CONCHA MÁRQUEZ PIQUER
 

CONCHA MÁRQUEZ PIQUER, cantante paya de la canción española, nacida en Buenos Aires  (Argentina), el día 31 de diciembre del año de 1946. Se le ha conocido siempre con su propio nombre artístico de CONCHA MÁRQUEZ PIQUER. Hija del torero Antonio Márquez y de la célebre tonadillera Concha Piquer, fue apadrinada por la entonces primera dama argentina Eva Perón. Desde muy joven decidió seguir los pasos artísticos de su madre y dedicarse al mundo de la canción, debutando, a los 22 años en una Gala Benéfica en el Teatro Calderón de Madrid. Un año después, el 20 de junio de 1970, hacía su presentación oficial en otra gala, en este caso en el Teatro de la Zarzuela, donde tuvo ocasión de interpretar hasta 30 canciones.


Centro de  Buenos Aires  (Argentina)

 


Buenos Aires, puerto Madero


Entre sus primeras incursiones artísticas debe igualmente mencionarse su participación en el concurso Pasaporte a Dublín (1970), a través del que se eligió representante de TVE en el Festival de Eurovisión. Durante las siguientes cuatro décadas ha centrado su trayectoria, esencialmente en el ámbito de la copla, con una extensa discografía, aunque su popularidad siempre se ha visto ensombrecida por la fama de su madre. En cuanto a su vida personal, se casó el 26 de octubre de 1962 con el torero Curro Romero, con el que tuvo dos hijas, Concha y Coral, ésta última trágicamente fallecida en accidente de automóvil, en noviembre de 1986, a los 19 años. Tras separarse del torero, contrajo matrimonio, en 1981, con el actor Ramiro Oliveros, padre de su hija pequeña, Iris, nacida en 1988.


100 Años: Concha Piquer Canta Junto A Concha Márquez Piquer


Homenajeada Concha Márquez Piquer - Año 2004

 


Concha Márquez Piquer: «Que quede claro que yo no soy la mala de la película»
«Le deseo todo lo mejor del mundo y que sea feliz con la mujer que tiene, se case o no se case con ella
«Le deseo todo lo mejor del mundo y que sea feliz con la mujer que tiene, se case o no se case con ella. Le deseo la felicidad más grande, como la que yo tengo ahora mismo. Fue el padre de mis dos hijas, que nacieron del amor y por amor y que nadie se crea, por favor, que yo soy la mala de la película. De entrada yo no tengo nada que ver con los jueces de la Santa Rota; siempre digo que son ellos los que tienen que decir sí o no. Si ya le han dicho un no a Curro es porque no encontraron motivo. Lo que quiero que quede claro es que yo no soy la mala. ¡Os lo juro por Coral!».Con estas palabras Concha Márquez Piquer quería dejar zanjada la polémica suscitada por su negativa a conceder la nulidad matrimonial a su ex marido, el torero Curro Romero. La cantante asistió a un almuerzo con los miembros de la peña periodística Primera Plana, en su sede del hotel Miguel Ángel, en el que estuvo acompañada por su marido, el actor Ramiro Oliveros, con el que se casó por lo civil, «porque -dijo- no he querido dar dinero a la Iglesia ni decir mentiras. Yo lo que quiero es estar a bien con Dios. No quiero ni engañar a la sociedad ni engañar a los curas. No he dado ningún dinero, y creo que Curro tampoco, porque si lo hubiera dado ya estaría todo resuelto».
«Siempre digo la verdad»
Para el público, Concha Márquez quiere aclarar que ella mantiene que la boda religiosa es indisoluble y a la vez está casada con Ramiro. «Lo que pienso es que el matrimonio religioso no es anulable y en consecuencia no puedo pedir la anulación, si no, yo me hubiera casado por la Iglesia con Ramiro; como tampoco quería tener un amante permanente, por eso me casé por lo civil». Sobre el motivo de no llegar a un acuerdo para la anulación del matrimonio religioso, Concha comenta que ella ha dicho siempre la verdad, y por ese motivo no se puede conceder dicha anulación. «Yo aporté -afirma-una serie de cartas escritas por Curro un año antes de casarnos, en las que decía cosas como «no puedo vivir sin ti»; «yo no vuelvo a América si no es contigo»; «qué buena madre he escogido para mis hijos», «te quiero con locura»... Eso fue en el momento de casarnos. Pero si después, el hombre o la mujer le pone los cuernos a su marido, tampoco es motivo de anulación... Lo que no entendemos ni yo ni mis abogados es que se haya reabierto la causa después de haberse cerrado; ahora Curro ha aportado los mismos testigos que la primera vez y dicen todo lo contrario. Lo que sí es cierto es que si le conceden la nulidad en Sevilla, yo estoy dispuesta a ir a Roma, porque un juez de Sevilla dijo que con Curro Romero no se podía meter, que era una especie de religión. «Ni con Curro ni con la Virgen del Rocío». Curro no se ha puesto nunca en contacto conmigo, y él sabe que, como buen capricornio, cuando tengo razón llego hasta el final. Y lo que no consiento es que mis hijas sean putativas si accedo a la anulación, como me dijo uno de los jueces; es decir, que una vez anulado el matrimonio religioso, serían hijas de soltera. Por eso no paso». Sobre el interés que tanto Curro Romero como su compañera, Carmen Tello, tienen por conseguir cuanto antes la anulación del matrimonio del primero -Concha cree que Carmen Tello tampoco ha obtenido hasta ahora su anulación matrimonial-, «es porque hay una fortuna de muchos millones de pesetas -comenta-, según me han contado amigas de Sevilla, que ella tiene que heredar del marqués de la Motilla, que ya ha muerto. Para ello tiene que estar casada por la Iglesia. Por ahí pueden venir las prisas».
Las Memorias de doña Concha
Por otra parte, Concha Márquez Piquer, que recientemente publicó un libro sobre recetas de cocina, estará firmando ejemplares en la Feria del Libro de Madrid, que se inaugura este fin de semana. Además, tiene entre manos la publicación de un libro sobre su madre, doña Concha Piquer. «Debo condensar mucho porque tengo recuerdos de ella desde 1926. Voy a ponerla tal como era aunque algunas anécdotas, por fuertes, las obviaré». A su vez, Ramiro Oliveros está ensayando en el Teatro Español, «El águila y la niebla», obra de Narciso Ibáñez Serrador con la que se reabrirá el coliseo municipal el próximo 13 de junio, con un reparto en el que también están Luis Merlo, Francisco Piquer y Licia Calderón entre otros.
CARLOS GALINDO 29-5-2002. En la foto, Concha Márquez Piquer: «Que quede claro que yo no soy la mala de la película»

