carmona), Javier Barón y Carmen Linares. Un disco de flamenco que combina el cante más ortodoxo con atrevimientos estilísticos que no dejan indiferente a nadie (mezclando el quejío flamenco y el blues), pero siempre con esa voz flamenca de eco antiguo que le caracteriza. Antonio Pitingo compone, música y letra, la mayoría de los temas del disco junto a José Manuel Gamboa. Pitingo es un joven atrevido, pero también un estudioso del cante, y muestra una forma diferente de disfrutar el flamenco.


Pitingo, Soulería (CD + DVD)


Pitingo,

 


Los grandes éxitos de Pitingo
Con 17 minutos de retraso comenzó este concierto organizado por la Fundación Cajasol para clientes y empleados, y que repite esta noche en la Sala Joaquín Turina, de grandes éxitos. Los éxitos, en realidad, no son de Pitingo, sino de The Police, Nirvana, Roberta Flack, The Beatles, Bob Marley, etcétera. Algo parecido a lo que hacían en los años 60 y 70 los grandes del soul, a los que tanto admira Pitingo. También parecido a lo que hacían las orquestas verbeneras de mi pueblo cuando yo era chico. Entre esos dos extremos se movió un concierto que también incluyó algún éxito flamenco: la debla de Triana de Tomás Pavón, la malagueña del Mellizo, los fandangos de Alosno, etcétera, eso sí, traídos, o llevados, a ese terreno de música y arreglos ligeros, el pop más convencional. Y que, desde luego, en ocasiones rozó, y en otras cayó por completo, en la horterada y en los tópicos más gruesos de la cultura flamenca y la afroamericana. Quizá lo más cargante es que esto se presente como la nueva "revolución" flamenca, cuando Pitingo no ha profundizado tanto en la tradición flamenca como para hacer una revolución. Lo que Pitingo tiene, y es muy valioso, es una voz muy colorida. Y la fórmula que usa, la de incluir el mismo melisma blues o soul en todo lo que canta, está bien para un ratito. Pero cuando abusa de lo mismo, llega a ser pesado. De manera que uniformiza todos los cantes y canciones. Lo que Pitingo posee está bien para un cante, para una canción. Pero no da para un espectáculo completo. Supongo que es por eso que tiene que tirar de los grandes éxitos. A ello une su simpatía, su capacidad de conexión con el público. Y su nueva calidad de showman. Pintingo ha decidido ser otra cosa que un cantaor de flamenco. Se ha metido en el negocio del pop aflamencado, y para eso no es mala la compañía de El Camborio, después de más de 20 años al frente de Ketama. Una experiencia que le ha hecho perder la conexión con el toque de acompañamiento actual. Ambos intentaron el año pasado hacer un espectáculo flamenco, y la cosa no funcionó. Ahora vuelven con una propuesta que potencia aún más los elementos del pop convencional, y quizá así pueda funcionar más para espacios al aire libre, para bailar bajo las estrellas, con los arreglos de batería, percusión, bajo eléctrico y sintetizadores. Eso sí, proponer esto como la nueva revolución flamenca, es pretender tomar el pelo al personal. La propuesta, como tal, como digo, no da para nada más allá de un cante, un tema. Pero ni siquiera es nueva: no olvidemos a artistas como El Luis de los años 70. O, ya puestos, El Principe Gitano y su In the Ghetto. Decir otra cosa es vender humo.
 Juan Vergillos | Actualizado 05.06.2008

