ROCÍO JURADO

MARIA DEL ROCÍO TRINIDAD MOHEDANO JURADO, canción española y la cantaora más completa que ha dado la historia, en cualquier genero del cante, como el buen flamenco, una de las mejores folclóricas, como también el cante Mejicano, la música clásica adaptándolas al mejor estilo y formas, esta mujer era paya y se le conocía mundialmente con el nombre artístico de ROCÍO JURADO, según nos cuenta ella misma en una entrevista de TVE, que en su partida de nacimiento, reza que nació  el 18 de septiembre del 1943, en Chipiona (Cádiz).  Murió en Madrid, el 1 de junio de 2006, a los 63 años de un cáncer de páncreas.  Era de una familia humilde, su padre Salvador Mohedano, era zapatero y cantaor del más puro cante flamenco, su madre, Rosario Jurado, era ama de casa y muy buena cantaora de la copla española, tubo tres hijos   Amador Mohedano, Gloria Mohedano y Maria del Roció Trinidad.. Roció Jurado deja a sus hijos Rocío Carrasco, Gloria Camila y José Fernando  Roció nació con el cante en sus venas, en su casa aprendió el cante, donde le venia de profundas raíces, su primera presentación en público la hizo a los ocho años, en una obra en el Colegio de su pueblo, de La Divina Pastora. Participaba en festivales de su colegio,  también cantaba misas siendo muy pequeña, y a los quince años, cuando falleció su padre, este fue su primer gran golpe. Rocío y su familia se fueron a vivir a casa de su abuela. tuvo que empezar a echar una mano en su casa, como zapatera, recolectora de frutas y vendimiadora como para buscar tiempo para presentarse a los concursos de Radio Sevilla.

El cristal reluce y brilla
frente a los rayos del sol,
Rocío en el cielo ilumina
las estrellas y a los astros
que nuestro señor creo,
todo el universo se arrodilla,
porque Rocío esta en el cielo,
una de sus artistas más grandes
que nació para saber cantar,
un arte lleno de grandeza
con una voz prodigiosa
llena de  mucha sabiduría,
porque así lo quiso dios
para ponerla en un altar,
Unida con todos los maestros
perdurando toda la eternidad,
recordando siempre a su gente
como ella sabia siempre dedicar
con mucho cariño y bondad,
 

Rocío Jurado tenia ese don tan grande que le había dado dios, que era única en todo, tan buena cantaora como tan buen corazón, le llamaban La niña de los premios, ya que ganaba todos los premios de las emisoras de Radio en los cuales participaba. Su primer Premio importante aunque lo fueron todos, fue en Radio Sevilla en 1958,  en el teatro Álvarez Quintero, de Sevilla. Su primer premio fueron 200 pesetas, una botella de gaseosa y un par de medias, como ella misma confesó a una revista del corazón. Se vino a Madrid con su madre, con una maleta de cartón y quince mil pesetas, sin haber cumplido la mayoría de edad, una vieja amiga del pueblo la presentó a La Niña de los Peines y al maestro Manolo Caracol.  Según nos cuenta su carrera artística no empezó hasta su primer encuentro con Pastora Imperio. Pastora Imperio inmediatamente contrató a Rocío Jurado, para el tablao que regentaba, El Duende, uno de los primeros de la época de los tablaos Madrileños. Como era una menor tenía que vestirse con ropa que la hiciera verse con más años, para no llamar la atención de las autoridades. Su compañera, la cantaora y bailaora malagueña Cañeta de Málaga, que también había llegado a Madrid aún siendo joven a buscar fortuna con su arte y fue contratada en El Duende, recuerda en una entrevista cómo la joven Rocío cantaba  por alegrías, por tientos y las canciones de Conchita Piquer..


Monumento a Rocío Jurado en su pueblo natal de Chipiona, TVE


Una de las calles que le pusieron en su pueblo de Chipiona, TVE


Rocío Jurado llegaría años más tarde hacer una destacada intérprete de la copla creando su estilo inconfundible y con el mayor éxito del mundo. En 1982 grabo sus extraordinarias dotes al cante flamenco en un doble LP con la colaboración de dos máximas figuras del flamenco con el guitarrista Manolo Sanlúcar y el cantaor Juan Peña "Lebrijano". Titulado "Ven y sígueme",  la famosa cantante también tenia bastante soltura por la interpretación del buen cante Flamenco, la artista demuestra sus conocimientos y su compás en una serie de cantes rigurosamente tradicionales e interpretados con gran cariño.


El cineasta Carlos Saura tomó nota y se sirvió de la voz de Rocío en dos largometrajes: "El Amor Brujo" con Cristina Hoyos en 1986 y "Sevillanas" en 1992 donde interpreta junto a figuras tan relevantes del mundillo flamenco como Paco de Lucía, Camarón de la Isla, Tomatito, Lola Flores, Manuela Carrasco o Matilde Coral entre muchos otros. En la edición de 1998 del Festival de Jerez dedicado al baile flamenco, el Teatro Villamarta tuvo que colgar el cartel de "entradas agotadas" para la gala de Rocío semanas antes que para cualquier otro espectáculo. Un homenaje unipersonal a la cantante llegó con la adaptación por bulerías de Fernanda de Utrera de "Se nos rompió el amor", canción de Manuel Alejandro popularizada por Rocío.  También lleva al teatro Cancionero y hace para televisión su versión de 'Lola la piconera' basada en la obra de José María Pemán, así como una serie de películas en Buenos Aires, entre cuyos títulos podemos encontrar, La zapatera prodigiosa, Aquellos tiempos de Madrid al Cielo y lejos de España, por esta película Roció fue nominada como mejor actriz al premio mas importante que se otorga en el cine en Argentina.


Monumento a Rocío Jurado, foto de José María Ruiz Fuentes


rinde honores José Maria Ruiz Fuentes a Rocío Jurado


Su voz fue reconocida a nivel internacional. Prueba de ello es el premio como la Mejor Voz Femenina del Siglo XX, que le fue concedido en el año 2000 en la ciudad de Nueva York. En el transcurso de estos éxitos fallece Doña Rosario, su madre, dejando un gran vacío en su vida. Pero la vida tenía que seguir, ya que Rocío se debía a un público cada vez más amplio, eran muchos los países que la esperaban con los brazos abiertos. Su álbum 'Señora' le elevó a la cúspide mas alta en la cual todavía se mantiene, y por si alguna duda quedaba 'Como una ola' terminó de adueñarse del mundo. Volvió a colaborar en el cine, con el maestro Carlos Saura en la película 'El amor brujo' donde Rocío cosechó grandes éxitos, interpretando las canciones. También Josefina Molina la reclama para protagonizar 'La Lola se va a los puertos ' en 1993, fue su vuelta al cine como protagonista después de más de quince años sin hacer cine.


Placa del primer centenario


Santuario de Ntra., Sra., de Regla


Rocio Jurado fue la primera en sustituir el típico traje de volantes y lunares de las tonadilleras por elegantes trajes de noche y una apariencia internacional, pero nunca dejó de vestirse de flamenca en determinadas actuaciones. El 21 de mayo de 1976, cuando se casó con el boxeador Pedro Carrasco en el Santuario de la Virgen de Regla, vistió bata de cola, peineta y volantes. La pareja sólo tuvo una hija, Rocío Carrasco Mohedano. En privado, alguna vez reconoció Rocío Jurado que no dispuso del tiempo suficiente para dedicarse a ejercer de madre; sus largas giras por América le mantenían más tiempo del que hubiera deseado alejada de su hija. Tras su divorcio en julio de 1989, y después de obtener la nulidad matrimonial, Rocío Jurado se casó con el torero José Ortega Cano el 17 de febrero de 1995 en la finca de su propiedad «La Yerbabuena», ante más de 1600 invitados. La ceremonia fue retransmitida en directo (o diferido) por todas las cadenas de televisión. A finales de 1999, la pareja adoptó dos niños colombianos, José Fernando y Gloria Camila.


cementerio municipal San José, honores a Rocío Jurado, 
en la foto José María Ruiz Fuentes


cementerio municipal San José, honores a Rocío Jurado,
 en la foto José María Ruiz Fuentes


El 17 de septiembre de 2004 anunció que tenía cáncer de páncreas, y en agosto de 2004 fue sometida a una complicada operación en el Hospital Montepríncipe de Madrid. En junio de 2005, el XIV Festival de la Yerbabuena de Las Cabezas de San Juan (Sevilla) fue dedicado a ella. Con su amigo de toda la vida, Juan Peña "Lebrijano" a su lado, Rocío Jurado aceptó emocionada el galardón que brindó a su padre y a todos los aficionados. En enero de 2006, Rocío Jurado ingresó en el Hospital MD Anderson, en Houston (Texas), para someterse a una revisión y a una pequeña cirugía. Una reacción alérgica a uno de los medicamentos que le suministraron, le hizo ingresar en la Unidad de Cuidados Intensivos en un par de ocasiones, retrasando su regreso a España hasta finales de marzo de 2006. Por esas fechas, el Gobierno le concedió la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo


cementerio municipal San José, honores a Rocío Jurado
foto de José María Ruiz Fuentes


cementerio municipal San José, honores a Rocío Jurado
en la foto José María Ruiz Fuentes


El 1 de junio de 2006 Rocío Jurado falleció a las cinco y cuarto de la madrugada en su casa de La Moraleja en Madrid. El cuerpo fue trasladado al Centro Cultural de la Villa en la Plaza de Colón de Madrid, donde se instaló una capilla ardiente para su velatorio público. Finalmente su cuerpo fue trasladado a Chipiona,  donde la esperaba un enorme numero de personas para darle el último adiós. Allí sus restos descansarán en paz. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, ha prometido poner el nombre de la cantante a una calle de la capital española y, el alcalde de su tierra natal, Chipiona, también ha hecho pública la intención de construir un mausoleo en su honor


cementerio municipal San José, honores a Rocío Jurado
foto de José María Ruiz Fuentes


cementerio municipal San José, honores a Rocío Jurado
foto de José María Ruiz Fuentes


Rocío Jurado nos cuenta José Maria Ruiz Fuentes, como cantaora de flemenco fue única, con una voz muy flamenca y un poderío de transmisión que entusiasmaba a toda clase de públicos, un arte tan grande que nos ha dejado en muchos disco dedicado al cante por derecho, como tantos otros dedicados a la canción española y mejicana. Ha sido acompañada siempre por los mejores guitarrista de su momento como fue Niño Ricardo, Paco Aguilera, Merchol de Marchena, Enrique de Melchor, Paco Cepero y una larga lista de grandes guitarristas.

VIDEO

 

Fuentes cogidas de entrevistas y biografías de Prensa y Televisión,  recopilación  y poema de José Maria Ruiz Fuentes,

Volver  

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003

 

 

 

 

 

 

Cerrar