El enfado de Concha Márquez Piquer
Está junto a su marido Ramiro Oliveros, que estos días se recupera de la operación que le han practicado en la pierna y que le tiene aún postrado. Concha Márquez Piquer no se separa de su lado y
Está junto a su marido Ramiro Oliveros, que estos días se recupera de la operación que le han practicado en la pierna y que le tiene aún postrado. Concha Márquez Piquer no se separa de su lado y confiesa que está muy contenta con el resultado de la intervención que le ha practicado el doctor Guillén y hasta comenta que para la Semana Santa ya se podrán ir de viaje unos días al Caribe, que para algo disfrutan como pocos de las distancias largas. Pero pasados los nervios que siempre impone el quirófano, a la artista la noto algo más que enfadada por las cosas que se dicen en algunos círculos de su madre, doña Concha Piquer, y por el empeño de algunos en ponerla como una mujer muy severa. «Mi madre fue una señora y una artista única que se retiró de los escenarios y nunca dio escándalos. Es verdad que se enamoró de un hombre casado y es verdad que esperaron a que se pudiera divorciar para poder contraer matrimonio. Lo que no tolero es que digan que daba mala suerte y tonterías por el estilo». Concha me insiste en que ella también se retira del mundanal ruido, que está muy defraudada con la última entrevista que ha dado en un programa de televisiónn porque había pactado que se hablaría de su vida y al final no pararon de preguntarle por su madre, que cada vez se encuentra mejor fuera de España, que su hija se va a ir a estudiar a Cambridge y no descartan comprarse una casa fuera... Lo bueno de la Márquez Piquer es que los enfados no son eternos. Concha se retiró de los escenarios y decidió disfrutar de su familia y sus negocios. Lo que no tiene nada claro es si algún día publicará los 33 diarios que dejó escritos de puño y letra su madre en los que cuenta al detalle todo lo que vivió y todo lo que vió. Sin duda un documento único que mantiene bajo llave en una caja fuerte.
POR BEATRIZ CORTÁZAR 22-2-2007. En la foto,  El enfado de Concha Márquez Piquer

VIDEO




Concha Márquez Piquer regresa a Madrid tras ...

Datos recopilados de varias fuentes

Volver  

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003

 

 

 

 

 

 

Cerrar