Pitingo se afianza por Soulerías
El segundo disco del cantaor onubense consigue el favor del gran público con su segunda grabación
Hace ya dos años que el cantaor de Ayamonte, Antonio Álvarez Vélez 'Pitingo' fue lanzado discográficamente por el sello Universal que, de inmediato, lo situó en el Olimpo de sus promociones, con su primera grabación Pitingo con Habichuelas. Se trataba de una excelente producción de José Manuel Gamboa que contó, además, con el padrinazgo artístico y las colaboraciones de la familia del patriarca Juan Carmona Habichuela. No consta que aquella grabación deparara los resultados pretendidos, cosa que sí parece que está ocurriendo con la segunda, este Soulerías que enlaza con la anterior por el término que lo nombra, presente ya en aquel primer disco. Ciertamente, Soulerías constituiría un desarrollo de esa idea que acerca al cantaor a los terrenos del soul, ya sea por una querencia personal o por el color de su voz que, adecuadamente tratada, le sitúa próximo al estilo de los negros norteamericanos con los añadidos de unos coros, en ocasiones flamencos y en otras ya decididamente negroides, como los que aporta The London Community Gospel Chor que le acompaña en algunos de los temas. Igualmente, es de subrayar que es el propio cantaor el que firma la mayoría de los temas flamencos al lado del guitarrista que le acompaña en la mayoría de ellos, Juan Carmona. En la línea señalada, se encuentran las soulerías que abren la grabación, los fandangos de Huelva, las bulerías, los tientos, los tangos y, con un tratamiento ya más desnudo, también una soleá homenaje a Fernanda y una taranta dedicada a Juan Habichuela. En el sentido contrario, Pitingo lleva al terreno del flamenco una serie de standars del soul o del pop como son Killing me softly with his song -que popularizara Roberta Flack, Yesterday de Lennon-McCartney, Gwendoline de Julio Iglesias o On blended knee (Me rindo ante ti). Son temas que se integran en el conjunto sin que rompan la unidad general de tratamiento que caracteriza a la grabación. La entrega se completa, además, con un DVD de una actuación en directo patrocinada por una firma de licores en la que Pitingo amplía su repertorio en ambos sentidos. Por un lado, el cantaor se inicia con cantes de trilla y malagueñas para, más tarde, abordar otros temas del pop como el Europa de Carlos Santana o el inolvidable I will survive, que popularizó Gloria Gaynor, pero del que tan buenas versiones hemos escuchado (no se puede olvidar a Gladys Knight, por ejemplo). También, entre los dieciséis cortes del directo hay espacio para recordar a Ketama, un poquito de baile y la fiesta final por bulerías. Si las ventas -o los datos que se ofrecen de ellas- son ciertas, estamos ante el afianzamiento de Pitingo como la figura popular que se pretendía de él. Soulerías lleva unas cuantas semanas instalado entre los diez discos más vendidos en el país.
Fermín Lobatón | Actualizado 07.07.2008

Pitingo presenta 'Soulería' el día 24 de enero en El Ejido
El artista ha ganado un premio Ondas con este álbum que ha sido uno de los trabajos más laureados del año que está a punto de concluir
El cantaor flamenco Antonio Alvarez Vélez, conocido artísticamente como Pitingo actuará el próximo día 24 de enero en el Teatro Auditorio de El Ejido donde presentará su gran éxito 'Soulería' con el que ya ha obtenido un premio Ondas. Nieto de 'La Pitinga', hijo de un marinero pesquero, como su abuelo -luego dejó su padre el barco y se fue a la Guardia Civil- y de madre gitana. En ese mundo y en ese ambiente, decidió declinarse por el flamenco y el soul. Aprendió el cante en familia, ya que él pertenece a una de las sagas de gran tradición cantaora, como los 'Valencia' y los 'Carpio'. Pitingo se fue a vivir a Madrid. Trabajó en el aeropuerto de Barajas cargando maletas mientras cantaba por bulerías y fandangos de Manolo Caracol y así se ganaba la vida hasta que su tía adoptiva Salomé Pavón decidió llevar a Pitingo a una reunión de payos y de gitanos, Los Magos, que se reúnen los miércoles en un bar de Madrid, con visitas de grandes figuras del cante. Grabó su primer disco Pitingo con Habichuela en 2006, con gran éxito comercial, con una atractiva y original mezcla entre el flamenco y el soul. Posteriormente Pitingo ha participado en la banda sonora original de la película Cándida, reinterpretando la Gwendolyne de Julio Iglesias con una versión flamenco-soul, llevándola a su terreno, un reto lanzado por Guillermo Fesser (del dúo Gomaespuma), director de la película, un gran contraste de estilos en relación al original. En septiembre de 2007 estrena en el Teatro Häagen-Dazs Calderón de Madrid el espectáculo Soulería (soul a ritmo de bulerías). En abril de este año aparece el CD+DVD Soulería que se mantiene durante semanas en los primeros puestos de la lista de discos más vendidos del verano gracias a su primer single Killing me softly with this song hasta alcanzar el Disco de oro en el mes de septiembre de 2008.  El pasado 28 de octubre se puso a la venta una nueva edición del disco Soulería que incluye cinco temas nuevos que son concretamente Cuéntame, Me recordarás, Yo viviré (I will survive), Ella se vendrá detrás de mí y Noche de Paz.
D. Martínez / El Ejido | Actualizado 30.12.2008

VIDEO

AUDIO

Homenaje al Pitingo
un Cante por

 datos periodísticos, poema de José Maria Ruiz Fuentes

 Volver | Ver su entrevista 48 | ver entrevista 110 | Ver entrevista 127 | ver entrevista 265

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar