COBITOS
 

MANUEL CELESTINO COBOS, cantaor payo, más conocido en el mundo del cante flamenco con el nombre artístico de COBITOS,  nació en Jerez de la Frontera (Cádiz), en el año 1896, y murió en Granada en el 1986,  vivió en Sevilla desde que tenía un año. Empezó muy joven, recorriendo con elencos flamencos pueblos de las provincias de Sevilla, Granada, Córdoba y Huelva. Estando en Tarifa, Cádiz, se fue a Tánger en un barco propiedad de su amigo, el aficionado Diego Piñero, donde estaba actuando el famoso Niño Genil, gran divulgador del garrotín, con el que cantaría Cobitos, haciéndolo también después con Joaquín Vargas Soto (Cojo de Málaga),


 

Cobitos fuiste admirado
por toda la buena afición,
porque tus cantes cruzaron
llenando todas las fronteras,
de arte sabiduría y pasión,
para orgullo del mundo
y de toda nuestra nación.


 

Es sobre todo muy conocido en las fiestas privadas de Granada,  donde se fue a vivir siendo aún muy joven. Fue íntimo amigo de Frasquito Yerbagüena, por lo que interpretó su estilo de verdiales o fandangos abandolao, con una perfección única, además fue buen conocedor de los cantes levantinos, de las malagueñas y las granaínas, sobre todo los cantes mineros. También interpretaba muy bien el cante por soleares, seguiriyas, tientos y bulerias, Fue uno de los artistas más admirados en la ciudad de la Alhambra.
 


Granada, jardines de partal, de la alhambra

 

En 1926, acudió a Granada, para cantar en La Montillana, una especie de café cantante propiedad del guitarrista Pepe Cuellar, donde alternó con el genio cantaor gitano Manuel Torre. Pero la suerte para Cobitos no estuvo en el cante, sino que allí conoció a la mujer con la que compartió el resto de su vida. Después de casados, se fueron a Córdoba. Allí había ganado, en 1917, un segundo premio de Saetas y allí permanecieron 7 u 8 años ganándose él la vida cantando en la Venta de los Vargas. Vuelto a Granada, actuó en distintos locales y en la cueva de María la Canastera.


Granada acogió a Manuel Cobitos, como si fuera un hijo más, él le correspondió generosa y ampliamente, con su profundo conocimiento de los estilos más difíciles y su dulzura cantaora. Consiguió el máximo respeto y reconocimiento de los aficionados granadinos y la peña flamenca La Platería vio siempre en Cobitos el modelo de cantaor serio, fiel y ortodoxo. Se convirtió de hecho en una institución del flamenco granadino, gastando su vida en reuniones de "cabales", en peñas, en festivales y sobre todo, participando en concursos en los que llegó a obtener cerca de 20 premios nacionales. Entre los que destacan los conseguidos en el Festival de Cante de las Minas de la Unión. También actuó en el famoso y mítico Café de Chinitas de Málaga.
 

 


Cobitos, acompañado por Manuel Martín Liñan

En la peña La Platería actuó muchas veces, casi siempre acompañado con el toque de Manuel Martín Liñán, guitarrista, mecenas y primer presidente de la peña..


Son varias sus grabaciones discográficas, sobresaliendo "Los cantes de Frasquito Yerbagüena". Conoció personalmente al granadino Yerbagüena, que no grabó nunca sus cantes. Cobitos es el transmisor del célebre fandango abandolao, atribuido a Frasquito, que hoy cantan todos los cantaores granaínos y muchos foráneos, como remate del cante por granaínas o en una ronda de fandangos. También, grabó y transmitió las soleares personales de otro cantaor afincado en Granada, Antonio Silva "El Portugués". Grabó también los llamados cantes mineros, tarantas, levanticas, mineras, cartageneras y murcianas, de los que era un especialista.

 

VIDEO

AUDIO

Homenaje a Manuel Celestino Cobos (Cobitos)
En un Cante por

VERDIALES DE FRASQUITO YERBABUENA

Acompañado por Ramón de Algeciras
Duración 3:16

Diccionario Enciclopédico  de Blas Vega y Ríos Ruiz. Cinterco, 1985,  un artículo de Arrebola en la revista El Olivo, nº 108. poema y arreglos de José Maria Ruiz Fuentes

 Volver 

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar